Tailhade: "En el macrismo hay un José López por minuto"

En diálogo con el País Digital, el diputado del FPV denuncia la "corrupción estructural" que permitió la fuga de capitales en Cambiemos, apunta con dureza contra el juez Bonadio y el fiscal Stornelli y califica a Cristina Fernández como "la única opositora a este modelo".

El diputado nacional del Frente para La Victoria, Rodolfo Tailhade, asegura que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner "no fueron corruptos" y asegura que en el macrismo "hay un José López a cada minuto". 

En una entrevista con El País Digital, el legislador apunta con dureza contra el accionar del juez Bonadio y el fiscal Stornelli en la causa de los cuadernos, califica a Cristina Fernández "como la única opositora a este modelo" y habla sobre la "corrupción estructural" que permitió la fuga de capitales en la gestión de Macri.


Causa de los cuadernos: ¿Notás discrecionalidad en el manejo de la causa?

Yo creo que la causa de los cuadernos se ha presentado como la más grande causa de corrupción de la Argentina. Si eso fuera cierto, nos vamos a acordar por muchos años del juez Claudio Bonadio y del fiscal Stornelli, porque más allá de que hoy sus superiores están convalidando los procedimientos que están llevando a cabo, lo cierto es que para quienes conocemos el derecho penal y trabajamos en Tribunales, sabemos que esta es una causa que tarde o temprano se va a terminar cayéndose por la cantidad brutal de irregularidades que tiene. Ningún caso de corrupción justifica la violación de garantías constitucionales, la constitución está por encima de todo. En este caso lo que veo es que claramente las ilegalidades son abrumadoras en la causa, porque la única prueba que se conoce es el testimonio de los arrepentidos y la ley del arrepentido dice que los testimonios o manifestaciones de los imputados colaboradores son técnicas de investigación para llegar a demostrar un hecho pero por sí mismos demuestran nada, de hecho son imputados y por lo tanto no están obligados a decir la verdad. Entonces han edificado una investigación sobre la base de estos testimonios, con el agravante en que en muchos casos han sido extorsionados prácticamente por juez o fiscal para que digan, para disponer su libertad. Es una constante esto, que hay un arrepentido que no convence a Bonadio y al otro día vuelve a declarar. Por ejemplo el caso de Claudio Uberti, que cuando declara por primera vez no involucra a Cristina, no le conceden el estatus de arrepentido y al otro día vuelve a decir que Cristina estaba al tanto de todo. Cada declaración de estos arrepentidos está evidentemente digitada desde lo que conducen la investigación.

Por otro lado, se han violado un montón de garantías y de normas que regulan el procedimiento penal, la garantía del juez natural es una garantía que ha sido violada porque a la causa se la apropiaron Bonadio y Stornelli sin que pasen los procesos de sorteos de asignación de causas que habitualmente definen quién es el juez que se queda a cargo.

¿Creés que la causa podría estar manejada por el Gobierno o por un sector del peronismo?    

Yo veo claramente una mano del Gobierno, no sé si es el principal factor. También está la embajada de Estado Unidos con la cual Bonadio tiene una relación muy promiscua. A lo que se agrega que el nuevo embajador de Estados Unidos en Argentina, Edgar Prado, es un exjuez, quien ya ha declarado públicamente que se quiere meter en la política interna. Más allá de estos actores, a mí no me cabe ninguna duda que el Gobierno está atrás básicamente por un dato central, los periodistas del diario La Nación, que son quienes impulsan esto, entraron en contacto con los famosos cuadernos de Centeno en enero de 2018, la primera declaración del periodista Diego Cabot  de La Nación ante Stornelli fue en abril en 2018, con lo cual La Nación tuvo cuatro meses esos cuadernos. El dueño de este diario, Julio Saguier, investigado en su oportunidad por lavado de dinero, justamente por la plata que compra el paquete de acciones mayoritario de La Nación, es miembro de algunas mesas de arena como se dice del Gobierno, fundamentalmente la mesa de Justicia, que integra con José Torello, Pablo Crucella, Fabián Rodríguez Simón, Germán Garavano. Con lo cual no hay ninguna posibilidad que Saguier no le haya contado al presidente el material que tenían, la estrategia que venían pensando, las conversaciones irregularidades con el fiscal Stornelli por afuera de cualquier expediente. 

