Tras el fallo de la Justicia brasileña, Lula da Silva quedó en libertad

Un juez federal dictaminó la excarcelación del expresidente brasileño. Fue luego del fallo del Tribunal Supremo, que decidió que las penas de prisión deben cumplirse solo si el acusado agotó todos los recursos previos.

El juez federal de Brasil Danilo Pereira Junior ordenó esta tarde la liberación inmediata del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que horas después fue excarcelado y fue recibido por una multitud fuera de la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde permaneció en total 580 días.  

La decisión fue dada a conocer a las 16:15, hora local, luego de la sentencia de este jueves del Tribunal Supremo (STF), el máximo tribunal de Justicia del país vecino, que determinó que las penas de prisión deben empezar a cumplirse solo cuando el acusado agote todos los recursos disponibles.

Después de ese fallo de la Corte, Pereira Junior determinó que ya "no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia" del exjefe de Estado brasileño.

Aproximadamente a las 17.30 de Argentina, la decisión se hizo efectiva y Lula salió junto a familiares y allegados del departamento policial de la ciudad del sur del país, en el estado de Paraná,

"Queridos compañeros y compañeras, no tienen dimensión de lo que significa para mi estar hoy aquí con ustedes", comenzó Lula, ante una multitud que fue a esperarlo fuera del centro de detención ni bien se conoció el fallo del juez federal.

"Toda mi vida conversé con el pueblo brasileño, y no me imaginé que el día de hoy iba a estar aquí conversando con los hombres y las mujeres que durante 580 días estuvieron diciendome ‘buen día, Lula’, ‘buenas tardes, Lula’, ‘Buenas noches, Lula’, no importa si llovía, si hacían 40 grados o si hacían cero grados, todo el santo día sus voces eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir", dijo luego, emocionado.

El exmandatario agradeció a su círculo íntimo, personalidades, organizaciones sociales y su equipo de abogados y colaboradores del Partido de los Trabajadores por "luchar" por su libertad. También mencionó y besó a su actual pareja, la socióloga Rosángela Da Silva, a quien le prometió casamiento. 

A pesar de esta decisión, la condena en primera instancia contra Lula por supuesta corrupción y lavado de dinero (se lo acusa de haber recibido un triplex como parte de una coima) continúa en pie, aunque la Corte falló en contra de su prisión preventiva y el expresidente esperará el juicio en libertad. Todavía están pendientes en el Tribunal Superior las apelaciones presentadas por su defensa.

Diarios Argentinos