Putin: el capitalismo se ha agotado. Hay una crisis de civilización. El ocaso de occidente

Putin alertó sobre los peligros que afronta la humanidad en tiempos de cambio. En su intervención en la reunión anual del Club Valdai, el foro de discusión política más importante de Rusia, el presidente ruso subrayó la necesidad de “repensar seriamente” los conceptos básicos de la supervivencia humana, condenó la distribución desigual de la riqueza y convocó a la búsqueda de ideologías superadoras de las crisis existencial y ambiental que azotan al planeta.

(Traducción y adaptación Hernando Kleimans)


Putin alertó sobre los peligros que afronta la humanidad en tiempos de cambio. En su intervención en la reunión anual del Club Valdai, el foro de discusión política más importante de Rusia, el presidente ruso subrayó la necesidad de “repensar seriamente” los conceptos básicos de la supervivencia humana, condenó la distribución desigual de la riqueza y convocó a la búsqueda de ideologías superadoras de las crisis existencial y ambiental que azotan al planeta.

Esta fue su disertación:

Como siempre, durante esas reuniones se plantean problemas agudos y urgentes y se discuten exhaustivamente temas que son, sin exagerar, relevantes para las personas en todos los países del mundo. Y esta vez el tema principal del foro fue planteado de un modo directo, incluso diría bastante tajante: “Conmoción global - XXI: personas, valores, estado”.

De hecho, vivimos en una era de grandes cambios. Y si me lo permiten, entonces, por tradición, yo también me permitiré presentar mis puntos de vista sobre la agenda que se ha formulado.

En general, esta frase –“vivir en tiempos de cambio"- puede parecer ya mundana, la decimos con demasiada frecuencia. Sí, y esa misma era de cambios comenzó hace bastante tiempo, el estado cambiante se ha vuelto habitual. Surge la pregunta: ¿merece la pena centrar la atención en esto? No obstante, estoy de acuerdo con quienes formularon el orden del día de estas reuniones: por supuesto que lo es.

En las últimas décadas, muchos han recordado un proverbio chino. El pueblo chino es sabio, tiene muchos pensadores y todo tipo de pensamientos valiosos que todavía podemos utilizar hoy. Uno de ellos, como saben, es “Dios no quiera vivir en una era de cambios”. Pero ya vivimos en ella, nos guste o no, y estos cambios son más profundos, más fundamentales. Así que recordemos algo más de la sabiduría china: la palabra "crisis" consta de dos jeroglíficos: probablemente haya representantes de la República Popular China, si me equivoco en algo, me corregirán, así que aquí hay dos jeroglíficos: "peligro "y" posibilidad ". Aquí, en Rusia, dicen "lucha contra las dificultades con tu mente y con los peligros, con la experiencia".

Por supuesto, debemos ser conscientes del peligro y estar preparados para enfrentarlo, enfrentar, y no uno, sino muchos peligros diversos que surgen en una era de cambio. Pero es igualmente importante recordar el segundo componente de la crisis: las oportunidades que no deben perderse. Además, la crisis a la que nos enfrentamos es conceptual, incluso de civilización. De hecho, se trata de una crisis de enfoques, de principios que determinan la existencia misma del hombre en la tierra, y todavía tenemos que repensarlos seriamente. La pregunta es en qué dirección moverse, qué rechazar, qué revisar o corregir. Al mismo tiempo, estoy convencido de que hay que luchar por los valores genuinos, defendiéndolos con todas sus fuerzas.

La humanidad entró en un nuevo período hace más de tres décadas, cuando se crearon las principales condiciones para el fin del enfrentamiento político-militar e ideológico. Seguro que mucho de esto se habló en las plataformas de este club de discusión, incluyendo nuestro ministro de Asuntos Exteriores. Sin embargo, tendré que repetir algunas cosas.

