Uno de los errores más frecuentes: el «dequeísmo» (Parte 4)

En el artículo anterior  nos referimos a «Un error frecuente: el «queísmo»; hoy analizaremos otro aspecto tan importante como es:

o Uno de los errores más frecuentes: el «dequeísmo»

El «dequeísmo» es el uso indebido «de la preposición de delante de la conjunción que cuando la preposición no viene exigida por ninguna palabra del enunciado».

Se incurre en «dequeísmo» en los siguientes casos:

 «Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva de sujeto. El sujeto de una oración nunca va precedido de preposición». Así pues, son incorrectas oraciones como:

o Me alegra que sean felices (correcto: «Me alegra que sean felices»).

o Es seguro de que nos ama (correcto: «Es seguro que nos ama»).

o Le preocupa de que aún no lo hayas leído (correcto: «Le preocupa que aún no lo hayas leído»).

o Es posible de que llueva mañana (correcto: «Es posible que llueva mañana»).

 Algunos de estos verbos exigen un complemento precedido de la preposición de cuando se usan en forma pronominal (alegrarse, preocuparse, etc.). En tal caso, el uso conjunto de la preposición y la conjunción es obligatorio.

Ejemplos:

o Me alegro de que sean felices (incorrecto: «me alegro que sean felices»).

o Me preocupo de que no les falte dinero (incorrecto: «me preocupo que no les falte dinero»).

 «Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva de complemento directo. Esto ocurre, sobre todo, con verbos de “pensamiento” (pensar, opinar, creer, considerar, etc.), de “habla” (decir, comunicar, exponer, etc.), de “temor” (temer, etc.) y de “percepción” (ver, oír, etc.). El complemento directo nunca va precedido de la preposición de».

Ejemplos:

o Me dijeron de que se iban para otra ciudad (correcto: «Me dijeron que se iban para otra ciudad»).

oTemo de que no llegues (correcto: «Temo que no llegues»).

o He oído de que te vas (correcto: «He oído que te vas»).

 Cuando la preposición de se antepone a una oración subordinada cuya función es la de atributo en oraciones copulativas con el verbo ser. Por regla general este complemento no va precedido de preposición, de modo que son incorrectas oraciones como:

o Mi intención es de que vayamos todos (correcto: «Mi intención es que vayamos todos»).

 Cuando la preposición de se inserta en locuciones conjuntivas que no la llevan:

Ejemplos:

o A no ser de que (correcto: «A no ser que»).

o A medida de que (correcto: «A medida que»).

o Una vez de que (correcto: «Una vez que»).

 Cuando se emplea la preposición de en lugar de la que exige el verbo.

Ejemplos:

o Insistieron de que fuera con ellos (correcto: «Insistieron en que fuera con ellos»).

o Me fijé de que llevaba pantalón (correcto: «Me fijé en que llevaba pantalón»).

• Los verbos advertir, avisar, cuidar, dudar e informar pueden escribirse, en sus acepciones más comunes, de dos formas: advertir algo a alguien y advertir de algo a alguien; avisar algo a alguien y avisar de algo a alguien; cuidar algo o a alguien y cuidar de algo o alguien; dudar algo y dudar de algo; informar algo a alguien (en América) e informar de algo a alguien (en España). Por tanto, con estos verbos, la presencia de la preposición de delante de la conjunción que no es obligatoria.

• Un procedimiento que en muchos casos resulta útil para determinar si ha de emplearse la secuencia «preposición + que», o sencillamente «que», consiste en transformar en interrogativo el enunciado dudoso.

Si la preposición debe encabezar la pregunta, aquella se mantendrá en la modalidad enunciativa. Si la pregunta no lleva preposición, esta tampoco se empleará en la modalidad enunciativa.

Ejemplos:

o ¿De qué se preocupa? (Se preocupa de que…).

o ¿Qué le preocupa? (Le preocupa que…).

o ¿De qué está seguro? (Está seguro de que…).

o ¿Qué opina? (Opina que…).

o ¿En qué insistió el alumno? (Insistió en que…).

o ¿Qué dudó o de qué dudó el jefe? (Dudó que… o dudó de que…).

o ¿Qué informó o de qué informó el presidente? (Informó que… o informó de que…).

Nota: Recuerda que es muy importante que leas con detenimiento en cada artículo, no solo el uso de lo que se aborde como tema, sino también cada ejemplo y de ser posible que lo practiques.

Continuaremos en el artículo siguiente con el tema: «Diferencia entre porqué, porque, por qué y por que»


Diarios Argentinos