¿Qué pedimos cuando decimos #NiUnaMenos?

Hoy se cumplen 4 años de la primera movilización para concientizar sobre la violencia machista. ¿Qué cambió?

Hoy, hace 4 años, nacía el NiUnaMenos. Un grito generalizado para visibilizar la violencia machista y luchar por políticas públicas destinadas a concientizar, prevenir y eliminar las violencias de las que son víctimas las mujeres y las personas LGBTIQ.

El colectivo NiUnaMenos provocó un cambio en la manera de pensar la sociedad patriarcal en la que vivimos. Hay un antes y un después de ese 3 de junio de 2015, día en que un grupo de periodistas y representantes de la cultura y la academia se cansaron de la negligencia e indiferencia con que se trataban los casos de violencia machista y decidieron convocar a una gran marcha en repudio del femicidio de Chiara Páez y de todas las que no tuvieron un lugar en los medios de comunicación.

Mucha agua pasó por abajo del puente. Aún son muchos los reclamos que se presentaron en el primer NUM y que todavía no tuvieron respuesta del Estado o la tuvieron de manera parcial. En este año electoral, las reivindicaciones y los reclamos de los colectivos de mujeres y disidencias se vuelven a colar en la agenda y marcan la cancha de los y las candidatas a cargos electivos. 

La habilitación del debate sobre el aborto legal y su media sanción, la “Ley Micaela” —que plantea la capacitación obligatoria en género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado—, la “Ley Brisa” —que reglamentó una reparación económica para los hijos e hijas de víctimas de femicidio hasta los 21 años— son un claro avance. Sin embargo, el hecho de pedir que se declare la Emergencia Pública Nacional en Materia Social por Violencia De Género —un proyecto de Ley que le otorga al Estado recursos y herramientas para prevenir y asistir a las mujeres víctimas de la violencia machista— responde al acelerado desfinanciamiento y al cierre de programas e iniciativas para prevenir y erradicar la violencia de género de la gestión macrista.

Los números son desalentadores. Según el relevamiento hecho por la ONG La Casa del Encuentro, entre 2008 y 2019 hubo 2952 femicidios y femicidios vinculados de mujeres y niñas. Esto dejó a 3717 niñas y niños –el 64 por ciento de ellos, menores de edad– sin sus madres. A su vez, en más del 62 por ciento de los casos, los femicidas fueron parejas o exparejas de las víctimas. Es decir que, en los últimos diez años, hubo 1 femicidio cada 32 horas. 

El informe fue elaborado por el Observatorio de Femicidios en la Argentina Adriana Marisel Zambrano a partir de un relevamiento de las noticias publicadas desde el 2008. “Nosotros lo que pedimos son estadísticas oficiales unificadas porque no corresponde que tengan tres, como sucede ahora. Si vos tenés tres estadísticas, dos de ellas se presentaron este año y las dos difieren, ¿de qué manera vas a trabajar en políticas públicas si no tenés estadísticas que den cuenta de lo que pasa?”, dijo la presidenta de la Asociación, Ada Rico, a Página12.

El Observatorio MuMaLá también elabora su registro nacional de femicidios a partir de medios gráficos de todo el país. Según su relevamiento, en los primeros 140 días de 2019, hubo 100 femicidios. Uno cada 33 horas. 

“Lo más problemático es que en 11 años no se ha podido hacer descender el índice de violencia contra las mujeres, que se ha sostenido casi sin cambios", dijo Rico a Clarín. "Necesitamos profundizar en políticas públicas integrales, pero también el cambio cultural porque en tanto se siga considerando a las mujeres como un objeto de pertenencia, no vamos a cambiar", concluyó.

Como se viene haciendo desde la segunda marcha, las organizadoras del Ni Una Menos, reunidas en asambleas realizadas en distintos puntos del país, definieron las consignas de la movilización. "Ni Una Menos (NUM) por violencias sexistas, económicas, racistas, clasistas a las identidades vulneradas; aborto legal ya, y abajo el ajuste del gobierno y el FMI”, es el grito de este 3 de junio.

El Lapiz Verde móvil info general