Según Unicef, casi la mitad de los niños y adolescentes argentinos son pobres

De acuerdo al último estudio realizado por la organización, el 48%, unos 6,3 millones, tiene al menos un derecho básico insatisfecho. Además, la situación se agrava en aquellos hogares donde los padres cuentan con empleos informales o se encuentran desempleados.

Las cifras son alarmantes. Según Unicef, el 48% de los niños argentinos tienen al menos un derecho básico insatisfecho, como educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso a agua potable y un hábitat seguro.

Así se desprende del último estudio realizado por el programa de la ONU para defender los derechos de los niños de todo el mundo, en colaboración con investigadores del Instituto de Estudios Laborales y de Desarrollo Económico de la Universidad de Salta, la Universidad Nacional General Sarmiento y la organización Equidad para la Infancia.

El indicador tomó en cuenta la "pobreza multidimensional", aquella que toma en cuenta los ingresos familiares pero también las privaciones de derechos básicos que tienen los niños, denominadas "privaciones no monetarias", que toman desde el acceso a una vivienda adecuada de los niños hasta la escolaridad.

De acuerdo a los números del estudio, "unos 6,3 millones carecen de uno o más de los derechos básicos, como educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso a agua potable y un hábitat seguro", lo que representa a casi la mitad de los niños argentinos. 

"Los datos revelan que la pobreza entre las personas menores de 18 años alcanza un valor de 48% y se sitúa 10 puntos por encima de la población en general (38%): esto es 6,3 millones de niñas y niños que ven vulnerado el ejercicio efectivo de sus derechos", señala el informe.

Además, explica que esos valores son "aún más altos" en aquellos hogares donde el jefe o jefa tienen bajos niveles educativos y empleos informales, o se encuentra desempleados. Y, en particular, en hogares "monoparentales", es decir, aquellos que cuentan con una única proveedora de ingresos que, además, debe asumir tareas domésticas y de cuidados. 

Importancia de la AUH

En este contexto de "elevada vulnerabilidad", Unicef resalta la importancia de las programas de asistencia social como la Asignación Universal por Hijo, que reducen -en promedio- un 31% la pobreza monetaria extrema en niñas y niños. 

"El impacto podría ser más importante si se revisaran las condicionalidades que se exigen a la población que, en muchos casos, cumple con los requisitos, pero enfrenta obstáculos importantes para certificarlo (distancias a los centros urbanos, costos de traslado elevados, entre otras limitaciones)", advirtieron desde la organización.

Pobreza en Argentina by El País Digital on Scribd


Diarios Argentinos