Puerta giratoria en Chile: los lazos entre la política y las AFJP

Recientemente, se aprobó en Chile una ley que permite a los ciudadanos retirar el 10% de los fondos de las AFJP. Falló el "escudo político" que durante años tuvieron las administradoras de fondos, poniendo en puestos directivos a dirigentes políticos.

Al igual que en Argentina entre 1993 y 2008, en Chile existen las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), instituciones financieras privadas encargadas de administrar los fondos para las futuras jubilaciones. Recientemente, el Congreso de la Nación, por iniciativa de la oposición al gobierno de Sebastiáñ Piñera, convirtió en ley un proyecto que permite a los ciudadanos retirar el 10% de los fondos de pensiones para enfrentar la crisis. 

La medida, avalada por legisladores opositores y por un sector minoritario del oficialismo, y respaldada en la calle por manifestaciones ciudadanas, sorprendió a las AFP, "porque durante años blindaron su negocio sumando a sus directorios y gerencias a ex ministros, ex parlamentarios y figuras con influencia en La Moneda, el Congreso y los partidos". Así surge de una investigación llevada adelante por el Centro de Investigación Periodística (CIPER), titulada, sugestivamente, "El escudo político que falló"

"CIPER detectó al menos 77 nombres -41 vinculados a la derecha y 36 a la ex Concertación- que se han puesto al servicio de esta industria. De ellos, 35 han sido directores o ejecutivos. Los restantes se han ofrecido para representar a las AFP en directorios de empresas donde se invierten los fondos de los trabajadores. En esta última nómina figuran el ex jefe del Ejército, Humberto Oviedo; el ex presidente de la UDI, Ernesto Silva, y la ex subsecretaria de Economía y esposa del senador Felipe Harboe (PPD), Katia Trusich".

En el informe, elaborado por Nicolás Sepúlveda y Matías Jara, también se da cuenta de las importantes retribuciones que cada uno de estos directivos recibía: según los registros de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), organismo oficial al que las AFP reportan sus estados financieros, en 2019 las administradoras gastaron en conjunto casi $3.000 millones en dietas de sus directorios y otros $20.000 millones en sueldos de sus altos ejecutivos. Los investigadores de CIPER sostienen que las altas rentas no están motivadas solamente por la expertiz técnica de la planta directiva: "Cuando las sillas de los directorios y las gerencias de las AFP se entregan a figuras que han sido ministros, subsecretarios, parlamentarios, jefes de diversas reparticiones públicas, funcionarios que fiscalizaban a las mismas AFP, asesores de altas esferas del gobierno y dirigentes de partidos, el servicio por el que se está pagando es otro: influencia política".

CIPER revisó los registros de la CMF donde figuran los directores, altos ejecutivos y asesores clave de las seis administradoras vigentes (Habitat, Cuprum, Plan Vital, Modelo, Capital y Provida) en busca de los nombres que le aseguran a las AFP conexiones con el Congreso, La Moneda, la Superintendencia de Pensiones, la CMF y los partidos políticos, entre otras entidades donde se podrían incubar cambios al sistema previsional: "En esta revisión aparecieron al menos 77 personas que han ocupado cargos públicos y/o políticos. De ellas, 35 han sido miembros de directorios, altos ejecutivos o asesores pagados por las AFP (vea aquí esa nómina). Y 44 se han anotado para que las AFP las escojan como sus representantes en las empresas donde las administradoras tienen derecho a ocupar cupos de directorio (vea acá esa lista). Dos personas (María Eugenia Wagner y Osvaldo Puccio) figuran en los dos listados. Del total, 41 son personas ligadas a la derecha y 36 a la ex Concertación".

Para dar cuenta de los lazos profundos entre el mundo político y las AFP, cabe recordar que el pasado 15 de julio, mientras todo Chile discutía el retiro del 10% de las AFJP, el asesor previsional del Ministerio del Trabajo, Alejandro Charme, renunció a su cargo para asumir como gerente de la Asociación de AFP. Así, como señala CIPER, "el caso Charme se transformó en el símbolo de la relación sin reglas entre dirigentes políticos y funcionarios públicos con las AFP".




Diarios Argentinos