Un dirigente independentista fue designado presidente regional de Cataluña

Se trata de Quim Torra, delfín del destituido Carles Puigdemont. El flamante gobernador prometió que mantendrá vigente el proceso separatista, en un claro desafío al gobierno central de España.

Tras casi 200 días de intervención por parte del gobierno central de España, este lunes el parlamento de Cataluña logró investir a un nuevo presidente regional. Se trata del nacionalista Quim Torra, designado a dedo por Carles Puigdemont, que se encuentra detenido en Alemania. Lejos de cerrar la crisis territorial, este nombramiento vaticina futuros conflictos en torno a la causa independentista.

Torra, un abogado de 55 años, prometió seguir trabajando “por la república independiente de Cataluña” y advirtió que el suyo será un gobierno de transición hasta que pueda asumir el destituido Puigdemont, procesado por los delitos de rebelión y sedición. El flamante presidente regional encarna a la línea más dura del independentismo catalán. Lejos de abrir una instancia de negociación con Madrid, Torra subrayó que mantendrá vigente el proceso separatista y juró “lealtad al mandato” del referéndum del 1 de octubre.

La sesión de investidura se resolvió por 66 votos a favor (de las bancadas nacionalistas Junts per Catalunya y Esquerra Republicana) y 65 en contra (todos los bloques unionistas). Además, fue clave la abstención de los cuatros diputados de la izquierda comunista.

Como un presagio de la tensión que se cierne sobre el gobierno de Mariano Rajoy y el Estado central, el presidente del parlamento catalán, Roger Torrent, anunció que la investidura de Torra “no será comunicada al rey Felipe VI, una formalidad fijada en la Constitución española. El Rey jugó abiertamente a favor del bando unionista durante la crisis independentista, algo que provocó un fuerte malestar en un sector mayoritario de la sociedad catalana.

La formación del nuevo gobierno regional le pone fin a la intervención dispuesta por la administración de Rajoy tras la proclamación unilateral de la independencia catalana, en octubre pasado. De todos modos, el conflicto entre Cataluña y Madrid continúa vigente. En un desafío abierto al gobierno central, Quim Torra ya resolvió cuál será su primer acto como president: visitará mañana a Puigdemont en Berlin.

El lápiz verde