Sampaoli rompió el silencio tras el Mundial: "Cada partido era un sufrimiento"

A más de tres meses de la eliminación con Francia, el entrenador habló sobre su paso por la selección. Sus críticas a la presión "extrema" que se vive en Argentina, el "doble comando" y el factor Messi.

Luego de su fallido paso por el banco de la selección argentina, Jorge Sampaoli rompió el silencio luego de más de tres meses de la eliminación en octavos de final en manos de Francia, luego campeona del mundo, y habló de todo: el "doble comando", la presión "extrema" sobre Lionel Messi y el "sufrimiento" en el que se terminó convirtiendo cada partido. 

En una entrevista con el diario español Marca, el entrenador oriundo de Casilda, Santa Fe, contó que luego de la copa decidió alejarse de la "vida mediática" y tomarse un tiempo para "analizar" su proceso en la selección. Aunque aclaró que no dejó de hacer su vida social y hasta aseguró que, "cara a cara", nadie lo criticó.

Al hablar específicamente de la participación de la Argentina en el último Mundial, Sampaoli calificó a la selección como "un lugar de mucha tempestad, exigencia, obligación e inmediatez". "Yo creo que preparamos muy bien el torneo, pero luego la Copa en sí no fue tan buena, obvio. Debíamos tener equilibrio para que la obligación de ganar que tenía el jugador argentino no generara más ansia. Cada partido era casi un sufrimiento", afirmó. 

"Cada partido era casi un sufrimiento"

Incluso, el extécnico del conjunto nacional explicó que tanto para el cuerpo técnico como para los jugadores "ya no era un juego". "Fue un trabajo muy duro que no acabó prosperando porque solo había una opción: ser campeones del mundo. Y en esa obligación, ante cualquier adversidad, todo era más complejo. No pudimos disfrutar nunca. La meta era siempre demasiado alta", consideró. 

En ese panorama de exigencia inmediata y extrema, explicó, Messi fue el principal apuntado y el que más terminó sufriendo. "Leo sufría como ninguno la imposibilidad de ser. Le pesaba como al que más no haber podido trascender grupalmente", reveló, y agregó: "Viene de una estabilidad muy grande en su club de España. Allí maneja los tiempos y llega a su país y tiene que ganar como sea, con una histeria colectiva muy grande. Así no se puede. Y si no gana, sabe que se le vienen muchas críticas. Así no se puede ni jugar ni disfrutar".

Resultado de imagen para sampaoli messi

El exentrenador de Chile y Sevilla evaluó que el "exitismo" argentino no solo atraviesa al fútbol y habló de la necesidad de cambiarlo. "Con esos valores no nos ha ido muy bien últimamente como sociedad... ni en el fútbol. Es la histeria de la inmediatez, el ganar como sea. Y así no se puede. Proyectos, tiempo, corregir errores... espero que suceda en el futuro. En mi época de la selección, ya ni siquiera se hablaba o criticaba mi estilo. Se hablaba solo de querer ganar como sea, y yo no entiendo", manifestó. 

Por otra parte, Sampaoli reconoció las reuniones que se realizaban en la concentración con los jugadores y dirigentes durante el Mundial, y reconoció el "doble comando" con Javier Mascherano, aunque defendió esa posición: "Toda reunión era para aportar. Fue un momento muy complejo. Todo lo externo se nos metió en la concentración. Pero todo se hacía para ayudar, para mejorar, para intentar ser, y no solo estar. Nos invadió la inmediatez, la necesidad".

Resultado de imagen para sampaoli mascherano

En ese sentido, se mostró muy crítico de cómo se filtró la información en ese momento: "El problema no son las reuniones, el problema es que las reuniones se vuelvan públicas. Los jugadores de Argentina del 86 se reunían constantemente, pero nos enteramos 20 años después de que salieran campeones. Yo creo filosóficamente en la participación y en el compromiso. En el fútbol y en la vida. Nos juntamos para buscar soluciones y, si eso termina en el living de las casas porque la televisión lo cuenta o en la pantalla de un celular por una red social, ocurre lo contrario".

"El problema no son las reuniones, el problema es que las reuniones se vuelvan públicas"

Sobre la decisión de "incorporar" a Mascherano a la decisiones de la selección, dijo entender que era "una decisión honesta en pos de que Argentina prosperase como grupo". "Busqué todas las maneras para involucrar al grupo, para tratar de que el jugador se sacase la mochila de no ganar, esa ansiedad que les impedía desarrollarse individual y colectivamente. Una cosa era los entrenamientos, que eran de un nivel altísimo, y otra los partidos, donde no podíamos sostener ese nivel de juego. Además, Masche era un gran jugador de fútbol", concluyó el hombre de Casilda.


El Lapiz Verde móvil info general