Plebiscito Chile: Oportunidad histórica de una nueva Constitución

OPINIÓN. El plebiscito del domingo 25 de octubre Chile se juega su destino por los próximos 30 o 40 años, en cuanto a que constitución quiere que los rija, y la decisión democrática está en los ciudadanos y ciudadanas, cuestión muy inusual en nuestro continente.


En octubre del 2019 el país vivió una etapa de intensas manifestaciones y protestas que se denominó como el “estallido social del 18 octubre”, que demandaban profundas reformas sociales. Las manifestaciones estuvieron acompañadas de episodios violentos que dejaron alrededor de 22 muertos y miles de heridos y detenidos en multitudinarias manifestaciones callejeras, saqueos, incendios y enfrentamientos con la policía. El gobierno del presidente Piñera hubo de declarar estado de excepción constitucional y toque de queda en el territorio nacional y la policía fue acusada de diversas violaciones a los derechos humanos.

En ese contexto, tras casi un mes de manifestaciones las fuerzas políticas de la colación de gobierno y oposición a excepción del partido comunista y de la agrupación Frente Amplio firmaron un “Acuerdo por la paz y la nueva constitución” que establecía en lo principal una convocatoria a un plebiscito para que la población decidiera si quería una nueva constitución o no, esto es se sustituyera la vigente que provenía desde la dictadura militar, a pesar de haberle introducido diversas reformas en los últimos 20 años. Pareciera ser que en Chile el deficiente desempeño democrático- producto de una crisis de legitimidad de las instituciones y de la existencia de una simple democracia- electoral, acompañado de una profunda crisis social,  de la existencia de una profunda desigualdad e insatisfacción de la ciudadanía se le atribuyen en gran parte a la constitución vigente.

La elección originalmente se debía realizar en abril de este año pero la pandemia del coronavirus COVID 19 , que comenzó a llegar al continente americano en febrero y marzo obligo a su postergación para el próximo domingo 25 de octubre, las cosas de las circunstancias había entonces menos de grado de contagio del virus en esas fechas que en actualidad.

La importancia para el país es de la tal magnitud sobre todo teniendo en cuenta que en la historia de Chile han existido alrededor de 10 textos constitucionales y ninguno de ellos fue redactado después de una consulta a los chilenos ni menos hecho por órgano electo para estos efectos esa la razón de que el plebiscito del 25 de octubre marca un hito. Se trata de una consulta inédita.

El próximo domingo los chilenos ( el tamaño del padrón electoral es de 14.855.719) tendremos en nuestras manos dos papeletas para definir el futuro del país que queremos construir. La primera se consultará al votante si aprueba o rechaza elaborar una nueva Constitución, la segunda papeleta para preguntar qué órgano debiera redactarla: una convención constitucional de 155 miembros popularmente elegidos o una convención mixta de 172 integrantes, con 86 congresistas en ejercicio y 86 miembros elegidos para ese efecto; ambas integradas con total paridad de genero y deberán ser electas en abril 2021.

Con todo, de aprobarse el camino constitucional tendrá que haber un plebiscito ratificatorio de salida luego de un plazo máximo de un año para elaborar una nueva carta fundamental.

La campaña política se ha desarrollado en un ambiente de alta polarización política y con una alta fragmentación del sistema partidario (existen alrededor 30 partidos constituidos) y con todas las implicancias que tiene un sistema de voto voluntario, además, con la presencia del COVID 19, estados de excepción constitucional, toques de queda nocturno y muchas comunas en cuarentenas o fases de esta, estos con diversas restricciones. Ha sido si quiere la primera gran campaña política virtual del país.

Las diversas encuestas o estudios de opinión- cabe señalar que no son predictores de resultados pero mostrarían tendencias- hechas desde comienzo de año hasta la fecha otorgan en promedio un 70% a la opción apruebo y similar guarismo a la convención constituyente, sin embargo, existe una incertidumbre sobre la participación política por el contexto en el cual se encuentra el país, en la última elección presidencial 2017 en la segunda vuelta electoral concurrieron a sufragar 7.032.523, es decir el 49% del registro electoral .

El plebiscito del domingo 25 de octubre Chile se juega su destino por los próximos 30 o 40 años, en cuanto a que constitución quiere que los rija, y la decisión democrática está en los ciudadanos y ciudadanas, cuestión muy inusual en nuestro continente..


Sobre el autor

Tomás Duval es Académico de la Universidad Autónoma de Chile. 

Diarios Argentinos