Trump impulsa un giro a la derecha en la Corte Suprema

El presidente de Estados Unidos postuló al conservador Brett Kavanaugh como candidato a suplir el puesto vacante. Si el Senado confirma el nombramiento, derechos como el aborto legal podrían ser revertidos.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump postuló anoche al juez conservador Brett Kavanaugh como candidato a ocupar el puesto vacante en la Corte Suprema de Justicia. Si el Senado confirma su nombramiento, el máximo tribunal de Justicia consolidará su giro a la derecha, y estará en condiciones de revertir derechos civiles como el aborto y el matrimonio igualitario. Se espera una lucha abierta entre los republicanos y demócratas de la Cámara Alta para decidir su candidatura.

La postulación de Kavanaugh llega tras la jubilación del moderado juez Anthony Kennedy, que hacía equilibrio en un órgano con claras divisiones ideológicas. Si se aprueba su pliego, la Corte Suprema quedará integrada por cinco conservadores y cuatro progresistas. De este nombramiento depende la vigencia de toda una agenda de derechos civiles. En Estados Unidos, muchos de los avances sociales se dieron a través de fallos judiciales. En los 50, la Corte terminó con la segregación en las escuelas públicas; en 1973, a través del célebre caso Roe vs Wade, se legalizó el aborto; más recientemente, en 2015, la legalización del matrimonio igualitario se materializó por un fallo del máximo tribunal.

La designación de Kavanaugh, un juez de apelaciones de Washington D.C. de 53 años, podría inclinar la balanza a favor del ala derecha de la Corte y habilitaría el margen para revisar, sobre todo, los fallos en materia de salud reproductiva y diversidad sexual. En sus fallos previos, el postulante de Trump dejó en claro su conservadurismo religioso: el último antecedente es de octubre del año pasado, cuando con un grupo de jueces firmó una orden contra el aborto de una inmigrante indocumentada detenida en Texas.

El nombramiento de la Casa Blanca puso en alerta a los sectores a favor del aborto y a la población LGBT. "No hay nadie en Estados Unidos más cualificado para este puesto", presentó Trump a Kavanaugh anoche. Este juez aspirante a integrar la máxima instancia judicial de la principal potencia del mundo es del agrado del establishment republicano. Fue parte del equipo técnico del presidente George W. Bush a principios del 2000.

Ahora se espera una dura batalla en el Senado. La bancada republicana suma 51 legisladores sobre un total de 100. El nombramiento de los jueces exige una supermayoría de 60, lo cual obliga a encontrar algún consenso entre la oposición demócrata. Si la discusión se dilata, la votación se realizará después de las elecciones legislativas de noviembre, que alumbrarán una nueva composición en el Congreso.

Diarios Argentinos