Por qué amamos a Cobra Kai

Nadie la estaba pidiendo ni la tenía en mente, pero llegó para sorprendernos y enamorarnos. Cobra Kai reapareció en Netflix y nos pareció una buena excusa para hablar sobre ella.

Nadie la estaba pidiendo ni la tenía en mente, pero llegó para sorprendernos y enamorarnos. Cobra Kai reapareció en Netflix y nos pareció una buena excusa para hablar sobre ella.


 

Tener ambición sin conocimiento es como un barco en tierra firme

El 2 de mayo de 2018, YouTube lanzó la primera temporada de Cobra Kai, la serie basada en los personajes de Karate Kid, la saga hit de los ochentas. Volvían el bueno Daniel LaRusso y el malo de Johnny Lawrence, pero esta vez no todo era blanco o negro.



Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg y Josh Heald son los creadores de esta nueva encarnación (para leer cómo llegaron al proyecto, les recomendamos esta nota). La primera -y excelente- decisión que tomaron fue la de ampliar el punto de vista de la historia. Mientras que en las películas originales siempre tenemos el punto de vista de Danielen Cobra Kai conocemos la mirada de Johnny, su -en principio- némesis.

Y Johnny es mucho más que ese rubio violento y acosador que recordábamos (acá no vamos a contar detalles de la trama, así que tranquilidad, no habrá spoilers).


Cuando empiezas un viaje, es mejor saber en dónde vas a terminar; si no, es como quedarse en casa

A Johnny el tiempo le pasó mal. Vive entre cervezas baratas y trabajos mal pagos, entre recuerdos de lo que pudo ser y fracasos cotidianos, entre una paternidad mal llevada y muchas relaciones conflictivas.



Para colmo, a quién sí le fue bien es a Daniel LaRusso. Se convirtió en un hombre de familia, un gran vendedor de autos y un respetado ciudadano de All Valley (al señor Miyagi le hubiese gustado esto).       

Presentarnos a Johnny desde una nueva perspectiva, alejada del bravucón de los 80´, es un gran acierto. Descubrimos cómo sus viejas disputas afectaron su vida adulta y notamos como nunca pudo superar su momento de gloria y caída (pre y post Daniel San, claro).

La serie rememora muchas de las escenas clásicas de Karate Kid, pero esta vez, desde la óptica de Johnny En su visión resumida, LaRusso vino de la nada a quitarle su novia y humillarlo frente a sus amigos. Aunque suele ajustar el relato a su beneficio, no deja de ser interesante conocer su “verdad”. Este ejercicio a la Rashomon es fantástico y nos dispara varias preguntas: ¿cómo construimos nuestros relatos? ¿qué pasa cuando la historia la escriben los que ganan (aunque sean buenos)? ¿cundo los malos pasan a ser “malos” y los buenos “buenos”?



A propósito de este concepto, en 2015 (mucho antes de que se hablara de la posibilidad de hacer una serie), el youtuber J. Matthew subió el video The Karate Kid: Daniel is the REAL Bully donde exponía una teoría -hasta ese momento- alocada: Daniel LaRusso era un sociópata violento que elegía cada pelea.


Para hacer miel, las abejas necesitan flores jóvenes, no hierbas viejas

Desde ya que Cobra Kai juega con la nostalgia, es su principal argumento de venta. Sin embargo, la serie no se queda en explotar una y otra vez el recuerdo de un tiempo pasado. Mientras el efecto de haber conseguido reunir a muchos del cast original (los protagonistas, la madre de Daniel y otros que van apareciendo) podía quedar tan solo en eso, un efecto (“Ralph Macchio parece otro tipo”, “huy, mirá cómo envejeció el rubio”), aquí se utiliza para reflexionar sobre el paso del tiempo (otra que Boyhood).

Los episodios transcurridos hace treinta años siguen rondando en la vida de Lawrence y LaRusso. Para este último, son un grato recuerdo: las enseñanzas de Miyagi, su primer romance y un momento de superación. En cambio, Johnny sigue anclado ahí, no pudo superarlo: escucha la misma música, se viste con ropa similar y repite los mismos lemas. El tiempo pasa, pero no pasa para todos del mismo modo.   

Si querés jugar a ver las similitudes entre las películas originales y la serie, te recomendamos seguir la cuenta oficial de Instagram, donde viven subiendo escenas contrastadas entre los largometrajes originales y los nuevos episodios.


Primero aprende a sostenerte, luego a volar

Cobra kai es una serie donde no hay buenos ni malos, donde -como me señaló un amigo-, todo actúa según el ying y el yang. Los protagonistas pueden obrar bien o mal, pero siempre tienen sus motivos, no son malos per se (me refiero a los protagonistas, sí hay malos malosos que sirven para disparar la trama). Aciertan y se equivocan, celebran y fracasan como todo el mundo, sin importar al dojo que pertenezcan.

Nicolás Amelio Ortiz sube en su canal Zep Films muchísimo contenido relacionado a series y películas. Desde análisis de composición cinematográfica y clases de historia del séptimo arte hasta reseñas de estrenos y curiosidades films y programas de tv.

El año pasado, dedicó una de sus emisiones a reseñar la serie, describir muchas de sus virtudes y aportar ideas interesantes para pensar el éxito del programa. Algunos de los tópicos se trataron en esta nota, así que recomendamos su visualización para completar la experiencia. 


 

No importa quién es más fuerte sino quién es más listo

Por último, Cobra Kai es una historia de redención, la de Johnny Lawrence. A lo largo de sus dos temporadas, lo acompañamos mientras intenta dejar el pasado atrás. Sabe que no puede borrar su pasado, pero también sabe que puede construir su futuro. 

Johnny es políticamente incorrecto, muchas veces cruel y tiene serios problemas de comunicación, pero también es un pobre tipo, que sabe que se equivocó (y pagó) y quiere tener una segunda oportunidad. Segunda oportunidad que es sencilla de expresar, pero difícil de brindar, como le ocurre a Daniel.   

 

Confía en la calidad de lo que sabes, no en la cantidad

Netflix ya anunció y lanzó el trailer de la tercera temporada que saldrá en 2021. Así que tenemos tiempo para rever las viejas películas y expresar nuestro amor por esta maravillosa sorpresa. 



Nota: Las frases citadas fueron extraídas del sitio Sector Cine.

 

Sobre el autor: Nahuel Billoni escribió el libro digital gratuito Todas Las Mañanas Que Viví – 63 datos sobre Fito Páez.  Dirige el sitio web Incont  y hace “cosas”.

Diarios Argentinos