Un crimen por celos, la principal hipótesis del ataque contra Yadón y Olivares

Los investigadores creen que el blanco del ataque fue el funcionario provincial y no el diputado. Apuntan a una supuesta relación con una pareja de Cano Carmona, cuñado del dueño del auto.

Con cuatro sospechosos arrestados, el ataque al diputado riojano Héctor Olivares y el funcionario provincial Miguel Yadón en la Plaza del Congreso parece comenzar a esclarecerse. Los investigadores creen que se trató de un crimen por celos orquestado por Rafael Cano Carmona, cuñado del dueño del Volkswagen Vento desde el que se realizaron los disparos, y que efectivamente el blanco del ataque era Yadón, quien murió en el acto, y no el legislador de la Unión Cívica Radical, que se encuentra en estado "crítico". 

En la Justicia y en el propio Ministerio de Seguridad ya descartaron que el crimen tenga vínculos políticos. La propia Patricia Bullrich explicó hoy que "el caso está dilucidado". "A partir de las primeras imágenes y el video donde se veía que a Olivares, pudiendo matarlo, no lo hicieron, comenzamos a buscar por una vía distinta", señaló la funcionaria. Y, en ese sentido, anticipó que en el caso "rondan temas personales", aunque no quiso dar mayores detalles. 

Pero algunos medios con acceso a fuentes judiciales aseguran que el móvil del asesinato estaría vinculado a una supuesta relación entre Yadón y una joven de la comunidad gitana, pareja o expareja de Cano Carmona, el primer arrestado por el asesinato del coordinador de obras del Fondo Fiduciario de Transporte Eléctrico de La Rioja. 

Cano Carmona, dedicado al rubro del transporte según datos de la AFIP, fue detenido a dos cuadras de donde se produjo el ataque, justamente en el domicilio fiscal que figuraba en los registros públicos. El hombre de 51 años es cuñado de Juan Jesús Fernández, dueño del Vento gris, arrestado esta mañana en Entre Ríos. 

Fernández es señalado por los investigadores como el autor de los disparos que terminaron con la vida de Yadón y que dejaron en grave estado a Olivares. La Justicia también apunta contra Juan Carmona, hijo de Cano y sobrino del conductor, quien sería el segundo sospechoso que aparece en el video del crimen descartando unas balas en un tacho de basura segundos después de la balacera. Otra grabación muestra cómo el titular del vehículo y el joven dejaron el automóvil en una cochera cerca del lugar del ataque minutos después de sucedido el crimen. 

Hasta ahora, los detenidos son Cano Carmona, Fernández, Luis Cano (familiar de Cano Carmona) y Estefania Fernández, hija del dueño del Vento, acusada del delito de encubrimiento. Bullrich aseguró que Fernández no es el autor de los disparos, "ni tampoco el hijo ni el cuñado". "Es una cuarta persona que estamos buscando, pero ya vamos a encontrar", reveló.

El Lapiz Verde móvil info general