Recesión sin fin en la Provincia: sigue sin repuntar el consumo

Un informe de la consultora Analogías muestra un panorama económico complicado en la Provincia de cara a las elecciones. Buenas expectativas en el sector empresarial para el segundo semestre.

Continúa la tendencia recesiva en la economía bonaerense. Según un informe de coyuntura de la consultora Analogías, la provincia de Buenos Aires encara el último tramo de la campaña previo a las PASO sin mostrar signos de recuperación en el consumo.

Ejemplo de esta dinámica es la caída en las ventas de los supermercados: “En el acumulado de los primeros cuatro meses del año, lleva -12,0% en el Gran Buenos Aires y - 9,5% en el resto de la provincia. El resultado agregado de la Provincia muestra una merma de 11,2%, apenas superior al registro nacional (10,9%) y casi el doble de lo observado en el mismo período del crítico año 2016 (-6,2%)”, señala el relevamiento.



El informe registra también una retracción en el salario real de los bonaerenses de 1,4% en el primer trimestre de 2017. El Gran Buenos Aires (GBA) muestra —como en casi todos los indicadores—  una peor performance que el resto de la provincia. La retracción del salario en dichas localidades es del 2,2%.

Por el lado del empleo, hay un estancamiento del indicador en el primer cuatrimestre de 2017 (-0,2%), mientras en el GBA continúa la dinámica de destrucción de puestos de trabajo netos (-0,5%).



Se suma también un desajuste de las cuentas provinciales: según Analogías, se mantuvieron los ingresos corrientes con gran ayuda de los recursos no tributarios bajados a la provincia desde Nación. Mientras el Gobierno de María Eugenia Vidal reactivó la inversión pública y aumentó los gastos de capital en un 74% respecto de 2016, los números más preocupantes se pueden ver en los gastos de servicio de la deuda. Dichos gastos mostraron, en la comparación interanual, una suba de 104%, producto de la deuda pública y sus intereses.

“En julio se destaca la nueva colocación de títulos en moneda extranjera por 500 millones de euros. Con esta emisión, la provincia acumula colocaciones por US$ 5575 millones en moneda extranjera desde que asumiera la gobernación Vidal. En los primeros siete meses del año, se colocaron $52.000 millones solo en bonos (pesos, dólares y euros), a los que cabe sumar los $2726 millones en letras”, aseguran desde Analogías.

Buenas expectativas empresariales 

A pesar de los desaciertos del Gobierno, la medición de expectativas de ejecutivos realizada por D´Alessio-IROL para el Instituto de Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) muestra buenos augurios del sector para el segundo semestre del año. "El optimismo se mantiene pese a que la expansión del periodo no fue la esperada", aseveró el director Eduardo D´Alessio.



Respecto del segundo semestre, un 79% de los empresarios tiene expectativas positivas. Este número contrasta contra el 67% que evaluó positivamente los primeros seis meses del año. También, casi la mitad de los 200 ejecutivos encuestados espera una expansión del empleo en lo que resta del 2017.

Continúa también de manera moderada el crecimiento de las ventas, la inversión y las exportaciones. Por lo tanto, hay buenas expectativas respecto del aumento de la rentabilidad. Por otro lado, vislumbran una recuperación en la tasa de operación y, según el informe, el 67% de los ejecutivos tiene más del 70% de capacidad empleada.

Las cuestiones que más reclama el sector son una reforma impositiva (70% de las menciones), bajar la inflación el 45% y el buen funcionamiento de las instituciones y la justicia el 43%.

Sin embargo, los puntos de mayor crítica al Gobierno nacional son la dinámica de prueba y error (56% de las menciones), la comunicación de las medidas de gestión (41%) y la manera de instrumentación del nuevo cuadro tarifario (31%).

“Metas de inflación inalcanzables”, estima Standard & Poors

La calificadora de riesgo internacional publicó un análisis de inversores donde asegura que la Argentina no logrará cumplir las metas de inflación propuestas por el Banco Central. En este sentido, le recomendó al Gobierno flexibilizar los objetivos y concentrarse en profundizar el ajuste fiscal.

Cabe recordar que las consultoras privadas y el mismo equipo económico esperan un rebrote inflacionario, en julio, superior al 2%, lo que llevaría el acumulado en solo siete meses al 14%. En este sentido, para cumplir con el techo superior de la meta (17%), en lo que resta del año, los precios no deberían pasar la barrera del 0,6% mensual.

“Este año, la meta de inflación no es alcanzable y el último fundamento para pensar que la inflación será de 20 por ciento (y no más), como espera el mercado, es suponer que el Gobierno mantendrá las distorsiones de precios actuales, que afectan los servicios públicos y al tipo de cambio real”, señalaron desde Standard & Poors.

A la vez, agregaron que “alcanzar una tasa de inflación del 5 por ciento para 2019 puede ser posible si el equipo económico se decide a eliminar los subsidios fiscales a los servicios públicos. Hacer esto más temprano que tarde eliminaría, simultáneamente, la represión artificial de la inflación, reduciría el déficit fiscal y facilitaría el reajuste del tipo de cambio real, preparando terreno para el establecimiento de metas de inflación más creíbles”.

Desde la calificadora apuntan a que el equipo económico dé una lucha contra el déficit fiscal mediante fuertes aumentos en los precios regulados, en una nueva devaluación del peso frente al dólar y en un ajuste de los gastos del sector público.

Diarios Argentinos