Entonces, en ese momento, se inició la búsqueda de un nuevo equilibrio, relaciones estables en los ámbitos social, político, económico, cultural, militar, de apoyo al sistema mundial. Ese apoyo era buscado pero debo admitir que hasta ahora no lo han podido encontrar. Y aquellos que, después del final de la Guerra Fría, también hablamos de esto muchas veces, se sintieron vencedores, pronto sintieron, a pesar de que pensaban que habían escalado el propio Olimpo, pronto sintieron que en este Olimpo el suelo desaparecía debajo de los pies, ahora a ellos mismos. Nadie puede detener el momento, por muy hermoso que se nos presente.

En general, parecía que tendríamos que adaptarnos al cambio constante, a la impredecibilidad, al permanente tránsito. Pero esto tampoco ocurrió.

Agregaré que la transformación que estamos presenciando y en la que participamos, es de un calibre diferente a las que han sucedido repetidamente en la historia de la humanidad, al menos de las que conocemos. Esto no es sólo un cambio en el equilibrio de poder o un avance científico y tecnológico, aunque ambos, por supuesto, también están ocurriendo ahora. Hoy nos enfrentamos a cambios sistémicos simultáneos en todas direcciones: desde el estado geofísico cada vez más complejo de nuestro planeta hasta interpretaciones cada vez más paradójicas de lo que es una persona, cuál es el sentido de su existencia.

Intentemos mirar a nuestro alrededor. Y volveré a decir: me permitiré expresar esos pensamientos que considero cercanos.

Primero. Las deformaciones climáticas y la degradación ambiental son tan obvias que incluso la gente común más descuidada es incapaz de descartarlas. Se pueden seguir llevando a cabo debates científicos sobre los mecanismos de los procesos en curso, pero es imposible negar que estos procesos están empeorando y es necesario hacer algo. Los desastres naturales (sequías, inundaciones, huracanes, tsunamis) se han convertido casi en la norma, hemos empezado a acostumbrarnos. Baste recordar las devastadoras y trágicas inundaciones en Europa el verano pasado, los incendios en Siberia: hay muchos ejemplos. No sólo en Siberia, qué devastador tipo de incendios han sufrido nuestros vecinos en Turquía, y también en los Estados Unidos, en general en el continente americano. Cualquier rivalidad geopolítica, científica y técnica, ideológica, justo en tales condiciones, pierde su significado si sus ganadores no tienen nada que respirar o nada con qué saciar su sed.

La pandemia de coronavirus se ha convertido en otro recordatorio de lo frágil que es nuestra comunidad, lo vulnerable que es. La tarea más importante, en consecuencia, es garantizar una existencia humana segura y la resistencia al estrés. Para aumentar las posibilidades de supervivencia ante los cataclismos será necesario repensar cómo se organiza nuestra vida, cómo se arregla la vivienda, cómo se desarrollan o deberían desarrollarse las ciudades, cuáles son las prioridades del desarrollo económico de estados enteros. Repito: la seguridad es uno de los principales imperativos. En cualquier caso, hoy se ha vuelto obvio, y que alguien trate de decir que no es así y luego explique por qué resultó estar equivocado y por qué no estaban preparados para las crisis y trastornos que enfrentan naciones enteras.

Segundo. Los problemas socioeconómicos de la humanidad se han agravado hasta el punto de que en el pasado reciente provocaron conmociones a escala global: guerras mundiales, cataclismos sociales sangrientos. Todo el mundo dice que el modelo de capitalismo existente - y esta es hoy la base de la estructura social en la inmensa mayoría de los países - se ha agotado, en su marco ya no hay salida a la maraña de contradicciones cada vez más enredadas.

En todas partes, incluso en los países y regiones más ricos, la distribución inequitativa de la riqueza material conduce a una creciente desigualdad, principalmente desigualdad de oportunidades, tanto dentro de las sociedades como a nivel internacional. También advertí sobre este tan serio desafío en mi discurso en el reciente Foro de Davos, a principios de año. Todos estos problemas, por supuesto, nos amenazan con divisiones sociales esenciales y profundas.

Además, en varios estados e incluso en regiones enteras, periódicamente se suceden las crisis alimentarias. Es probable que hablemos más sobre esto, pero hay muchas razones para creer que esta crisis se agravará en un futuro próximo y puede llegar a formas extremas. También debemos mencionar la escasez de agua y electricidad, también hablaremos de esto hoy, sin mencionar ya los problemas de pobreza, el alto nivel de desempleo o la falta de una adecuada atención médica.

