Todos para une y une para todos

Por: Mara Pedrazzoli

La semana anterior entraron en vigencia las medidas anunciadas el pasado jueves 1 de octubre por Martín Guzmán. Nadie esperaba un desembarco masivo de dólares agrícolas, pero en solo dos días se liquidaron USD 550 millones, como observó el Ministro Basterra. Tampoco se esperaba una acumulación súbita de reservas pero la caída, sostenida desde mediados de septiembre tras la profundización del cepo, mermó y fue de unos USD -300 millones en lo que va de octubre (contra aproximadamente el doble en las primeras seis jornadas de agosto y septiembre). Resta aún verse si estos primeros efectos se mantienen.

¿Qué ocurrió con los dólares: futuros, legal, financiero, ilegal? El recorrido de la semana fue mixto y destacamos la intervención de organismos públicos en distintos frentes. El viernes seguido a los anuncios hubo récord de operaciones en futuros; un mercado con intervenciones fuertes para acomodar la cotización en $ 85,9 que señala la decisión oficial de no devaluar este año. Como novedad, el Central sumó volatilidad a la cotización del dólar oficial por primera vez desde enero, interrumpió las microdevaluaciones y mantuvo estable la paridad el día jueves. Con operaciones variadas (vendiendo bonos en pesos o comprando en dólares) organismos públicos intervinieron también en el CCL, que cerró el viernes en $155. Mientras el blue libre y carente de oferta, dadas las mayores restricciones al acceso del dólar ahorro, cerró la semana en un titulable récord de $167.

Diremos que es interesante y beneficioso que el mercado no pueda anticipar las operatorias del Central, para no “correrlo”. También es atractivo que la política monetaria no se ate a decisiones rígidas, como mantener un ritmo de devaluación cambiaria, ya que eso alimenta las brechas, como si fuera una burla.

Los esfuerzos en el largo plazo pasan por “armonizar” nuestro variopinto sistema de precios, sin perder de vista que en los hechos existen regulaciones que bien hacen en contemplar casos específicos: por ejemplo las tasas de interés subsidiadas para créditos productivos o los reintegros a exportaciones que elevan el tipo de cambio efectivo a cierto sectores activos.

La soja se encuentra subiendo de manera muy sólida tanto en Chicago como en la Bolsa de Rosario, testeando el valor techo de dos años en el mercado norteamericano y el valor de cuatro años en la plaza local. No necesita contemplaciones cambiarias desde hace al menos tres meses, no obstante sea el sector más interesado en una devaluación que nos perjudicaría a todo el resto. La soja está cercana a superar el valor de USD 400 la tonelada, el trigo también en bonanza roza los USD 220 y el maíz USD 153 la tonelada. Por efectos tanto reales (sequías en Brasil y menor cosecha de trigo en Australia, sumado a fallas también en Argentina) como financieros (fortalecimiento del Yuan). La rebaja de retenciones fue una medida no consensuada, se quejan en el sector, pero el contexto la hace lucir bien provechosa.

Muchas veces en Argentina, y especialmente en el último tiempo, se ven reacciones insólitas donde nada tiene que ver con nada. El llamado de algunas pequeñas organizaciones rurales a cerrar sus cuentas en el Banco Credicoop en un pretendido acto de patriotismo, dado que el presidente del Banco acompaña un proyecto de Ley que supone una quita a las grandez riquezas en concepto de un único aporte solidario, fue una sinrazón. Al estilo de la esquizofrénica defensa de los intereses de la corrupta corporación Vicentín. Esos pequeños productores agropecuarios serán beneficiados con la sanción de la Ley que contempla entre los usos del “aporte” el apoyo a PyMEs con créditos y subsidios. En solidaridad con el diputado Heller hablaron sus pares de la Cámara baja, él prefirió advertir sobre las connotaciones colectivas serias que hubiera tenido una corrida cambiaria como la que buscaron propiciar.

En su marcha tranquila pero segura, el Ministerio de Economía realizó en la semana dos licitaciones de títulos públicos que, como se propone Guzmán, disminuyen el grado de asistencia monetaria del Central al Tesoro. En la licitación de pesos se buscó colocar $ 25.000 millones y terminó colocando $ 29.800 millones en Ledes y otras que ajustan por CER. También el nuevo instrumento (dollar linked) atado a la evolución del dólar oficial tuvo un buen debut: se había informado una colocación de USD 500 millones pero adjudicaron (el triple) unos USD 1.700 millones. El sector agropecuario entre los más interesados por captar este bono.

Si el macrismo se limitó a desregular precios y emitir deuda, el peronismo “reperfilado” como lo llaman algunos analistas busca no centrar su administración estrictamente en regulaciones: emite deuda para alejar el fantasma de la maquinita y opera en los mercados para que el dólar no quede a merced de los grandes consorcios agropecuarios. En medio de esta puja algunos confunden intereses propios con ajenos. En medio de esta puja recibimos al FMI con quien deberemos negociar una cuantiosa suma de deuda de USD 45.000 millones paradójicamente similar a nuestro stock de reservas.


Sobre la autora: es Economista del Centro Cultural de la Cooperación

Diarios Argentinos