Un nuevo capítulo en la novela: LAS SANCIONES A IRÁN

OPINIÓN. Irán es funcional en términos discursivos, estratégicos, militares y mediáticos y se transforma en un bastión para la supervivencia de la política exterior de Trump y su camino a la reelección.


Parece historia recurrente el hecho de que cada cierto tiempo los medios de difusión más importantes y los portales utilicen el título: “Estados Unidos impone sanciones a Irán”. Consecuentemente el 18 de septiembre el Secretario de Estado, Michael Pompeo, anunciaba que utilizarían la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU respecto al Tratado de Acción Conjunta de 2015 (JCPOA, por sus siglas en inglés) para volver a imponer sanciones a Irán y más importante, extender el embargo que prohíbe al Estado persa comprar armamentos.

“La Administración Trump siempre ha entendido que la mayor amenaza para la paz en el Medio Oriente proviene de la República Islámica de Irán, cuyos violentos esfuerzos por difundir la revolución han matado a miles y trastornado la vida de millones de personas inocentes. La historia muestra que el apaciguamiento solo envalentona esos regímenes. Así, hoy, Estados Unidos acoge con beneplácito el regreso de prácticamente todas las sanciones de la ONU sobre la República Islámica de Irán, el principal patrocinador estatal del terrorismo y el antisemitismo en el mundo” (Pompeo, 2020).

El nuevo paquete de sanciones y la extensión del embargo toman relevancia en el contexto en el cual se desarrolla la decisión norteamericana. En primer lugar, se recuerda que Estados Unidos está invocando una resolución de un acuerdo del cual ya no es parte desde mayo de 2018. Washington salió del JCPOA alegando el incumplimiento del mismo por parte de Irán, por lo tanto, el Estado norteamericano renunció a las resoluciones y directivas del mismo. Sin embargo, Washington remarca que al ser miembro signatario del acuerdo puede volver a utilizar sus mecanismos y reincorporar las sanciones. Este argumento se respalda en una cláusula establecida en 2015, la cual le permite a una parte del acuerdo reincorporar las sanciones de la ONU ante Irán si este último rompía o incumplía sus obligaciones del pacto. Es por esto que el pasado 26 de agosto de este año, el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó el pedido de los Estados Unidos de alargar las restricciones que hace más de 5 años lleva impuesto Irán. El Estado norteamericano, en respuesta del revés sufrido en el organismo, impulsó esta medida de “Snapback” para mantener las sanciones y el embargo.

En términos materiales, el embargo de armas a Irán implica un bloqueo en las operaciones de transferencia de capacidades materiales que el Estado pueda adquirir directamente a un par. En este camino se alega que la prohibición de adquirir nuevo material bélico mantendrá las aspiraciones iraníes de incrementar su capacidad militar aplacadas.

Lo cierto es que, conocida la votación de la ONU, Irán comenzó una serie de reuniones para adquirir componentes militares de Rusia y China. Se torna importante la posible adquisición de los sistemas antimisiles S-400 de origen ruso, ya que estos sistemas son conocidos en la región e implicaría el monopolio de estos en Medio Oriente. Por otro lado, entre las urgencias de la República Islámica, se destaca el acuerdo de cooperación con China en el cual se prevé una inversión en la modernización del Instrumento Militar nacional y en ese sentido la culminación del embargo otorgaría luz verde para las transferencias de componentes.

A su vez, el peso de las sanciones a Irán marcó un rumbo de caída de la economía persa en términos históricos. La presión económica de Washington sobre Teherán empujó la moneda local a su nivel más bajo el domingo, al caer a 272.500 riales por dólar estadounidense en las casas de cambio de moneda de la capital. El Rial ha perdido más del 30% de su valor frente al dólar desde junio, ya que las amplias sanciones de Estados Unidos contra Irán continúan aplastando su capacidad para vender petróleo a nivel mundial. La moneda de Irán estaba en 32.000 riales por dólar en el momento del acuerdo nuclear de Teherán de 2015 con las potencias mundiales (Al Jazeera, 2020)

La decisión del gobierno de Trump se encontró con la reacción de los miembros del JCPOA y de la ONU, que alegaron que los Estados Unidos no tienen la capacidad legal de acudir al mecanismo de Snapback. En este aspecto, Alemania, Gran Bretaña y Francia alegaron que “Los Estados Unidos de América dejaron de participar en el JCPOA luego de su retiro del acuerdo el 8 de mayo de 2018. En consecuencia, la notificación recibida de los Estados Unidos y transmitida a los estados miembros del consejo de seguridad, no tiene efecto legal. De ello se deduce que cualquier decisión o acción que se adopte sobre la base de este procedimiento o su resultado no tiene ningún efecto legal.” (Comunicado en conjunto, 2020) En respuesta a esto, Donald Trump declaró que hará lo necesario para imponer las sanciones contra Irán y evitar que puedan adquirir material militar de forma directa a otros Estados.