Todo esto es percibido por los países rezagados, que pierden la fe en la perspectiva de alcanzar las potencias líderes. La decepción estimula la agresión, empuja a la gente a las filas de los extremistas. Los habitantes de esos países tienen una sensación cada vez mayor de expectativas incumplidas y no cumplidas, un sentimiento de ausencia de perspectivas de vida no sólo para ellos, sino también para sus hijos. Esto es lo que lleva a la búsqueda de una vida mejor, a la migración descontrolada, que a su vez crea las condiciones previas para el descontento social [de los ciudadanos] de los estados ya más prósperos. No necesito explicar nada aquí, ustedes lo ven todo por sí mismo, con sus propios ojos, e incluso mejor que yo, probablemente, lo entienden.

Como si fuera poco y como ya he señalado, sobran otros problemas sociales agudos, desafíos, riesgos en las propias y prósperas potencias líderes. Por lo que muchas ya no están para la lucha por la influencia; aquí es necesario, como dicen, solucionar sus problemas. La reacción hipertrofiada, áspera, a veces agresiva de la sociedad y la juventud a las medidas para combatir el coronavirus en muchos países ha demostrado - y quiero señalar esto, espero que alguien ya lo haya dicho antes que yo, hablando en varios lugares-, creo que ella demostró que la infección fue apenas un pretexto: las causas de la irritación social, del descontento son mucho más profundas.

También es importante señalar algo más. La pandemia de coronavirus, que en teoría se suponía que uniría a la gente en la lucha contra una amenaza común a tan gran escala, no se convirtió en un factor unificador, sino en un factor separador. Hay muchas razones para esto, pero una de las principales es que comenzaron a buscar soluciones a problemas en esquemas habituales, diversos pero convencionales. Ellos, simplemente, no funcionan. Con mayor precisión: funcionan pero a menudo, por el contrario, por extraño que parezca, empeoran la situación.

Por cierto, Rusia ha convocado repetidas veces y ahora lo repetiré una vez más, a dejar de lado las ambiciones inapropiadas y trabajar juntos, juntos. Hablaremos, seguramente, más sobre esto, pero lo que quiero decir es que todo está claro. Hablamos de la necesidad de una lucha conjunta contra la infección por coronavirus. Levantar sanciones incluso por razones humanitarias, y ahora no me refiero a Rusia, allá ellos, a las sanciones contra Rusia, sino a las que siguen pesando sobre aquellos estados que necesitan urgentemente ayuda internacional. No, nada de eso sucede, todo sigue siendo como antes. ¿Y dónde están los principios humanistas del pensamiento político occidental? De hecho, resulta que no hay nada, sólo hay charla, ¿entienden? Esto es lo que aparece en la superficie.

Más aún. La revolución tecnológica, los impresionantes logros en el campo de la inteligencia artificial, la electrónica, las comunicaciones, la genética, la bioingeniería, la medicina abren tremendas oportunidades, pero también plantean cuestiones filosóficas, morales, espirituales en el plano aplicado, que hasta hace poco sólo eran planteadas por los escritores de ciencia- ficción. ¿Qué pasará cuando la tecnología supere al hombre en capacidad de pensar? ¿Dónde está el límite de intervención en el cuerpo humano, después del cual una persona deja de ser él mismo y se convierte en alguna otra entidad? ¿Cuáles son los límites éticos en general en un mundo en el que las posibilidades de la ciencia y la tecnología se están volviendo prácticamente ilimitadas, y qué significará esto para cada uno de nosotros, para nuestros descendientes, además, para nuestros descendientes inmediatos, para nuestros hijos y nietos?

