Una familia porteña necesita $49.000 y vivienda propia para ser "clase media"

Según un informe de la Dirección de Estadística de la Ciudad, un grupo familiar necesitó $30.915 para no ser pobre y $15.043 para salir de la indigencia en el mes de junio.

Según detalla el último informe de la Dirección de Estadística de la Ciudad de Buenos Aires, una familia porteña (hogar compuesto por una pareja de 35 años, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos de 6 y 9 años) debe contar con ingresos de $49.000 mensuales para ser considerado de "clase media". 

Además, los datos muestran que una familia tipo se ubica en la categoría de "no pobres vulnerables" si su ingreso total mensual se ubica entre $30.914 y $39.007; y pertenece al "sector medio frágil" si tiene ingresos entre $39.007 a $48.758.



Por otra parte, el informe remarca que en junio una familia tipo (pareja joven, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años) necesitó $15.043,11 para no caer en la indigencia y unos $30.914,77 para no ser pobre.



La canasta total, que subió un 2,54%, pasó a costar $30.914, es decir, $768 más que en el mes de mayo. Mientras que la canasta básica alimentaria subió 2,2% en junio, respecto de mayo, unos $330, y alcanzó un total de $15.043.



La semana pasada, el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) confirmó que la inflación local registró un alza del 2,8% mensual en junio y acumuló en la primera mitad del año un 22,7% y un incremento interanual (los últimos doce meses) de 53,3%.

La suba mensual respondió fundamentalmente a las subas en las divisiones vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, alimentos y bebidas no alcohólicas, comunicaciones, salud y recreación.

Además, durante el mes de junio los bienes registraron una suba de 2,8%, por encima de los servicios que se incrementaron 2,7%. La dinámica mensual de los Bienes reflejó en mayor medida los aumentos en los precios de los alimentos (principalmente los lácteos), sumado a las importantes subas en los valores de los medicamentos y de los automóviles. 

En tanto, el comportamiento de los Servicios respondió fundamentalmente a los incrementos en los gastos comunes de la vivienda, en la tarifa residencial de gas por red y en el abono de teléfono fijo. Así, en el primer semestre del año los Bienes acumularon un alza de 20,7% y los Servicios de 24,3%. 

Rouvier