Planes Locales de Igualdad: ¿Una posibilidad, un desafío?

OPINIÓN. Si las demandas y la realidad social en vinculación con la temática de género tienen una agenda propia, es oportuno preguntarse, ¿por qué no establecer planes de igualdad locales?

En el desarrollo de las políticas públicas de un país, intervienen sin duda muchos factores a la hora de la toma de decisiones, la cual en definitiva es la que puede impulsar o no aquellas políticas, mediante recursos como presupuesto, jerarquización de temas, visibilidad y continuidad.

También de acuerdo a las creencias e identidad del gobierno, promoverán aquellos valores en los que sustenten sus políticas de acuerdo en definitiva a su ideología, o aquello que consideren prioritario. Los valores que se promueven muchas veces suelen ser transversales a las diferentes áreas donde las políticas públicas tienen lugar. En este caso, nos interesa hablar de igualdad, cuando se impulsa, la coherencia es que trate de igualar en economía, educación, salud. Recientemente hay un área que cobró autonomía, y nos referimos de la igualdad de género.

No es una demanda nueva, pero sí logró un lugar en la agenda pública que jamás nos había interpelado de esa manera. Parte de las decisiones de gobierno surgen de la escucha activa de las sociedades. Y si bien podemos hablar del rol de las redes sociales y la tecnología, lo cierto es que el actual gobierno le dio otro empuje y otro status. 


Por eso creó el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad.


Los niveles gubernamentales, si bien con autonomías, han funcionado de manera vertical siguiendo el modelo nación, provincias, municipios. Ahora bien, si las demandas y la realidad social en vinculación con la temática de género tienen una agenda propia, es oportuno preguntarse, ¿por qué no establecer planes de igualdad locales? Donde la iniciativa surja del propio Municipio. Un Plan de Igualdad debe ser transversal, poder abordar desde la violencia de género hasta el desempleo. Es en realidad una herramienta de trabajo en el camino hacia la igualdad. Sabemos que la agenda de género es amplia, porque las desigualdades están en todos lados, quizá las políticas contra la violencia de género a nivel local no son la única manera de intervenir. Hay áreas como el cuidado de niños y personas mayores, la independencia económica, la brecha salarial, la formación, los espacios públicos, y otras. ¿Es posible abordar todas? Seguramente no, pero cada lugar tiene prioridades sobre diferentes problemáticas y aunque sea trabajar sobre alguna, ya hace una diferencia.

Desde luego, hay que comenzar sabiendo que hay resistencias, y muchos argumentos para no llevarlo a cabo.


Pero es importante involucrar tanto al gobierno local como a la sociedad, con el apoyo de los profesionales.

 

La educación en igualdad disminuirá, con el tiempo, la violencia contra la mujer. Asimismo, es importante la recolección de información y de experiencias exitosas, como conocer la reglamentación y normas vigentes. Por supuesto que la implementación de estos planes se dará de manera gradual, sin perder de vista las urgencias, pero a largo plazo trabajaremos con objetivos estratégicos. Es indispensable para el comienzo el trabajo diagnóstico, que tiene que ver con la investigación y las preguntas de partida: ¿Tenemos una Secretaría de Género o de la Mujer? ¿Es autónoma o forma parte de una estructura existente? ¿Cuáles son las entidades que trabajan vinculadas a la temática en la localidad (si es que las hay), y por último, los públicos a los que queremos llegar también recibirán comunicaciones en mismo sentido pero adaptado a los lenguajes y plataformas de cada uno. Como respuesta observaremos algunas situaciones, como si es necesario tener iluminación en zonas no contempladas, si hace falta espacios laborales para mujeres, formación, qué pasa con la violencia.

Desde cada área del Municipio se pueden llevar adelante acciones que confluyan en una estrategia común, desde Cultura, Educación, Urbanismo o Servicios, hasta Desarrollo Social o Trabajo. La clave es trabajar transversalmente en un equipo organizado con un responsable a la cabeza. Sabemos de por sí que debemos lidiar con los estereotipos, es muy común ver en áreas de Desarrollo, Educación, Cultura, Secretarías a cargo de mujeres, porque sencillamente la mayoría tiene que ver con el rol “de cuidadora”, frente al hombre que acentúa el rol de “proveedor”.


Es eso lo que hay que erradicar, las profesiones no tienen género.

 

Una parte muy importante a lo que atañen estos Planes tiene que ver con la Comunicación, con mayúsculas, toda acción deberá ser comunicada por redes sociales, como así también por notas de prensa en medios tradicionales; y generar una identidad propia, para que los ciudadanos vayan concientizándose y asocien el trabajo realizado con un espacio desarrollado desde el Municipio. A través de Jornadas, Capacitaciones, se trata de educar en igualdad, así como también a medida que las personas vayan internalizando este espacio, se espera contar con el apoyo ciudadano.

Como decíamos anteriormente, desde cada área se pueden proponer distintas acciones como desde Seguridad, Trabajo, Emprendedurismo, Formación, Campañas sobre actividades y cuidadosc ompartidos; Cultura con la misma visibilidad para hombres y mujeres, desde Deporte el acceso igualitario. Áreas como promoción de Liderazgo Femenino.

Sin embargo, una de las áreas más preocupantes es la de la violencia de género, podríamos decir a tope en la agenda. Es necesario un presupuesto adecuado para tratar este flagelo, que se puede acompañar desde acciones como incorporar educación contra la violencia, talleres de noviazgos violentos, programas para menores víctimas de maltrato, mejorar la detección de violencia y concientizar sobre la necesidad de las denuncias (aunque aquí hay otros actores que intervienen en esta cadena que deberían actuar con celeridad y respeto a la víctima).

Es un trabajo de visibilización que requiere la realización de acciones y su comunicación permanente.

 

Sobre la autora: Bárbara Bravi -Politóloga. Miembro de Voces en Clave de Género (VCG), equipo de profesionales con la firme convicción de inocular voces enclave con perspectiva de género para una sociedad más igualitaria.

Diarios Argentinos