Estos cambios están cobrando impulso y ciertamente no pueden detenerse porque son, por regla general, de naturaleza objetiva. Todos tendrán que reaccionar a sus consecuencias, independientemente de la estructura política, el estado económico o la ideología imperante. De palabra, todos los estados declaran su adhesión a los ideales de cooperación, su disposición a trabajar juntos para resolver problemas comunes pero esto, lamentablemente, es de palabra. De hecho, está sucediendo lo contrario y la pandemia, repito, sólo provocó tendencias negativas que se esbozaron hace mucho tiempo y que ahora sólo están empeorando. El enfoque en el estilo de “tu camisa está más cerca de tu cuerpo” finalmente se ha convertido en la norma, ahora ni siquiera tratan de ocultarlo, y muchas veces incluso se jactan de ello, hacen alarde de ello. Los intereses egoístas prevalecieron por completo sobre el concepto de bien común.

El punto, por supuesto, no está siquiera en la mala voluntad de ciertos estados y notorias élites. Todo, en mi opinión, es más complicado. En la vida rara vez encuentras sólo blanco y negro. Cada gobierno, cada líder es responsable ante todo ante sus conciudadanos, por supuesto. Lo principal es garantizar su seguridad, paz y bienestar. Por lo tanto, los temas internacionales y transnacionales nunca serán tan importantes para el liderazgo de los países como la estabilidad interna. Esto es, en general, normal, correcto.

Además, admitimos que las instituciones de gobernanza mundial no siempre funcionan de manera efectiva, sus capacidades no siempre se corresponden con la dinámica de los procesos globales. En este sentido, la pandemia podría ayudar: mostró claramente qué instituciones tienen potencial y cuáles deben ajustarse.

El cambio de equilibrio de poder presupone una redistribución de acciones a favor de aquellos países en desarrollo y en crecimiento que hasta ahora se sentían excluidos. Para decirlo sin rodeos, el dominio de Occidente en los asuntos mundiales, que comenzó hace varios siglos y se volvió casi absoluto durante un breve período a fines del siglo XX, está dando paso a un sistema mucho más diverso.

El proceso de esta transformación, por supuesto, no es mecánico y, a su manera, incluso podría decirse que es único. La historia política, quizás, aún no conoce ejemplos de cómo se habría establecido un orden mundial estable sin una gran guerra y no sobre la base de sus resultados, como sucedió después de la Segunda Guerra Mundial. Así que tenemos la oportunidad de sentar un precedente extremadamente favorable. El intento de hacer esto después del final de la Guerra Fría sobre la base de la dominación occidental, como podemos ver, no fue coronado por el éxito. El estado actual del mundo es producto de ese mismo fracaso y debemos aprender de esto.

Es posible pensar: ¿a qué hemos llegado? A un resultado paradójico. A modo de ejemplo, es simple: durante dos décadas el país más poderoso del mundo desplegó campañas militares en dos estados incomparables con él por ningún parámetro. Pero como resultado, tuvo que cesar sus operaciones sin lograr ninguna de las metas que se propuso hace 20 años al iniciarlas,  para salir de estos países, mientras sufría ella misma daños considerables y los causaba a otros. De hecho, la situación sólo muestra un dramático empeoramiento.

Pero incluso ese no es el punto. Antes, una guerra perdida por un lado significaba la victoria del otro, que asumía la responsabilidad de lo que estaba sucediendo. Por ejemplo, la derrota de Estados Unidos en la guerra de Vietnam no llevó a que Vietnam se convirtiera en un “agujero negro”, por el contrario, surgió allí un estado que se desarrolló con éxito, contando por cierto con el apoyo de un aliado fuerte. Todo ahora es diferente: quien sea que haya triunfado, la guerra no se interrumpe sino que cambia de forma. El relativo vencedor, como norma, no quiere o no puede asegurar una construcción pacífica profundizando el caso y ahora el vacío peligroso para la paz.

¿Cuáles son, en nuestra opinión, los puntos de partida del complejo proceso de reconstrucción? Permítanme intentar formularlos brevemente en forma de tesis.

