Un juez ordenó la liberación de Lula

Rogério Favreto, del Tribunal Regional Federal 4, le concedió el hábeas corpus al exmandatario. Moro y otro juez federal rechazaron la resolución. Crece la incertidumbre.

Favreto argumentó que la prisión le impide al líder del PT ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia, lo que condiciona el desarrollo normal de los comicios. 

"Y en la etapa actual, la ilegal e inconstitucional ejecución provisional de la pena impuesta al expresidente Lula no puede castigar sus derechos políticos, tampoco restringir el derecho a los actos inherentes a la condición de precandidato al cargo de presidente de la república", consideró el magistrado.

El exmandatario está preso en la Superintendencia de la Policía Federal desde el 6 de abril en cumplimiento de una pena de 12 años y un mes por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero. 

La decisión judicial establece que Lula sea liberado "con urgencia" por parte de los agentes de la Policía Federal que le custodian en la Superintendencia de Curitiba. 

Sin embargo, el juez Sergio Moro se negó a acatar el fallo de Favreto. Del mismo modo, otro miembro del TRFR 4, Genro Nieto, también salió al cruce de la resolución y ordenó no acatarlo. Lo más curioso: ambos jueces estaban de licencia al momento de rechazar lo dictado por Favreto.

Ante esa situación, el magistrado del TRF4 desestimó los dichos de sus colegas y le reclamó a la Policía Federal que proceda a cumplir con sus directivas o serían castigados por desobediencia.

Mientras tanto, en las afueras de la Superintendencia de la PF en Curitiba se concentraban miles de seguidores del expresidente para reclamar el cumplimiento del fallo de Favreto. 

El lápiz verde