Un cómic desató la polémica y una batalla judicial en Brasil

Marcelo Crivella, ex obispo y alcalde de Río de Janeiro, censuró una historieta porque contenía un beso entre dos adolescentes. La justicia primero falló en contra y luego a favor del intendente.

La bienal del Libro de Río de Janeiro es uno de los eventos más importantes a nivel literario de Brasil. En los últimos días tomó notoriedad no por la cantidad y calidad de libros y autores que asistirán sino por la intención del Alcalde, el pastor Marcelo Crivella, de censurar un comic de Marvel en el que dos adolescentes varones se besan. 

El alcalde de Río anticipó vía Twitter su desagrado con la publicación y ordenó a las fuerzas de seguridad requisar el lugar y buscar más material considerado "impropio" según su lógica, lo que despertó fuertes cuestionamientos.

"Libros así deben estar envueltos en plástico negro, lacrado y con un aviso sobre su contenido del lado de afuera", resaltó el alcalde,

Los organizadores de la Bienal apelaron a la Justicia en medio de un fuerte respaldo del público. El juez Heleno Ribeiro Pereira Nunes, del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro, emitió rápidamente una medida cautelar que prohibía a los agentes municipales hacer ese tipo de fiscalización. El diario Folha, a su vez, publicó en tapa la imagen en que los jóvenes se besan a modo de solidaridad con los autores y repudio a la censura.

Pero cuando ya parecía que la polémica había quedado atrás, una nueva decisión judicial cambió todo. El presidente del Tribunal de Justicia de Río, Claudio de Mello Tavares, canceló ayer la medida cautelar emitida la víspera y ordenó que los agentes municipales volvieran a la Bienal para confirmar que no hubiera material inapropiado para menores. De acuerdo al magistrado, la decisión del alcalde "no representa un impedimento o estorbo a la libertad de expresión", y es necesario que los padres sean alertados "antes de decidir si aquel texto se adecua o no a su visión sobre cómo educar a sus hijos". 

Rouvier