Polémicas primeras medidas de Bolsonaro en Brasil

En su segundo día de gobierno el presidente recortó la suba del salario mínimo, excluyó a la comunidad LGBT de sus políticas públicas y entregó el control de reservas indígenas a una delegada de latifundistas.

En su segundo día al frente de la primera potencia sudamericana, Jair Bolsonaro, emitió los primeros decretos de gobierno en donde bajó el salario mínimo previsto para 2019, entregó el control de las reservas indígenas a los latifundistas y excluyó a la comunidad LGBT.

La medida sobre el salario mínimo se traduce en un aumento de tan solo 44 reales (11 dólares) para el 2019, lo que lo dejará en 998 reales. Esta nueva cifra contrasta con la fórmula de cálculo hecha por la administración saliente de Michel Temer, que había establecido un mínimo de 1006 reales para el año corriente.

Por otro lado mediante la medida provisoria 870/19, Bolsonaro, borró toda referencia a la comunidad LGBT en los destinatarios de la política pública de la Secretaría Nacional de Promoción y Defensa de los Derechos de la Persona Anciana.

El nuevo Ministerio de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos, estará encabezado por Damares Alves, militante antiaborto, antifeminista y pastora evangelista.

Otra medida que levantó polémica fue la entrega del control de las tierras declaradas reservas indígenas a la ministra de Agricultura, Tereza Cristina Correa. La nueva funcionaria es una latifundista que anteriormente coordinaba el bloque de propietarios rurales en el congreso brasileño.

Los analistas vislumbran en Bolsonaro una especulación alrededor de las tierras de la Amazonía, la mayor selva mundial, que es “custodiada” por las reservas indígenas de la región.

Diarios Argentinos