Polémica por "contenedores inteligentes" en Avenida Corrientes

Se trata de los típicos depósitos de basura, pero con una tarjeta magnética que impide a cualquiera abrirlos. De esta forma, se busca evitar que las personas busquen comida para "cuidar la limpieza".

Luego de 15 meses de obras, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, reinauguró la Avenida Corrientes, que a partir de hoy funcionará como peatonal desde las 19 hasta las 2 de la mañana para impulsar la actividad de los teatros, restaurantes y todos los negocios que se encuentran en icónica calle porteña.

Según explicó el propio Larreta, "la idea es generar un polo de atracción y esparcimiento para todos los vecinos y para todos los turistas".

Pero, además del cantero central, nuevas luminarias y ensanchamiento de veredas, se instalaron unos objetos que llamaron la atención que llamaron la atención de los vecinos de la zona y que ya generaron polémica: "Contenedores inteligentes".



Se tratan de contenedores similares a los grises que están instalados en toda la Ciudad, pero tienen un sistema electrónico que mantiene las tapas cerradas para evitar que las personas en situación de calle duerman dentro o saquen la basura del contenedor cuando buscan comida, algo que recibió muchas críticas en redes sociales.  

El sistema consiste en un sensor que únicamente se abre con unas tarjetas magnéticas que están en manos de los "frentistas". Cuando un vecino quiere abrir la tapa del contenedor, debe apretar un botón y apoyar la tarjeta en un lector que hace que se destrabe.

Si bien solo funcionan en esta calle del centro porteño, su utilización podría ampliarse al resto de la Ciudad y el tema ya promete ser tema de debate. 


El lápiz verde