¿Por qué Alemania se opone a la liberación de patentes?

Alemania es el hogar de BioNTech, la compañía que desarrolló conjuntamente con Pfizer la primera vacuna COVID aprobada para su uso en Occidente a fines del año pasado.

El gobierno alemán rechazó este jueves el apoyo del presidente Joe Biden a una exención de patente sobre las vacunas COVID-19, convirtiéndose así en una de la primera potencia del mundo en oponerse explícitamente a la medida.

A través de un comunicado, la administración de Ángela Merkel dijo que renunciar a las patentes causaría "complicaciones graves" para la producción de vacunas: "La sugerencia de Estados Unidos para el levantamiento de la protección de patente para las vacunas COVID-19 tiene implicaciones significativas para la producción de vacunas en su conjunto. Los factores limitantes en la producción de vacunas son las capacidades de producción y los altos estándares de calidad y no las patentes”. 

Y agregó: "La protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y debe seguir siéndolo en el futuro", dijo el comunicado. 

Alemania es el hogar de BioNTech, la compañía que desarrolló conjuntamente con Pfizer la primera vacuna COVID aprobada para su uso en Occidente a fines del año pasado.

Otra empresa alemana, Curevac, se encuentra en las etapas finales de sus ensayos clínicos y está considerando la autorización de sus inyecciones de COVID en la UE en las próximas semanas.

El jueves temprano, el ministro de Salud, Jens Spahn, había dicho que Alemania respalda "el objetivo del presidente de los Estados Unidos: suministrar vacunas al mundo es la única forma de salir de la pandemia".

Sin embargo, los países que producen vacunas "también deben exportarlas a otros países", afirmó Spahn, señalando la reticencia de Estados Unidos a permitir que las vacunas salga de sus fronteras. 

Estados Unidos anunció su apoyo a la medida el miércoles, tras la insistencia que vienen haciendo desde hace meses más de 100 países en vías de desarrollo en las reuniones de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Varios países de la UE y el Reino Unido se habían opuesto a la medida. Esas naciones bloquearon previamente la discusión de una exención de patente en el consejo de Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC .

Los mismos países, que tienen algunos de los mejores suministros de vacunas del mundo y las compañías farmacéuticas más grandes, tuvieron una reacción ambigua ante el anuncio de Estados Unidos. 

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión de la UE, dijo en una conferencia virtual que el bloque está "listo para discutir" las propuestas de Estados Unidos 

"Nuestra prioridad es aumentar la producción para lograr la vacunación mundial", escribió en un tuit. "Al mismo tiempo, estamos abiertos a discutir cualquier otra solución eficaz y pragmática. En este contexto, estamos listos para evaluar cómo la propuesta de Estados Unidos podría ayudar a lograr ese objetivo".

El presidente francés, Emmanuel Macron, se había opuesto en el pasado a la exención. Pero después del anuncio de Estados Unidos cambió de posición en forma inmediata y dijo que estaba "absolutamente a favor"

Sin embargo, un portavoz del gobierno francés hizo una advertencia sobre lo útil que podría ser una exención. El portavoz argumentó que hay problemas más importantes en la vacunación del mundo, a saber, la capacidad de producción y los ingredientes limitados

El funcionario agregó: "Les recuerdo que es Estados Unidos el que no ha exportado ni una sola dosis a otros países, y ahora está hablando de levantar las patentes".

Por su parte, las empresas farmacéuticas argumentan que la eliminación de patentes disminuye el incentivo para que las empresas asuman los riesgos financieros de desarrollar nuevos tratamientos en primer lugar.

El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, quedó desconcertado por el anuncio de Biden y dijo que no afectaría los resultados de la empresa. "No perdí ni un minuto de sueño por las noticias durante la noche", dijo durante el informe de resultados del primer trimestre de Moderna. 

En tiempos normales, o sea, sin pandemia, las farmacéuticas gozan del derecho exclusivo de patentes, siendo ilegal que los rivales produzcan versiones baratas de imitación hasta por 20 años. Lo que sostiene más de un centenar de países en vías de desarrollo, al igual que la OMS, es que con la aparición del coronavirus, la humanidad vive un momento de excepción que hace que nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo.

Diarios Argentinos