El Gobierno sabía, estaba al tanto y me parece que fue clave con el manejo de los tiempos de la causa. Como por ejemplo, lo más escandaloso de todo, es que tardaron cuatro meses en ir a buscar los cuadernos originales. Tardaron tanto tiempo porque no los querían ir a buscar. Hay un cúmulo de cosas que me llevan a pensar que es una causa armada para cargarse a Cristina.


"El Gobierno sabía, estaba al tanto y me parece que fue clave con el manejo de los tiempos de la causa de los cuadernos".


Cristina: ¿Pensás que, como figura clave de la oposición, puede ir presa?

Yo, a diferencia de otros, de algunos compañeros, creo que el Gobierno la quiere presa a Cristina, la quieren como enemiga, le conviene al Gobierno como adversaria electoral. Esta causa es el último intento que están haciendo, es la causa madre con la cual buscan encarcerlar a Cristina, pero no van a lograrlo. No sólo porque desde el Senado ya hay mensajes claros de que el peronismo no va a desaforar a ningún senador si no hay ninguna condena, sino porque esto no va a llegar a ninguna sentencia.

Oposición: ¿Cómo la ves actualmente?

La oposición en Argentina tiene claramente dos grandes campos. El sector del peronismo que conduce Cristina que ha estado a la altura de las circunstancias, con nuestro matices e idas y vueltas, hemos estado a la altura de la circunstancias en el parlamento y la calle. Y después el otro sector de la oposición que está haciendo un papel bastante triste, porque la verdad que yo no me olvido que  el llamado peronismo federal como el Frente Renovador de Sergio Massa, acompañaron las iniciativas del Gobierno de manera entusiasta. Si hoy estamos en esta situación es porque se voto la ley buitre, la ley de reparación histórica, la reforma tributaria, el pacto fiscal, la reforma previsional, todo el paquete de leyes que el macrismo necesitaba para gobernar en estos tres años, fue votado por estos sectores de la oposición que ahora toman distancia porque lo ven en caída al Gobierno. La única oposición sería a este modelo es Cristina y toda su fuerza política.


"La única oposición sería a este modelo es Cristina y toda su fuerza política".


¿Bajo qué ejes pensás que debe renovarse el discurso opositor para ganarle al macrismo?

Existe un sector indefinido, un tercio del electorado, que no es de nadie, no son votos que tienen dueño, no son votos que van a seguir a Sergio Massa o alguna figura, están esperando una propuesta. A mí me parece que lo que nosotros tenemos que buscar en ese tercio es un programa de Gobierno, y lo discursivo que discurra en ese territorio y no en abstracciones. Por eso siempre digo que la mejor comunicación de este espacio es Cristina y no hay con qué darle, aún cuando no sea candidata. Este programa de Gobierno debería aglutinar a la oposición y no sólo se debe juntar dirigentes, porque me interesa la unidad del peronismo, pero una unidad programática no una unidad de nombres.

Más allá del argumento defensivo, ¿cuál creés que debe ser la postura de la corrupción?

En materia de corrupción tenemos que hacer alguna corrección o incorporación al discurso. Hay que concientizar a la sociedad de que José López, que es un gran corrupto y que se llevó 9 millones de dólares como mínimo, es un caso policial que no refleja ni un gobierno ni una fuerza política. Ahora hay un José López en el macrismo a cada minuto, si vos haces la cuenta de que en el 2018, ya llevamos perdidos alrededor de 30 mil millones de dólares en reservas y que esas reservas financiaron fugas de capitales básicamente. Adornado además eso con una serie de disposiciones regulatorias del Gobierno por las cuales las personas que compra 2 millones de dólares y la manda afuera no le tiene que pedirle permiso a nadie, es libre y la puede dejar afuera todo el tiempo que quiere. Esa es la corrupción estructural que genera miseria, atraso y subdesarrollo, no los 9 millones de López. Nosotros tenemos que ser didácticos y confrontar con los medios de comunicación que vienen con el mismo discurso desde hace 60 años. Lo que hay que plantear es que los gobierno de Cristina y Néstor no fueron corruptos, está lleno de funcionarios que no fueron corruptos y hay funcionarios que sí, pero no se trató de un proyecto político o modelo económico corrupto como es este.  


El lápiz verde