¿Qué hubo detrás de la remontada post PASO de Macri?

Los resultados mejoraron a punto tal que en Juntos por el Cambio ya no hablan de “paliza”, sino de una “derrota digna”. ¿Cuál fue la estrategia que le sirvió al oficialismo?

Las elecciones presidenciales del pasado domingo dejaron un sinfín de cuestiones a debatir y dentro del análisis post comicios es inevitable hacer referencia a la “remontada” de Mauricio Macri entre las PASO y las generales. Los resultados mejoraron a punto tal que en Juntos por el Cambio ya no hablan de “paliza” sino de una “derrota digna” que les da margen para ser una oposición sólida. ¿Qué hubo detrás de ese crecimiento en las urnas?


Resultados comparados PASO - generales

La fórmula presidencial de Juntos por el Cambio logró achicar casi a la mitad la distancia con la dupla del Frente de Todos entre agosto y octubre.

Con base en los resultados provisorios tanto de las PASO como de las generales, el binomio encabezado por Macri cosechó en agosto unos 8.121.689 votos y el domingo pasado 10.470.607. Mientras que el Frente de Todos obtuvo en las PASO 12.205.938 votos y en las generales 12.473.709. Con lo cual, ambas fuerzas aumentaron su caudal de votos pero el oficialismo lo hizo de manera más amplia: sumó más de 2 millones de votos contra los 250 mil que crecieron “los Fernández”.


¿Qué pasó entra las primarias y las generales?

Durante la campaña electoral la situación económica se ubicó al tope de las encuestas como una de las máximas preocupaciones de la población. El escenario económico argentino post PASO reveló cifras alarmantes: el índice de pobreza trepó al 35,4%, la última cifra de inflación mensual llegó al 5,9%, la tasa de desocupación alcanzó las dos cifras con el 10,6%, y a la devaluación del peso la siguió la implementación de un control cambiario. A pesar de estos datos, la intención de voto del oficialismo creció, lo que obliga a buscar de manera más exhaustiva las razones que hay detrás.  


Las apuestas de Macri

El macrismo “le sacó el jugo” a los dos meses y medio que separaron las PASO de las generales, “reperfiló” su campaña y apostó fuerte a “darlo vuelta”. No alcanzó pero sí achicó los números. ¿Cuál fue la estrategia del oficialismo?

El emblema de la campaña hacia las generales fue la “Marcha del sí, se puede”, un recorrido por 30 ciudades en 30 días, que se focalizó en la zona centro del país. En estos actos el presidente intentó recuperar “la mística macrista”, le volvió a hablar a su núcleo duro e incluso endureció su discurso.



En busca de los “votos celestes”, aquellos que militan contra la legalización del aborto, Macri besó pañuelos y aseguró “estar siempre a favor de las dos vidas”. Otro de los ejes de estas marchas fue acentuar la grieta entre “ellos y nosotros” agitando el fantasma de “la vuelta de Cristina”.



Además, apostaron a incrementar el número de votantes. Así, reclamaron de manera insistente la participación de los adultos mayores, de las personas que residen en el extranjero y todos aquellos que por algún motivo no habían ido en agosto. Todo esto parece haber dado resultado porque en las generales la participación creció alrededor de un 4% en relación a las PASO, más allá de que siempre hay un incremento del caudal de votantes en esta instancia.

Al mismo tiempo, desde algunos sectores del oficialismo instalaron la necesidad de reforzar la fiscalización de los comicios por la posibilidad de que tengan lugar maniobras de fraude electoral y lanzaron consignas a favor del “voto útil” destinadas a los votantes de Roberto Lavagna, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión.

A la luz de los resultados, todas estas estrategias parecieran haber contribuido a achicar la brecha de distancia con el Frente de Todos el pasado domingo. Se amplió la participación electoral y lograron arrebatarle algún punto a Lavagna, Espert y Gómez Centurión. Transformaron las generales en un “virtual ballotage” donde estaba en juego el futuro, pero no resultó. De todos modos, desde algunos sectores entendieron que se trató de una “derrota digna” e incluso algunos hablaron de una “buena elección”.

Diarios Argentinos móvil