Pese al discurso de Macri, se entregaron menos anticonceptivos que en 2015

Tanto en 2016 como en 2017, la distribución quedó muy por debajo de las metas, tanto en tratamientos hormonales como en preservativos. El primer año, por ejemplo, solo repartió el 27% de lo propuesto.

Si bien al oponerse al proyecto de legalización del aborto el presidente Mauricio Macri resaltó la importancia de reducir los embarazos no intencionales, los datos oficiales muestran que los programas para distribuir anticonceptivos y preservativos disminuyeron en los últimos dos años y las cifras son sustancialmente menores a las de 2015.

Las declaraciones de Macri

En sus primeras declaraciones luego del rechazo en el Senado que hizo caer la ley, el mandatario puso el foco en los "100 mil embarazos adolescentes no deseados en la Argentina" y los consideró como uno de los principales "problemas por resolver". "Queremos que esas chicas tengan la posibilidad de elegir, de planificar sus vidas", dijo en aquella oportunidad. 

También habló de necesidad de "seguir trabajando en la educación integral de los docentes, que incluya el capítulo de educación sexual" y también de la importancia, "dentro de lo que ya se distribuyó como métodos anticonceptivos, de introducir los de larga duración, que se muestran mucho más efectivos".

Los números

Según el observatorio A Qué Precio, creado por Chequeado, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y LN Data junto a la firma Altec, en 2016, el primer año de Macri al mando del país, el entonces Ministerio de Salud solo repartió el 27% de los tratamientos de anticonceptivos hormonales que se había propuesto (en su mayoría, pastillas).

Con esto, solo se pudo cubrir al 37% de la población que lo necesita. Además, ese número significó "una fuerte baja con respecto a 2015, cuando la cobertura fue del 82%", según reconoció la propia cartera de Salud en las cuentas de inversión sobre la evaluación de la ejecución presupuestaria. 

En 2017, por su parte, si bien hubo un repunte en la distribución respecto del año anterior, el Gobierno nacional distribuyó 7,8 millones de tratamientos, cifra que también quedó por debajo de 2015. 

Para 2018, el objetivo es 8,3 millones y para 2019 aumentaría a 10,7 millones, de acuerdo al proyecto de Presupuesto 2019. Sin embargo, los años anteriores muestran que las metas bajaron con el correr de los meses. Por ejemplo, en 2017, Salud la redujo de un inicial de 16 a 11 millones, para luego completar el año con los mencionados 7,8 millones.  

En el caso de los preservativos, en 2016 se esperaba repartir 93,7 millones, pero solo hubo 18,4 millones, es decir, el 20%. En 2017, la meta era 113 millones, pero el resultado final también fue sustancialmente menor: 42,7 millones. Los dos números finales también fueron menores a 2015, cuando hubo entrega de 52 millones de condones.  

Todo eso en un país donde el 59% de los embarazos no son intencionales, cifra que asciende al 68% en el caso de menores de 19 años, según las estadísticas del Plan Nacional de Prevención y Reducción del Embarazo no Intencional en la Adolescencia, lanzado por el Gobierno nacional el año pasado. 

Tanto en 2016 como en 2017, la explicación del entonces Ministerio de Salud (ahora reducido a Secretaría), a cargo de Adolfo Rubinstein, por el bajo nivel de distribución fue el problema de las licitaciones, que, supuestamente, afectaron los procesos de adquisición de los métodos anticonceptivos y preservativos. 

Diarios Argentinos móvil