Vidal cierra el año sin acuerdo con los docentes: ¿Arrancan las clases en 2019?

A pesar de varios reveses judiciales, la gobernadora terminó el 2018 aplicando un ajuste de casi 20 puntos sobre el salario docente. Los gremios se preparan para extender las medidas de fuerza en 2019.

En un hecho inédito para los últimos años el Gobierno de la provincia de Buenos Aires no logró alcanzar un acuerdo con los sindicatos del sector docente y en lugar de cerrar la negociación por decreto, como hizo en dos oportunidades Daniel Scioli, decidió estirar el conflicto manteniendo la paritaria abierta, a pesar de que nunca realizó una oferta que se acercara al porcentaje de inflación que informa oficialmente el INDEC.

El resultado fue la pérdida de poder adquisitivo del salario de los trabajadores, un récord de paros y un conflicto abierto en varios frentes que tuvo algunos picos de tensión cuando se anunció un bono para aquellos que no se adhieran a las medida de fuerza y sobre todo tras la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la escuela de Moreno, que puso en agenda el grave problema de infraestructura.

Incluso en esos momentos la gobernadora María Eugenia Vidal mantuvo una actitud confrontativa con los dirigentes gremiales del sector a los que permanentemente acusó de tomar de rehenes a los alumnos y de cierto grado de irresponsabilidad por la intransigencia que mostraron a los largo de las negociaciones durante el año. Esto se tradujo en medidas concretas, que incluyeron descuentos por paro, premios por presentismo y hasta sumarios administrativos a los directivos que se plegaron a las medidas de fuerza.

El problema es que en las últimas horas la Justicia le dio la razón a los maestros en prácticamente todos los planteos sobre el cercenamiento del derecho a huelga y rechazó no solo el plus por presentismo por considerarlo una medida injusta, sino que además ordenó dejar sin efectos los sumarios al personal jerárquico que se plegó a alguna medida de fuerza.

Por eso, y en medio de la incertidumbre por la falta de convocatoria y respuestas por parte del Ejecutivo, los integrantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense coincidieron en que la decisión de Vidal de dilatar el conflicto pone en “serio riesgo” el inicio de clases para el ciclo 2019 y dejaron la puerta abierta para una convocatoria al paro si no se destraba el conflicto antes del inicio de las clases.

Los números indican que con los “adelantos” que el Gobierno otorgó de manera unilateral los maestros perdieron entre 10 y 15 puntos de poder adquisitivo por inflación, pero para aquellos que no están impactados por el bono, por ejemplo los jubilados, la merma alcanza los 20 puntos y podría profundizarse con la inflación final de noviembre y diciembre.

Por eso, aunque no lo admitan públicamente, los principales dirigentes reconocen que la estrategia del Gobierno logró debilitar la posición de los trabajadores y por eso analizan las medidas a tomar para el inicio de clases del año que viene sin descartar una actitud más combativa y un paro por tiempo indeterminado si se llega a esa instancia sin resultados. 


La Matanza