Preocupado, Larreta rearma su campaña en el Sur de la Ciudad

El jefe de gobierno tuvo un fuerte retroceso electoral en la zona más postergada del distrito porteño. Designó a Diego Santilli al frente del nuevo comando territorial con el objetivo de evitar el ballotage.

La Ciudad de Buenos Aires es quizá el único bastión de poder que le quede al Pro después del 10 de diciembre. Mientras Mauricio Macri y María Eugenia Vidal están a la espera de un milagro, Horacio Rodríguez Larreta rearma su campaña con la lupa puesta en el Sur del distrito porteño. Designó a su vice, Diego Santilli, como responsable territorial de esa zona, donde el oficialismo obtuvo sus peores resultados en las PASO. El objetivo del jefe de gobierno es recuperar allí los votos necesarios para evitar ir a segunda vuelta contra Matías Lammens.

Desde que llegó al poder en 2007, el macrismo se acostumbró a teñir de amarillo el mapa electoral de la Ciudad de Buenos Aires. El último 11 de agosto, sin embargo, Rodríguez Larreta se vio arrastrado por la crisis económica que atraviesa el país y sufrió un notable retroceso en las zonas más postergadas de la Ciudad. Perdió, de hecho, en las Comunas 4 (Parque Patricios, La Boca, Pompeya y Barracas) y la 8 (Villa Lugano y Villa Soldati) frente al peronismo, y en la 9 (Mataderos, Liniers, Parque Avellaneda) quedó menos de un punto por arriba de Lammens.



En esas zonas estuvo a cargo de la campaña Juan Maquieyra, quien dirige el influyente Instituto de la Vivienda (IVC). Por los magros resultados, Larreta decidió correr al joven funcionario del Pro de la actividad de campaña y ubicó en su lugar a Diego Santilli, peronista con larga trayectoria en la Ciudad.

Desde la jefatura de Gobierno porteño le pasan factura a Maquieyra: sostienen que el IVC invirtió más de 13 mil millones de pesos en la urbanización de villas en las zonas más rezagadas de la Ciudad, pero ese trabajo de gestión no se tradujo en un buen desempeño electoral. La dura crisis económica terminó pesando más que la mejora relativa en los servicios públicos.

Larreta pone ahora a Santilli al frente del comando de campaña en las comunas 1,4,7,8 y 9, todas en el Sur de la Ciudad. El vicejefe de gobierno está convencido de que para sumar el apoyo de los desencantados hay que reforzar el despliegue territorial y militante. Por eso le ordenó a los legisladores del Pro que se concentren en esa zona del distrito porteño.


En Villa Lugano, escuchando a los vecinos con @anabouperez y @dgarciavilas. pic.twitter.com/GGw0zxUy0b

— Horacio Rodríguez Larreta (@horaciorlarreta) September 5, 2019


Rodríguez Larreta obtuvo en las PASO el 45,9% de los votos, frente al 32,2% de Lammens. Como en las generales no se consideran los votos en blanco, si se repitieran los resultados de las primarias, el jefe de gobierno pasaría por poco el 50% de los sufragios, el umbral necesario para ganar en primera vuelta.

En el comando electoral del oficialismo creen imprescindible evitar el ballotage de noviembre. El peronismo llegaría a este escenario muy envalentonado por los probables triunfos de Nación y Provincia de Buenos Aires, y el Pro desgastado y debilitado. Lammens, que en su debut electoral mejoró los niveles históricos del kirchnerismo, quiere dar el batacazo. Por eso Larreta reconfigura sus fuerzas para extender su  hegemonía porteña. Sabe que si sale victorioso, a partir del 10 de diciembre será el flamante líder del posmacrismo.

Rouvier