Putin recibió a un funcionario iraní implicado en el atentado a la AMIA

Se trata de Ali Akbar Velayati, acusado de ser uno de los autores intelectuales del ataque en 1994. En ese momento se desempeñaba como ministro de Relaciones exteriores. ¿Qué ocurre con el pedido de captura?

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió este jueves al funcionario iraní Ali Akbar Velayati, señalado como uno de los autores intelectuales del atentado a la AMIA, el 18 de julio de 1994, que provocó 85 muertes y dejó decenas de heridos. 

El mandatario recibió a Velayati en su residencia de Novo-Ogaryovo, junto al ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y el embajador de Irán en Rusia, Mehdi Sanai, señalaron los medios locales. El encuentro se dio en el marco de las negociaciones con ese país luego de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. 

El acusado por el atentado en la mutual israelí, que en ese momento se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores de Irán, tiene un pedido de detención y extradición, dictado por el juez argentino Rodolfo Canicoba Corral. 

Velayati tiene un pedido de captura nacional e internacional desde noviembre de 2006. Sin embargo, no rige una "alerta roja" de Interpol, lo que significa que no hay una obligación de una detención automática. 

A pesar de eso, existe un tratado internacional entre Rusia y Argentina, firmado en julio de 2014, que obliga a ambos países a "entregarse recíprocamente, por una solicitud, a las personas que se encontraren en territorio de una de las Partes, para ser sometidas a un proceso penal o para la ejecución de una pena, por la comisión de un delito que dé lugar a la extradición".

Lejos de eso, el gobierno de Putin lo recibió como un funcionario más. El año pasado también salió de su país para visitar Singapur, Malasia y Líbano. Esta vez también estará en China, donde ratificará también el alineamiento al acuerdo nuclear. 

Velayati está acusado de haber participado de la reunión clave en el Consejo Supremo de Seguridad del 14 de agosto de 1993, cuando autoridades iraníes decidieron el ataque terrorista en la sede de la AMIA, ubicada en el barrio de Once. 

Diarios Argentinos