Primera tesis. La pandemia de coronavirus ha demostrado claramente que sólo el estado es la unidad estructural del orden mundial. Por cierto, los acontecimientos recientes han demostrado que los intentos de las plataformas digitales globales, con todo su poder -algo, por supuesto, obvio, lo vimos en los procesos políticos internos en Estados Unidos- no logran usurpar las funciones políticas o estatales, son intentos efímeros. En los mismos Estados Unidos, como dije, a sus dueños, los dueños de estas plataformas, se les enseñó inmediatamente su lugar, tal como se hace, de hecho, en Europa, si se mira sólo qué multas se están aplicando y qué medidas se están adoptando ahora para la desmonopolización, ustedes mismo lo saben.

En las últimas décadas, muchos han hecho malabares con conceptos pegadizos que veían el papel del estado como obsoleto y anticuado. Al parecer, en el contexto de la globalización, las fronteras nacionales se convierten en un anacronismo y la soberanía, un obstáculo para la prosperidad. Ya lo dije una vez y quiero formularlo una vez más: así hablaban aquellos que intentaron violentar fronteras ajenas, confiando en sus ventajas competitivas, y esto es lo que realmente sucedió. Tan pronto como quedó claro que alguien, en algún lugar, lograba grandes resultados, de inmediato regresaron al cierre de fronteras en general y, en primer lugar, a las propias: fronteras aduaneras, las que sean, comienzan a construir muros. Bueno, ¿qué, no vemos esto, o qué? Todos ven todo y todos entienden todo perfectamente. Sí, por supuesto.

Hoy ni siquiera tiene sentido discutir esto, es obvio. Pero el desarrollo, cuando hablaron de la necesidad de abrir los límites, el desarrollo, como dije, fue en la dirección opuesta. Sólo los estados soberanos son capaces de responder eficazmente a los desafíos de la época y las demandas de los ciudadanos. En consecuencia, cualquier orden internacional efectivo debe tomar en cuenta los intereses y capacidades del Estado, partir de ellos y no intentar probar que no deben existir. Además, es imposible imponer a alguien o algo, ya sean principios de la estructura o valores sociopolíticos, que alguien, por sus propia conveniencia, calificó como universales. Después de todo, es obvio que cuando llega una crisis real, hay un único valor universal: la vida humana. Cada estado decide por sí solo cómo protegerla, en función de sus capacidades, cultura y tradiciones.

En este sentido, volveré a señalar lo grave y peligrosa que se ha vuelto la pandemia de coronavirus. En todo el mundo, como sabemos, más de cuatro millones 900 mil personas han muerto a causa de ella. Estos terribles números son comparables e incluso superan las pérdidas militares de los principales participantes en la Primera Guerra Mundial.

La segunda tesis, sobre la que me gustaría llamar su atención, es que la escala de los cambios nos obliga a todos a ser especialmente cuidadosos, aunque sólo sea por un sentido de autoconservación. Los cambios cualitativos en la tecnología o los cambios dramáticos en el medio ambiente, la ruptura de la estructura habitual no significa que la sociedad y el estado deban reaccionar ante ellos de manera radical. Romper, como saben, no es construir. A qué conduce esto, en Rusia lamentablemente lo sabemos muy bien, por nuestra propia experiencia y más de una vez.

Hace poco más de cien años, Rusia objetivamente, incluso en relación con la entonces Primera Guerra Mundial, estaba experimentando serios problemas, pero no más que otros países y, quizás, incluso en una escala menor e incluso menos aguda, y podría haberlos gradualmente superado de una manera civilizada. Sin embargo, las conmociones revolucionarias condujeron al colapso, al colapso del gran país. La historia se repitió hace 30 años, cuando un país potencia potencialmente muy poderoso no tomó el camino de las necesarias reformas flexibles pero pensadas en el tiempo, y como resultado fue víctima de dogmáticos de diversa índole: tanto reaccionarios como los llamados progresistas. Todos se esforzaron, todos. de ambos lados.

Estos ejemplos de nuestra historia nos permiten afirmar: una revolución no es una salida a una crisis, sino una forma de agravar esta crisis. Ninguna revolución valió la pena por el daño que infligió al potencial humano.

