¿Quiénes están detrás del Partido Celeste?

De origen en la Fundación +Vida, la organización política es liderada por su presidente, Raúl Magnasco. A pesar de declararse “aconfesional”, muestra militancia antiabortista y cercanía con las jerarquías eclesiásticas.

El lanzamiento del Partido Celeste, el primer espacio político en manifestarse orgánicamente "a favor de las dos vidas", sorprendió a parte de la sociedad y generó interrogantes sobre su conformación. La iniciativa, que reúne a distintas personalidades del arco pro-vida, se presentó como la “primera alternativa para impulsar la defensa de las dos vidas desde el Parlamento, Legislaturas y Concejos Deliberantes”.

Pero, ¿quiénes se encuentran detrás de esto? El principal actor es la Fundación +Vida, su presidente Raúl Magnasco y la vicepresidenta Ayelén Alancay. Tras el largo debate social y parlamentario por la legalización del aborto, la fundación decidió “pegar el salto” desde la sociedad civil hacia la política partidaria.

Según el propio Magnasco, el Partido Celeste nace por "la necesidad que había de la gente común de fundar un partido político". "El partido traduce esa crisis de representatividad para todos aquellos que defienden la vida desde la concepción y hasta la muerte natural", sostuvo.

"Creemos que en este largo debate y la experiencia de estos meses hemos visto una falta de representatividad, sobre todo en la Cámara de Diputados, que ahora debe traducirse en una nueva actitud a favor de la vida y trabajando activamente desde la política”, agregó el fundador del partido.

Ayelén Alancay, vicepresidenta de +Vida y cofundadora del partido, aseguró: "Hoy los pro-vida festejamos porque el sueño de un partido que nos represente se hace realidad, y de esta manera aspiramos a tener una mayor representatividad en el Congreso".

¿Qué piensa su fundador?

Hacia comienzos del 2018, cuando la problemática del aborto legal ya se comenzaba a instalar en la agenda pública, y por ende en la política, Magnasco realizó declaraciones polémicas en el programa radial Viaje de Gracia, donde aseguraba que “el aborto legal aumenta la cantidad de abortos”.

Cabe destacar que este tipo de afirmaciones fueron refutadas en numerosas ocasiones por las estadísticas internacionales. Por ejemplo, los relevamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Guttmacher Insitute (EE. UU.) y la prestigiosa revista médica The Lancet (Gran Bretaña).

Sin ir más lejos, un informe del año 2018 realizado por Guttmacher-The Lancet concluyó que la tasa promedio de aborto en aquellos países donde el aborto está completamente prohibido, o donde solo se permite para salvar la vida de una mujer, es de 37 abortos por 1000 mujeres en edad reproductiva, en comparación con 34 por 1000 en países en donde el aborto es legal en términos amplios.

No solo las leyes permisivas bajan la cantidad de abortos sino que disminuyen su peligrosidad. En este sentido, la OMS concluyó en 2017 que en los países donde al aborto está completamente prohibido, o se permite solo para salvar la vida de la mujer o preservar su salud física, solo uno de cada 4 abortos fue seguro. Por el contrario, en los países donde el aborto es legal en supuestos más amplios, casi 9 de cada 10 abortos se realizó de manera segura.

“En los países de altos ingresos de América del Norte y Europa occidental y septentrional, donde el aborto es ampliamente legal y los sistemas sanitarios son sólidos, la incidencia de los abortos peligrosos es la más baja del mundo”, sentencia la OMS.

En otro eje de la discusión, Magnasco se declaró públicamente "defensor de la vida desde la concepción", proponiendo la creación del Partido Celeste para canalizar políticamente a todos los ciudadanos que comparten ese principio.

A pesar de declararse como una organización aconfesional, el principal argumento para hacer política sobre salud reproductiva de la organización es el mismo que el eje del discurso histórico de la Iglesia Católica en el debate sobre la problemática del aborto.  

Si bien se han manifestado públicamente como una organización de la sociedad civil, de carácter federal, aconfesional y apartidaria, durante los meses del debate sobre el aborto en el Congreso la Fundación +Vida y sus integrantes actuaron públicamente a la par de instituciones vinculadas a la jerarquía de las Iglesias católicas y evangélicas.

Diarios Argentinos móvil