Un puente (necesario) entre el Gobierno y los empresarios

El oficialismo impulsó un congelamiento de precios para darle una salida temporaria a una problema estructural. La solución requiere de un consenso mayor. ¿Es posible?

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, estrenó su gestión con una misión que tiene tintes de utopía: domar la suba de precios de los productos de la canasta básica que no le da respiro al bolsillo de los argentinos. Más si se tiene en cuenta que la inflación le dio esta semana otro martillazo a las aspiraciones del Gobierno.

"No le pedimos que pierdan plata", le dijo el flamante reemplazante de Paula Español a los referentes empresariales. La iniciativa del Frente de Todos de congelar por 90 días los precios pudo ser acordada con los representantes de las principales firmas de consumo masivo, pero no estuvo exenta de cuestionamientos y de desconfianza por quienes tienen la potestad de remarcar e incrementar sus ganancias a diario.

Sin embargo, el funcionario adelantó que ante un hipotético incumplimiento del congelamiento tendra qué "aplicar las leyes" y que no tendrá inconvenientes en máximizar los controles. "Yo no vine para tomar café”, sentenció Feletti, que dejó en claro desde que asumió que hará uso de todas las herramientas posibles con las que cuenta para tratar de enderezar el rumbo de un problema estructural que se agudiza y que no sólo se explica por la concentración que existe en la cadena productiva, sino que además de la explicación de uno de los causales requiere de una eficiente voluntad política de cambiar el estado de las cosas.

No merece mayor sorpresa que una de las oposiciones a esta decisión del Gobierno surgió desde los dirigentes de Juntos por el Cambio. Sin titubeos, Patricia Bullrich escribió un tuit en el que se quejó de la intervención estatal en el asunto y salió en defensa de los supermercados. "¿Quiénes son los sindicalistas y los militantes para meterse con los supermercados? ¡No queremos brigadas del partido de gobierno en nuestras vidas!", protestó. La frase inquisitoria de la presidente del PRO hizo alusión al pedido de colaboración qui hizo Feletti a distintos actores sociales para que se cumpla el acuerdo. ¿Queda claro para quién Gobierno el macrismo. ¿Presentó una propuesta alternativa?

En paralelo, el Indec informó que el Índice de Precios al Consumidor regristó una suba del 3,5% durante el mes de septiembre, un punto más que el mes anterior, lo que representa un 35,8% en lo que va del año y un 52,5% en los últimos 12 meses. ¡Inflación, maldita inflación! La semana pasada el ministro de Economía, Martín Guzmán, había anticipado que la tendencia a la baja que se venía registrando "no era lineal" pero aseguró que “desde octubre vamos a ver una reducción de la inflación interanual”. Feletti, por su parte, explicó que justamente estos números llevaron al Ejecutivo a establecer el congelamiento de precios.

El rubro que arrojó una mayor suba en el noveno mes del 2021 según el informe del ente de medición oficial fue el de la vestimenta y el calzado: 5,9% y registra un incremento anual de más del 60 %, por encima el índice inflacionario total. Lo otros fueron: 4,3% en salud, del 4,1% en restaurantes, del 3,8% en recreación y cultura, del 3% en transporte y del 2,9% en alimentos.

El acuerdo impulsado por el Gobierno no resulta más que una solución temporarea a una problemática que excede por mucho a la coyuntura actual, pero que golpea con fuerza la cotidianeidad de nuestro país. Sin embargo, puede ser el principio de la construcción de un puente entre dos sectores que se siguen mirando de reojo. La salida de este panorama los incluye a ambos. “Argentina necesita de empresarios sin especulación y con solidaridad", dijo el presidente este viernes en el Coloquio de IDEA. ¿Es posible?.

Diarios Argentinos