¿Quién gana y quién pierde en caso de que Vidal desdoble las elecciones?

La gobernadora estudia esta alternativa para neutralizar el arrastre de Cristina en Provincia. Para Macri la jugada tendría costos, pero debilitaría el vínculo de los intendentes del PJ con la expresidenta.

El 2019 está a la vuelta de la esquina y el laboratorio electoral de Cambiemos analiza una jugada de alto impacto: adelantar los comicios de la provincia de Buenos Aires para neutralizar la buena imagen que Cristina Kirchner tiene en el principal distrito del país. La propia María Eugenia Vidal admitió que es una alternativa en estudio. ¿Cuáles son los costos y los beneficios para el macrismo y el kirchnerismo en caso de que se concrete este escenario?

"La candidatura más importante es la de Mauricio Macri y ya se definió. El resto de las candidaturas y el calendario electoral es una discusión para el año que viene”, observó Vidal días atrás en una entrevista con el diario La Nación. Recién en marzo se confirmará si adelanta o no las elecciones.

Por ley, los comicios de la Provincia se deben celebrar en forma simultánea con la Nación. ¿Por qué en La Plata evalúan entonces desenganchar su suerte de las elecciones presidenciales? La razón es sencilla: Cristina mide en Buenos Aires más de 10 puntos que Mauricio Macri. En caso de presentarse como candidata, la expresidenta podría traccionar votos “hacia abajo” en su lista y poner en serio riesgo la continuidad de Vidal en el poder. En ese distrito, no hay ballotage para gobernador. Aunque sea por una ventaja mínima, el que sale primero se queda con el premio mayor provincial.

Así, de concretarse el adelantamiento electoral, la principal beneficiada sería la propia Vidal, que aumentaría las chances de retener el territorio. Para Macri, es cierto, la jugada de ingeniería electoral implicaría el costo de dejar de estar acompañado en la boleta por la gobernadora, alguien que le suma votos a su candidatura.

Pero también tiene un punto a favor para el presidente. Junto con la gobernación, también se estudia anticipar los comicios municipales. Este desenganche debilitaría los incentivos que los intendentes del conurbano tienen para alinearse con Cristina. Los alcaldes saben que la exmandataria es la figura que más mide y que pegados a ella, se aseguran competitividad. Si las elecciones se adelantan, Cristina quedaría “sola” frente a Macri, porque los alcaldes -y su aparato territorial- ya se habrían jugado su suerte con anterioridad y no estarían obligados a movilizarse.

Este escenario, evalúan muchos operadores de Cambiemos, les daría libertad a los intendentes para que en los comicios presidenciales jueguen con el candidato que designe “el peronismo alternativo”. De todos modos, no hay unanimidad en el oficialismo: el jefe de gabinete, Marcos Peña, principal cerebro electoral del Pro, se opone a la movida y es partidario de dejar unificado todos los comicios para que Vidal y Macri desarrollen una campaña y compitan en conjunto.

La posibilidad de que Cambiemos adelante la fecha de las elecciones bonaerenses abriría además la puerta para que los gobernadores del oficialismo Gerardo Morales (Jujuy) y Alfredo Cornejo (Mendoza) hicieran lo propio. En los próximos meses se develará el misterio de una iniciativa que puede tener un impacto directo en los comicios presidenciales de octubre.

Diarios Argentinos móvil