Silencio cómplice de la provincia en la causa Farmacity

A pesar de que la decisión del tribunal podría tener fuerte impacto en la salud pública por modificar el modelo de acceso al medicamento, desde la oposición aseguran que Vidal esta a favor de la empresa de Mario Quintana.

Este miércoles se realizó la primera de las dos audiencias públicas convocadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación para abordar el recurso extraordinario de queja que presentó la empresa Farmacity contra el Estado bonaerense y durante la jornada las autoridades del gobierno, incluida la gobernadora María Eugenia Vidal,  mantuvieron el silencio que los caracterizó durante todo el proceso a pesar de que la compañía está accionando contra las leyes vigentes en la provincia.

"Vidal está a favor de Farmacity", disparó el diputado Lisandro Bonelli al ser consultado sobre la falta de posicionamiento de la mantadataria sobre el litigio que cuenta con antecedentes desfavorables para la empresa de Mario Quintana en la justicia bonaerense, que ya falló en todas las instancias a favor de la plena vigencia de la Ley 10.606 que regula la instalación de las farmacias a través de un modelo sanitario que prohíbe que sociedades anónimas sean responsables de las dispensa de medicamentos.

Meses atrás la gobernadora se limitó a decir que el litigio debe resolverse en la justicia y nunca más volvió a hacer alguna referencia al tema, imponiendo además una mordaza sobre los legisladores de su espacio, incluidos los radicales, a pesar de que la Ley vigente es uno de los logros del gobierno de Armendariz en los primeros años de la vuelta a la democracia. 

El proceso quedó completamente viciado por la designación de Carlos Rosenkrantz como presidente del máximo tribunal. Es que el magistrado no solo fue abogado de Farmacity, sino que su estudio es el responsable de la reserva del recurso extraordinario sobre el que la Corte ahora debe decidir, lo que constituye una primera irregularidad que no valió ninguna queja o reclamo de parte del ejecutivo bonaerense.

Pero además, y a pesar de no presidir la audiencia por obvias razonas, Rosenkrantz decidió limitar la participación de los “Amicus Curiae” presentados por el Colegio de Farmacéuticos y de los más de 50 que había anotados solo permitió la participación de 9, equilibrando la balanza con los únicos 6 que había inscripto la cadena de farmacias shopping.

Ni si quiera la exclusión del Defensor del Pueblo de la provincia, Guido Lorenzino, de la lista de amigos del tribunal, fue motivo de queja por parte de las autoridades del ejecutivo bonaerense, a pesar de que la defensa de los farmacéuticos en este caso es la defensa de "la provincia", ya que el recurso no es contra la entidad colegiada sino contra el Estado.

Además porque la Defensoría del Pueblo es un órgano de la Constitución y existen consensos de que el debate sobre el ingreso de Farmacity en violación a las normativas provinciales, no se trata de una cuestión meramente comercial que pueda resolverse en relación a la competencia y el libre mercado, sino que tiene impacto sobre la salud pública, por lo que la participación de Lorenzino era mas que pertinente.

La segunda jornada se realizará el 14 de noviembre, pero esta vez a puertas cerradas y luego el máximo tribunal deberá tomar una decisión sobre el pedido de la cadena farmacéutica para instalarse en territorio bonaerense. Hasta ahora los argumentos de Farmacity están centrados en la defensa de la competencia, el libre mercado y la jurisdicción nacional sobre esas áreas, mientras que desde el lado de la provincia se hace hincapié en la salud pública, el acceso al medicamento y su calificación como “bien social”. Los farmacéuticos presionan a Vidal para que se expida sobre el modelo que quiere para la provincia, pero ni siquiera el ministro de Salud Andrés Scarsi parece dispuesto a mencionar el tema antes del final del litigio.

San Martín móvil