Trump echó a su secretario de Estado y lo reemplaza el jefe de la CIA

A través de Twitter, el presidente de Estados Unidos destituyó a Rex Tillerson de la Cancillería. Será sustituido por el conservador Mike Pompeo, y en la CIA asumirá una mujer por primera vez en la historia.

Donald Trump anunció esta mañana la salida del secretario de Estado, Rex Tillerson, y su reemplazo por el director de la CIA, Mike Pompeo. El cambio en la jefatura del cuerpo diplomático, un área clave de la presidencia norteamericana, se da a pocos días de que trascendiera el posible acercamiento de Estados Unidos con Corea del Norte. Al mando de la CIA quedará Gina Haspel, primera mujer en la historia en dirigir la agencia. Desde que el magnate inmobiliario asumió como mandatario, renunciaron más del 45% de los altos funcionarios de su Gabinete.

 Fiel a su estilo poco convencional, Trump comunicó el despido de Tillerson a través de Twitter. "Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio! Gina Haspel se convertirá en la nueva directora de la CIA, y la primera mujer en serlo. ¡Felicitaciones a todos!", escribió Trump en la red social.


La posibilidad del alejamiento de Tillerson estaba instalada en Washington desde hacía varios meses. El excanciller, antiguo CEO del gigante petrolero Exxon, era integrante del ala más moderada dentro de la administración de Trump. A través de su yerno,Jared Kushner, el presidente de Estados Unidos dominó en todo momento el pulso de la política exterior, algo que relegó las funciones de la Secretaría de Estado en cuestiones cruciales, como la relación con Medio Oriente, Israel y China.

La semana pasada, representantes surcoreanos estuvieron en la Casa Blanca para trasladarle a Trump la oferta de diálogo que habían recibido de Kim Jong-un. El presidente norteamericano aceptó el ofrecimiento sin consultar con ningún funcionario de la Secretaría de Estado. Un síntoma del ostracismo al que estaba confinado Tillerson.

El nuevo jefe de la diplomacia será Mike Pompeo, excongresista republicano considerado un duro, un halcón en materia de política exterior. Trump ponderó en un comunicado la figura del ahora extitular de la principal agencia de inteligencia norteamericana: “Como director de la CIA, Mike se ha ganado el aprecio de los miembros de ambos partidos, ha mejorado la recogida de inteligencia, ha modernizado nuestras fortalezas defensivas y ofensivas (…) Él continuará nuestro programa de restauración de América (…) y buscará la desnuclearización de Corea del Norte”.

En poco más de un año al frente de la Casa Blanca, la presidencia de Trump se ha revelado verdaderamente caótica. Según un estudio del Instituto Brookings, en este período de tiempo más del 45% de los altos funcionarios de su Gabinete han renunciado o fueron despedidos, un porcentaje que supera ampliamente la tasa de deserción de los colaboradores de los mandatarios que lo precedieron en el cargo.

El lápiz verde