Tercera. En el frágil mundo de hoy, crece significativamente la importancia de un apoyo sólido, moral, ético y basado en valores. De hecho, los valores son producto del desarrollo cultural e histórico de cada nación, y el producto es único. El entrelazamiento mutuo de pueblos sin duda enriquece, la apertura amplía los horizontes y permite comprender la propia tradición de una manera diferente. Pero este proceso debe ser orgánico y nunca rápido. Y el extraño seguirá siendo rechazado, tal vez incluso de forma dura. Los intentos de establecer un diktat de valor en condiciones de perspectivas inciertas e impredecibles complican aún más una situación ya aguda y, por lo general, implican una reacción inversa y lo contrario del resultado esperado.

Observamos con asombro los procesos que se desarrollan en países acostumbrados a considerarse buques insignia del progreso. Por supuesto, los trastornos socioculturales que se están produciendo en los mismos Estados Unidos y en Europa Occidental no son asunto nuestro, no nos metemos en eso. Alguien en los países occidentales está convencido de que el borrado agresivo de páginas enteras de su propia historia, la "discriminación inversa" de la mayoría en interés de las minorías o la exigencia de abandonar la comprensión habitual de cosas tan básicas como mamá, papá, familia o incluso las diferencias de género son, en su opinión, hitos en el movimiento hacia la renovación social.

¿Saben?, quiero enfatizar una vez más que este es su derecho, no nos metemos allí. Solo pedimos que en especial no ingresen a nuestra casa. Tenemos un punto de vista diferente, en cualquier caso, la abrumadora mayoría de la sociedad rusa -así, por supuesto, es más exacto decirlo- un punto de vista diferente: creemos que debemos confiar en nuestros valores espirituales, en la tradición, en la cultura de nuestro pueblo multinacional.

Los adeptos del llamado progreso social creen que traen a la humanidad algún tipo de nueva conciencia, más correcta que antes. Y allá ellos, con la bandera en sus manos, como decimos, sólo para adelante. Ahora, ya saben, lo que quiero decir: las recetas que ofrecen no son para nada nuevas, todo esto -aunque pueda parecerle inesperado a alguien- ya lo hemos pasado en Rusia, ya lo hemos tenido. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también anunciaron que cambiarían por completo la forma habitual, no sólo política y económica, sino también la idea misma de lo que es la moral humana, los cimientos de una sociedad sana. La destrucción de valores milenarios, de la fe, de las relaciones entre las personas hasta el rechazo total de la familia (esto ocurrió), la imposición y estímulo de denuncias sobre seres queridos - todo esto fue declarado la marcha del progreso y, a propósito, en el mundo fue ampliamente apoyado entonces y estaba de moda - al igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques también mostraron una intolerancia absoluta a cualquier otra opinión.

Esto, en mi parecer, debería recordarnos algo de lo que estamos viendo ahora. Al observar lo que está sucediendo en varios países occidentales, nos sorprende conocer las prácticas domésticas que, afortunadamente, nosotros mismos hemos dejado, espero, en un pasado lejano. La lucha por la igualdad y contra la discriminación se convierte en un dogmatismo agresivo al borde del absurdo, cuando los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas y universidades, porque ellos, estas ideas, se consideran atrasadas allí. Los clásicos se declaran atrasados, sin comprender la importancia del género o la raza. En Hollywood, publican un memorando sobre cómo y sobre qué hacer una película, cuántos personajes de qué color o género debería haber. Resulta peor que el departamento de agitación y propaganda del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Contrarrestar las manifestaciones del racismo es algo noble y necesario, pero en la nueva "cultura de la abolición" se convierte en "discriminación inversa", es decir, el racismo es lo contrario. El énfasis obsesivo en el tema racial divide aún más a las personas y, después de todo, el sueño de los verdaderos luchadores por los derechos civiles fue precisamente el borrado de las diferencias, el rechazo de la división de las personas por color de piel. Permítanme recordarles que ayer les pedí específicamente a mis colegas que recogieran esta cita de Martin Luther King: “Sueño que llegará el día en que mis cuatro hijos vivirán en un país donde serán juzgados no por el color de su piel, sino de acuerdo con sus cualidades personales”, este es el verdadero valor. Pero vemos que algo ahí, totalmente diferente, de alguna manera ahora es lo que está sucediendo. Por cierto, aquí, en Rusia, a nuestros ciudadanos en la mayoría absoluta no les importa de qué color es la piel de una persona, él o ella tampoco es tan importante. Cada uno de nosotros es un ser humano, eso es lo que importa.

