Todo lo que hay que saber sobre las elecciones en Brasil

Este domingo se celebrarán elecciones en Brasil. La contienda tendrá impacto en toda Latinoamérica. Qué hay en juego, cómo es el sistema de votación y quiénes son los principales candidatos.

Este domingo se celebrarán elecciones en Brasil. La contienda tendrá impacto en toda Latinoamérica. En un contexto de polarización y crisis social, Jair Bolsonaro y Fernando Haddad encabezan todos los sondeos. A continuación, todo lo que hay que saber sobre los comicios en el gigante latinoamericano.

¿Qué hay en juego?

El domingo 7 de octubre los brasileros acudirán a las urnas para elegir al próximo presidente y vicepresidente (período 2019-2023). Además, se renovarán dos tercios del Senado nacional (53 sobre 81 senadores); toda la Cámara de Diputados (513 escaños); los 26 gobernadores estaduales más el de Brasilia; todas las legislaturas provinciales; y la totalidad de las autoridades municipales (alcaldes y concejalías).

¿Cómo es el sistema de votación?

Para acceder a la presidencia, los candidatos deben alcanzar la mitad más uno de los votos. Si esto no ocurre habrá una segunda vuelta electoral el próximo 28 de octubre entre los dos candidatos más votados. Hay 147.306.275 ciudadanos brasileños en condiciones de votar.

¿Quiénes son los principales candidatos?

  • Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal): Militar de formación, ocupa una banca de diputado desde hace casi treinta años. Su discurso homofóbico, racista y de reivindicación de la última dictadura militar lo ubican en la extrema derecha del espectro político. “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, prefiero que muera en un accidente de coche”, declaró hace poco.

Resultado de imagen para jair bolsonaro

  • Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores): Es el reemplazante de Lula da Silva. Ex ministro de Educación y ex alcalde de la ciudad de San Pablo, este profesor universitario, de claro perfil urbano y progresista está ante el desafío de capitalizar parte del caudal electoral del líder del PT, hoy encarcelado.

Resultado de imagen para fernando haddad

  • Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista): Economista, ex gobernador del estado de Ceará. Con un discurso de centro-izquierda moderado, intenta romper la polarización entre Bolsonaro y Haddad.
  • Geraldo Alckmin (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB): Fue 4 veces gobernador de San Pablo y candidato a las elecciones presidenciales de 2006. De centro-derecha, es el preferido del establishment económico.
  • Marina Silva (Red de Sustentabilidad, REDE): Esta candidata ambientalista ya se presentó en las elecciones presidenciales de 2010 y 2014, en las que terminó en tercer lugar.

¿Qué dicen las encuestas?

La última encuesta de Datafolha ubica a Bolsonaro como claro favorito a terminar en el primer lugar, con una ventaja de 11 puntos sobre su inmediato perseguidor, Fernando Haddad. El dirigente nacionalista de ultra derecha tiene una intención de voto del 32% (4 puntos más de lo registrado en la anterior medición), en tanto que el candidato del PT cosecharía el 21% de los sufragios (un punto menos que en el anterior sondeo). De no mediar sorpresas, Bolsonario y Haddad definirían el acceso a la presidencia de Brasil en el ballotage, donde los datos de opinión pública dan hoy un empate técnico entre ambos.

Detrás de este binomio, más rezagados, se ubican Ciro Gomes (11%); Geraldo Alckmin (8%) y Marina Silva (4%). Los tres dirigentes intentan desbancar a Haddad y poder colarse en la segunda vuelta electoral.

Unas elecciones singulares

Brasil vive un tiempo extraordinario y esto es algo que se vio reflejado en el actual proceso electoral. En los últimos años en el gigante brasilero se combinó una crisis económica (durante 2015 y 2016 hubo una caída anual del PBI del 3,5%), con escándalos político-judiciales (la polémica destitución de Dilma Rousseff, el encarcelamiento e inhabilitación de Lula da Silva y los escándalos de corrupción que rozan a buena parte de la dirigencia política) y una espiral social de violencia sin precedentes (hubo un drástico incremento de los homicidios y una militarización de muchos estados, entre ellos Río de Janeiro).

En este contexto atípico comenzó a crecer la figura de un personaje excéntrico y autoritario como Bolsonaro, que capitaliza el caos y la desesperanza percibida en amplios sectores de la sociedad. Su liderazgo se explica también por la imposibilidad de competir de Lula, que tiene una intención de voto del 40% a pesar de la campaña de desprestigió que sufrió en los medios de comunicación y en la arena judicial (en las últimas semanas, el juez Sergio Moro filtró testimonios que incriminan al ex mandatario).

Con todo, se asiste a unos comicios marcados por la polarización entre la extrema derecha y la centro-izquierda petista. Para muchos observadores, en estas elecciones Brasil se juega mucho más que la presidencia: si gana Bolsonaro, es el propio sistema democrático el que quedaría bajo amenaza.

Diarios Argentinos