Sé lo que hicieron el finde pasado

En Finde, Malena Pichot y Julián Lucero se meten en el subgénero de las comedias de terror.

Hermosa casa alejada de la ciudad. Habitaciones grandes. Ideal para pasar un fin de semana de relax y conexión con uno mismo. Wi Fi, plataformas de streaming (Netflix, Amazon y Disney + incluidos) y juegos me mesa (y cama). Incluye desayuno, almuerzo y cena. Descuentos por ocasiones especiales. Y atendida por sus dueños.

La descripción puede sonar tentadora, pero no todo es lo que parece en Finde, la nueva producción -¿película? ¿especial?- de Malena Pichot y Julián Lucero con dirección de Nano Garay Santaló. 



VIENEN DE AFUERA

Agos (Pichot) y Santi (Lucero) viven en un monoambiente en Palermo.  Arrancando la cuarta década de sus vidas no están mal, pero tampoco en su mejor momento. Ella trabaja en una agencia de viajes y él pasa mucho tiempo tirando en la cama, tanto que los compañeros de ella están acostumbrados a verlo – Zoom mediante- dar vueltas por ahí y hasta llorar deprimido. A la pareja le falta algo, llevan una vida rutinaria y están estancados en pequeñas batallas cotidianas y recurrentes.

Santi decide sorprender a Agos: alquila a través de la aplicación AIR BNB una casa ubicada en el medio del campo. Nada mejor que irse por un fin de semana para cortar y recargar energía.

Una vez que llegan, descubren una residencia hermosa. Mucho verde, un parque extenso, un perro dando vuelta e instalaciones tan cómodas como hermosas.

También descubren a sus dueños, el cálido y hospitalario matrimonio conformado por Lore (Paula Grinszpan) y Emi (Leonardo Sbaraglia), quienes los esperan con limonada, ceviche y una propuesta inusual que no estaba en sus planes: ofrecen ser sus empleados durante toda su estadía, algo como “un servicio premium”. Si aceptan, ellos les cocinarán, lavarán y atenderán, no deberán encargarse de nada. Después de debatirlo, deciden aceptar la propuesta porque “vacaciones es tener empleados”.

Sin dudas, parece que han tomado una buena elección.

Pero Finde es una comedia… y también es una de terror, así que todo se empieza a ir enrareciendo y –como corresponde- nada es lo que parece.

No vamos a spoilear mucho más para mantener la intriga y la sorpresa intactas, solo garantizar que hay chistes de caca, erecciones salvajes, momentos de gore y muchos de esos momentos “a mí me pasa lo mismo”.

Más allá de la incursión en el subgénero, la propuesta de Pichot y Lucero transita por el mismo territorio de sus obras anteriores (Jorge, Cualca y Por Ahora, sobre todo), es decir, la observación sobre estereotipos y convenciones sociales, la corrección política y la reflexión generacional, todo tamizado por su humor ácido. 

 “A mí siempre me dan ganas de hablar de mi generación, aunque no hace falta que tengas mi edad para entender los códigos”, contó la conductora de Furia Bebé en Filo News.

¿Códigos generacionales? Si andás entre los treinta y cuarenta y pico, vas a encontrar muchos: el uso de aplicaciones para casi todo, el celular como elemento de uso permanente sin que esto sea observado, el Carrera de Mente como juego emblemático y  la colección de CDs de rock nacional de Revista Noticias.

Para esta nueva aventura, la dupla sumó a dos actores de lujo: Paula Grinszpan y Leonardo Sbaraglia. Solo elogios para ambos, aportan matices, extrañeza y ganas de ver más. Y si decimos “ver más”,  decimos que queremos ver más comedias con Sbaraglia.

El recorrido de exhibición Finde es un caso interesante en tiempos de pandemia y exceso ofertas de streaming. Tuvo su estreno en la web de FutuRock –la radio es coproductora- el 3  de septiembre pasado y volvió a reponerse este último fin de semana junto a Leonor, la propuesta anterior de la dupla. Este mecanismo hace de cada reposición un evento en sí, genera expectativa y hace resurgir la conversación una vez que vuelve a estar disponible.

Diarios Argentinos