En varios países occidentales, la discusión sobre los derechos de hombres y mujeres se ha convertido en una fantasmagoría perfecta. Miren, llegarán tan lejos como sugirieron los bolcheviques: no sólo socializarán a las gallinas sino que también socializarán a las mujeres. Un paso más y estarán ahí.

Los fanáticos de los nuevos enfoques van tan lejos que quieren abolir estos conceptos ellos mismos. Aquellos que se arriesgan a decir que los hombres y las mujeres existen y que esto es un hecho biológico están casi excluidos. "Padre número uno" y "padre número dos", "dar a luz a un padre" en lugar de "madre", una prohibición de usar la frase "leche materna" y reemplazarla con "leche humana", para que las personas que se sienten inseguras sobre su propio género no se molesten. Repito, esto no es nuevo; en la década de 1920, los llamados comerciantes de cultura soviéticos también inventaron el declarado nuevo lenguaje, creyendo que de esta manera creaban una nueva conciencia y cambiaban la línea de valor. Y, como ya he dicho, hicieron tal lío que a veces todavía tienen hipo.

Por no hablar de cosas simplemente monstruosas, cuando a los niños de hoy se les enseña desde pequeños que un niño puede convertirse fácilmente en niña y viceversa, de hecho, se les impone la opción supuestamente disponible. Imponen, alejando a los padres de esto, obligando al niño a tomar decisiones que pueden romper su vida. Y nadie ni siquiera consulta con los psicólogos infantiles: ¿es un niño a alguna edad capaz de tomar una decisión de este tipo o no? Llamando a las cosas por su nombre, ya se está al borde de un crimen contra la humanidad, y todo bajo el nombre y bajo la bandera del progreso.

Bueno, si a alguien le gusta, déjenlo que lo haga. Ya he dicho que al dar forma a nuestros enfoques, nos guiaremos por la ideología del conservadorismo saludable. Eso fue hace unos años, entonces las pasiones en el ámbito internacional aún no habían alcanzado su intensidad actual aunque, por supuesto, podemos decir que las nubes se estaban acumulando incluso entonces. Ahora, cuando el mundo está experimentando un colapso estructural, la importancia de un conservadorismo razonable como base de un curso político ha aumentado muchas veces precisamente debido a los riesgos y peligros que se multiplican, y la fragilidad de la realidad que nos rodea.

El enfoque conservador no es una tutela irreflexiva, ni un miedo al cambio ni un juego de retención, y mucho menos estar encerrado en el propio caparazón. Esto es, en primer lugar, la confianza en una tradición probada por el tiempo, la preservación y el crecimiento de la población, el realismo en la evaluación de uno mismo y de los demás, la alineación precisa de un sistema de prioridades, la correlación de lo necesario y posible, la formulación prudente de objetivos y un rechazo fundamental del extremismo como método de acción. Con franqueza, para el próximo período de reconstrucción mundial, que puede continuar durante bastante tiempo y cuyo diseño final se desconoce, el conservadorismo moderado es la línea de conducta más razonable, al menos en mi opinión. Ella inevitablemente cambiará, por supuesto, pero hasta ahora el principio médico de "no hacer daño" parece ser el más racional. Noli nocere, como se sabe.

Repito, para nosotros en Rusia estos no son postulados especulativos, sino lecciones de nuestra difícil, a veces trágica historia. El precio de las mal concebidas pruebas sociales a veces simplemente no se puede estimar, destruye no solo los fundamentos materiales sino también espirituales de la existencia humana, deja tras de sí ruinas morales, en cuyo lugar es imposible construir nada en absoluto por un largo tiempo.

