Un poco de amor poético

OPINIÓN. ¿Qué debe tener un poema de amor para ser perfecto?

Por: Flor Codagnone

Desde que las personas pueden expresarse han encontrado en el amor uno de sus tópicos predilectos. Cartas, canciones, dibujos, pinturas, ensayos, novelas, danzas, series, películas… Todo al servicio del amor. Pensemos en los temas que hemos escuchado o canturreado estos días, ¿de qué hablaban? Y, claro, también están los poemas… Pero, desde hace días me acecha una pregunta: ¿Qué debe tener un poema de amor para ser perfecto?

¡Difícil dar respuesta a tamaño interrogante! Lo sé, la perfección no existe, pero aun así, ¿qué tiene que tener un poema de amor para conmover hasta la piel de gallina, hasta las lágrimas?

Decidí pedir ayuda en mis redes sociales y las respuestas fueron de lo más variadas: «Que diga lo que no se dice cuando hay amor», «debe tener honestidad», «no tiene que incluir la palabra amor», «Debe ser honesto. Cualquier poema debería serlo. Y asumir su inutilidad, en el buen sentido». «Tiene que ser libre»… Tomaré, pues, algunas de las respuestas e intentaré hacer un pequeño recorrido poético.



«Tiene que hacer temblar y tener pájaros»


Yo solía decirle que sus ojos

eran pájaros, sensibles a las

vibraciones, equilibrantes.


Hasta que un día voló

y todo dejó de ser metáfora.

 

(Macky Corbalán, Poesía 1992-2013, Ediciones en Danza)



«Tiene que tener entrega»


Hueco


Yo quiero un corazón entero

ya no de a pedazos

de a ratos

a lo lejos.


Yo quiero un corazón que abrigue

ya no solo mi cuerpo

sino también mi pena

sino también mis miedos.


Y yo le doy este hueco de mi pecho.

Este hueco entero.

Para abrigarlo siempre dentro mío.


Yo quiero un corazón que llene

ya no sólo mi hambre

sino también mis días

sino también mis noches.


Yo quiero un corazón que brille

ya no sólo en el mundo

sino también en mis ojos

sino también en mi boca.


Y yo le doy este hueco de mi pecho.

Este hueco entero.

Para abrigarlo siempre dentro mío.


Y yo le doy este hueco de mi pecho.

Este hueco entero.

Para abrigarlo siempre dentro mío.


Yo que sigo queriendo un corazón entero

Yo que pido el abrazo que llene mi pecho

Yo sigo

y sigo

y sigo

y sigo soñando

aunque no duermo.


(Ioshua, Todas las obras acabadas, Nulú Bonsai)



«No tiene que hablar de amor»


Regresos


Regresó. No dijo nada-

Pero estaba claro que le había ocurrido algo molesto.

Se acostó vestido.

Escondió la cabeza bajo la manta.

Encogió las rodillas.

Ronda los cuarenta, pero no en este instante.

Existe, pero solo tanto como en el vientre de su madre,

érase que se era bajo siete capas de piel, en la oscuridad protectora.

Mañana dará una conferencia sobre la homeostasis

en la cosmonáutica metagaláctica.

De momento se hizo un ovillo y se durmió.


(Wislawa Szymborska, Saltaré sobre el fuego, Nórdica)

 


«Tiene que tener erotismo, asimetría, dulzura, desasosiego, simpleza, potencia»


Poema para mi amor


Cómo llegamos a estar una junto a la otra

en la noche

Dónde están las estrellas que nos muestran nuestro amor

inevitable

Afuera las hojas flamean como de costumbre en la oscuridad

y la lluvia

cae fresca y bendecida en la carne santa

los hombres negros esperan en la esquina un

espejismo femenino

Estoy asombrada por la paz

Es la posibilidad de vos

dormida

y respirando en el aire tranquilo.


(June Jordan, Cosas que hago en la oscuridad, Bajo la luna)



«Angustia», «Desasosiego», «Dolor o miedo», «Desamor», «Imposibilidad»


EXILIO

A Raúl Gustavo Aguirre


Esta manía de saberme ángel,

sin edad,

sin muerte en que vivirme,

sin piedad por mi nombre

ni por mis huesos que lloran vagando.


¿Y quién no tiene un amor?

¿Y quién no goza entre amapolas?

¿Y quién no posee un fuego, una muerte,

un miedo, algo horrible,

aunque fuere con plumas,

aunque fuere con sonrisas?


Siniestro delirio amar a una sombra.

La sombra no muere.

Y mi amor

sólo abraza a lo que fluye

como lava del infierno:

una logia callada,

fantasmas en dulce erección,

sacerdotes de espuma,

y sobre todo ángeles,

ángeles bellos como cuchillos

que se elevan en la noche

y devastan la esperanza.


(Pizarnik, Poesía Completa, Lumen)



«Tiene que tener peronismo»


Los últimos años nos la pasamos entrando a esta plaza.


Vos, yo y tantos miles de hombres con sus mujeres del brazo

siempre dispuestos a explicar todo

a decirnos que conviene comer, tomar,

hacia donde ir a buscar reparo en caso de alguna eventualidad.

Y yo que no suelo esperar ninguna orden

pienso

como va a ser posible un cambio en esta área

tan sutil

si no es agarrándose a piñas cada vez

que alguien pretende decirnos como son las cosas

cosas que podemos ver con nuestros propios ojos;

entonces quiero subirme a esa columna de luz

para poder ver el diseño completo

como qué va a pasar con nosotros

o fantaseo que voy al baño químico y aprovecho

para escabullirme entre esas hamburguesas

grandes y perfumadas que me llaman,

el corazón emocionado porque hoy habla Ella

llorando por todos los amores que se han ido,

que se han muerto en su vida, en la mía

y en las vidas de todos nosotros

tanto por hacer aun

y no se sabe por dónde

y está todo minado.


(Celeste Dieguez, La Plaza, Malisia)


Sobre la autora: Flor Codagnone es traductora, periodista y poeta.

Diarios Argentinos