¿Qué dijo González Fraga sobre su imputación?

El expresidente del Banco Nación está acusado por supuestos préstamos irregulares a la empresa Vicentín. "Atrás de todo esto hay una operación mediática", dijo.

El extitular del Banco Nación durante el gobierno de Mauricio Macri, Javier González Fraga, rompió el silencio luego de que el fiscal federal Gerardo Pollicita lo imputara junto a los responsables de la cerealera Vicentín por supuestas irregularidades en préstamos dados a esa firma, y a aseguró que se trata de "una operación mediática". 

"Esto está circulando hace varias semanas, yo no le di importancia porque es un disparate que no se puede sustentar porque se apoya en una mirada muy preliminar a los números", sostuvo el economista radical durante una entrevista con radio Continental, y señaló que todavía no está notificado de la imputación.  




"Vicentín, que es uno de los clientes más viejos del Banco Nación y el más grande en las últimas décadas, tenía desde junio de 2018 un límite de endeudamiento de USD 300 millones. Vicentín exporta USD 3.000 por año y trabaja en dólares. Esos USD 300 estuvieron fijos desde junio de 2018 y cuando el dólar pasa de $ 40 a $ 60 en agosto del año pasado, su deuda pasa de $ 12 mil millones a $ 18 mil millones, pero no porque se haya llevado $ 6 mil millones del banco", intentó explicar González Fraga como parte de su defensa. 


Resultado de imagen para vicentin


La imputación del exfuncionario se da la misma semana en que la empresa pidió la apertura del concurso preventivo de acreedores (un instrumento legal para poder renegociar deudas), tras no poder frente a las deudas por USD 350 millones que mantiene con distintas entidades. 

"Hay una norma del Central que dice que ningún deudor puede tener más del 15% de tu patrimonio. El Banco Nación, producto de las devaluaciones y las transferencias del Tesoro, pasó de USD 4.000 millones, de los cuales el 15% es USD 600 millones, a USD 1.500 millones después de agosto de 2019 y ahí quedó en exceso (la deuda)", argumentó. 

Para el economista, Vincentín sufrió "una tormenta perfecta después de las PASO". "Les tenía que pagar a los productores un 40% más en pesos por la devaluación, tenía una sobreoferta de cereales porque los productores apresuraron las ventas por miedo a las retenciones, y al mismo tiempo se le cerró el mercado financiero interno y externo porque se triplicó el Riesgo País. Fue una circunstancia que generó el estrés financiero de esta empresa, que no pudo cumplir con sus planes de achicar la deuda", afirmó. 

González Fraga planteó que "no hubo ninguna irregularidad" y pidió que se lleven adelante "las auditorías correspondientes". "Nos hemos manejado con mucho cuidado en el directorio. Como presidente del Banco estoy tremendamente tranquilo, que el fiscal me cite a aclarar esta situación. Vicentín tenía un año bárbaro cuando vino esta tormenta financiera por la reacción de los mercados al resultado de las pasos. No es una irregularidad, es una consecuencia propia del mercado. Esto es muy sencillo. Atrás de todo esto hay una operación mediática que ignoro las razones", cerró.

Diarios Argentinos móvil