Por último, una tesis más. Somos muy conscientes de que es imposible resolver muchos problemas agudos comunes sin una estrecha cooperación internacional. Pero debemos ser realistas: la mayoría de los hermosos lemas sobre una solución global a los problemas globales que hemos escuchado desde finales del siglo XX nunca se harán realidad. Las soluciones globales prevén tal grado de transferencia de los derechos soberanos de los estados y pueblos a estructuras supranacionales, para lo cual, honestamente, pocos están preparados pero hablando con franqueza, nadie está preparado. En primer lugar, porque de todos modos, uno tiene que ser responsable de los resultados de la política no ante un público global desconocido, sino ante sus ciudadanos y ante sus votantes.

Pero esto no significa en absoluto que algún tipo de autocontrol sea imposible en virtud de facilitar respuestas a los desafíos globales, precisamente porque el desafío global es un desafío para todos juntos e individualmente para cada uno. Y si todos pueden ver por sí mismos los beneficios concretos de la cooperación para hacer frente a tales desafíos, esto sin duda aumentará el grado de preparación para un trabajo conjunto real.

Para estimular dicho trabajo, vale la pena, por ejemplo, compilar a nivel de la ONU una especie de registro de desafíos y amenazas a países específicos, así como sus posibles consecuencias para otros estados. Al mismo tiempo, especialistas de varios países y de diversas disciplinas científicas, incluidos ustedes, queridos colegas, deberían participar en este trabajo. Creemos que tal "hoja de ruta" es capaz de alentar a muchos Estados a que revisen de otro modo los problemas mundiales y evalúen el beneficio que pueden recibir de la cooperación.

Ya he mencionado los problemas de las instituciones internacionales. Desafortunadamente, este es un hecho cada vez más obvio: reformar o abolir algunos de ellos está en la agenda. Pero la principal institución internacional, las Naciones Unidas, sigue siendo un valor perdurable para todos, al menos hoy. Creo que es la ONU en el turbulento mundo actual la portadora de ese conservadorismo tan saludable de las relaciones internacionales, tan necesario para la normalización de la situación.

La organización ha recibido muchas críticas por no adaptarse a los cambios rápidos. Esto es parcialmente cierto, por supuesto, pero es probable que no sea sólo culpa de la propia Organización, sino sobre todo de sus participantes. Esta estructura internacional es portadora además de normas, del espíritu mismo de conformar reglas basadas en los principios de igualdad y la máxima consideración de la opinión de todos. Nuestro deber es preservar esta propiedad, por supuesto, reformando la organización, pero de tal forma que, como dicen, no se eche al niño al agua.

….

Los cambios de los que se ha hablado hoy antes de mí y los que mencionó este humilde servidor, afectan a todos los países y pueblos y Rusia, por supuesto, nuestro país, no es una excepción. Nosotros, como todos los demás, buscamos respuestas a los desafíos más urgentes del momento.

Nadie tiene recetas preparadas aquí. Pero me atrevería a decir que nuestro país tiene ventaja. Ahora explicaré qué se expresa: en nuestra experiencia histórica. Me referencié en ella más de una vez en este discurso, si prestaron atención. Tuve que recordar lamentablemente muchas cosas negativas, pero nuestra sociedad ha desarrollado, como dicen ahora, la “inmunidad colectiva” al extremismo que conduce a convulsiones y colapsos sociopolíticos. Nuestro pueblo realmente valora la estabilidad y la oportunidad de desarrollarse con normalidad, para asegurarse de que sus planes y esperanzas no se derrumben por las irresponsables aspiraciones de los próximos revolucionarios. Mucha gente recuerda los hechos de hace 30 años y lo doloroso que fue salir del pozo en el que se encontraba nuestro país, nuestra sociedad después del colapso de la URSS.

Nuestro conservadorismo es el conservadorismo de los optimistas, esto es lo más importante. Creemos que es posible un desarrollo estable y exitoso. Todo depende principalmente de nuestros propios esfuerzos. Y, por supuesto, estamos dispuestos a trabajar con nuestros socios para lograr los nobles objetivos comunes.

Diarios Argentinos