Los movimientos diplomáticos repercuten en la relación entre estos dos Estados, donde las tensiones con Estados Unidos siguen en un punto alto desde la muerte de Qasem Soleimani a principios de año. Los jefes de la Guardia Revolucionaria Iraní -el brazo armado del Estado- alertaron que no se permitirán estar más doblegados ante la presión norteamericana.

Irán representa un activo estratégico para los Estados Unidos en Medio Oriente y desde la llegada de Trump a la Casa Blanca se posicionó como el enemigo predilecto de la administración norteamericana. El país persa funciona como activo militar ya que permite mantener la presencia norteamericana en Medio Oriente y permite realizar operaciones y disponer de políticas en torno a mantener la supremacía y los aliados en la región. Los acuerdos de Emiratos Árabes Unidos y Bahrein con Israel son prueba de esto.

También responde a intereses internos, Irán se transformó en un activo utilizado en los discursos de campaña para la reelección de Trump, en el cual se torna relevante por las críticas que el mandatario ha proporcionado a su antecesor Obama por la suscripción del JCPOA y a su contrincante Joe Biden a la posibilidad de relacionar el mismo y optar por la vía diplomática en vez de la presión política, económica que opta el despacho Oval. En Teherán no son ajenos a las elecciones norteamericanas y esperan con mayor entusiasmo los resultados de los comicios en noviembre de este año, si bien en versiones oficiales el mismo Javad Zarif (canciller iraní) dijo que no importa quién esté al mando de la Casa Blanca, en la cúpula de la política persa despliegan los posibles escenarios que permitan, en el mejor de los casos, retomar las negociaciones y aliviar la situación con el cese de las sanciones y presiones económicas hacia el Estado persa.

Irán es funcional en términos discursivos, estratégicos, militares y mediáticos y se transforma en un bastión para la supervivencia de la política exterior de Trump y su camino a la reelección. El Snapback es un nuevo capítulo de la novela que transcurre entre ambos protagonistas. Si bien el argumento de mantener el mundo a salvo de las aspiraciones de Irán es válido, parece que Estados Unidos tendrá que imponer sus condiciones de potencia mundial y sortear distintos caminos con sus aliados y el sistema internacional para conseguir la extensión de las sanciones y el embargo a Irán. En el mientras tanto, los caminos en la política y la estrategia de ambos Estados siguen desplegando un posicionamiento en el cual la seguridad y el escaso equilibrio regional e interno de Irán no parece tener un panorama claro en el futuro.




Referencias: 

Council on Foreign Relations. (2020, 10 septiembre). A Conversation With Foreign Minister Mohammad Javad Zarif of Iran.

FOREIGN MINISTERS OF FRANCE, GERMANY AND THE UNITED KINGDOM. (2020, 20 septiembre). JOINT STATEMENT BY THE FOREIGN MINISTERS OF FRANCE, GERMANY AND THE UNITED KINGDOM. Ministry of foreign affairs France.

Gordon, M. R. (2020, 20 septiembre). U.N. General Assembly to Convene Remotely, With World Watching Trump, Rouhani. WSJ.

Motamedi, M. (2020, 20 septiembre). US claims UN sanctions on Iran reinstated. The world disagrees. News | Al Jazeera.

Pompeo, M. (2020, 20 septiembre). The Return of UN Sanctions on the Islamic Republic of Iran. United States Department of State.

Wintour, P. (2020a, agosto 25). UN security council rejects US attempt to extend Iran sanctions. the Guardian.

Wintour, P. (2020b, septiembre 21). European leaders warn US move to reimpose Iran sanctions is legally void. the Guardian.

Wintour, P. (2020c, septiembre 21). US announces new Iran sanctions and claims it is enforcing UN arms embargo. the Guardian.

 



Sobre el Autor


Alejo Sanchez Piccat. Es Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales - UADE, Maestrando en Defensa Nacional - UNDEF, Especializado en cuestiones nucleares y medio oriente, Fundador y director de Politólogos al Whisky y Coordinador del Observatorio de Defensa y Seguridad del CEPI-UBA. -