El Gobierno ya reconoce que este año habrá más inflación y menos crecimiento

Marcos Peña admitió esta mañana que el país está en un "escalón más bajo de confianza" en el mundo y llamó a un "gran acuerdo nacional" con los gobernadores y la oposición. Ayer, Dujovne sostuvo que "la depreciación del peso golpea a la inflación".

En línea con las declaraciones de Nicolás Dujovne, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró esta mañana desde la Casa Rosada que 2018 será un año de crecimiento, a pesar de la crisis cambiaria que atraviesa el Gobierno, pero reconoció que será "menor a lo que estaba previsto". 

"Nosotros, después de que terminemos de estabilizar la situación, podremos a hacer un diagnóstico, pero está claro que, a priori, vamos a tener un año de crecimiento, aunque, por distintos factores, tendremos un poco menos de lo que estaba previsto", confió Peña en diálogo con los medios en la puerta de la Casa de Gobierno, luego de una reunión de Gabinete encabezada por Mauricio Macri. 

Consultado sobre posibles cambios en la meta de inflación, que el Gobierno fijó en 15% para este año y todo indica que será superada por un margen amplio, respondió: "La meta es un pronóstico, es simplemente una guía para la política económica. Los acuerdos sindicales y paritarios que se firmaron en casi todos los casos con una cláusula de revisión previendo que pudiera haber brecha entre lo que se acordó y la realidad".

Por otra parte, el jefe de ministros insistió en la necesidad de rebajar el déficit fiscal "lo antes posible" para "reducir la dependencia". Por eso, remarcó que es menester llevar adelante un "gran acuerdo nacional" con los gobernadores y la oposición para el presupuesto 2019. "Nos tendremos que sentar ─siguió Peña─ todas las partes, con una enorme apertura, generosidad y responsabilidad para no mentirle más a la gente, porque no podemos seguir pensando eternamente que la culpa es de otros".

Al referirse al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Peña negó que el organismo haya pedido exigencias al Gobierno argentino. "Lo que nos piden es un programa concreto y responsable. Lo mismo que nos puede plantear lo piden los acreedores que nos prestan plata. Si queremos reducir nuestra dependencia, hay que llegar al equilibrio fiscal lo antes posible", insistió.

"El FMI ha apoyado este programa económico. Obviamente, sí va a haber una demanda, pero no solo del Fondo Monetario, también de los mercados, que, dado este escalón más bajo de confianza, nos comprometamos con una aceleración de ir hacia la convergencia fiscal. Esa es una responsabilidad de los argentinos", concluyó. 

Por su parte, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, admitió anoche ante los miembros del Club Político Argentino que la devaluación "va a tener un impacto en la inflación y el crecimiento", aunque prometió "hacer las correcciones para que el impacto sea el menor posible".

En el mismo sentido se había manifestado el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una entrevista con medios extranjeros. Dijo que mercado "está poniendo a prueba el tipo de cambio" y admitió el impacto de la depreciación del peso, por lo que tuvo que reconocer que este año "habrá más inflación y menos crecimiento" que lo proyectado por el Gobierno.

Diarios Argentinos móvil