Paula Rodríguez: “A las mujeres se les pide más perfección en la literatura”

Causas urgentes es la primera novela de ficción de Paula Rodríguez, quien dialogó con El País Digital acerca de cómo fue la escritura de esta obra que te mantiene alerta de principio a fin.

“El polvo que se levantó con el golpe cae despacio sobre los cuerpos”. Así comienza Causas urgentes, la primera novela de ficción de Paula Rodríguez, periodista, escritora, editora, activista feminista.

Urgente era poder dialogar con ella acerca de su escritura, que impacta por lo actual, por lo dinámica, porque genera la ansiedad de la novela negra bien narrada.



Un accidente ferroviario, drogas, asesinato, corrupción policial, ¿posverdad? mediática. Víctimas y héroes al mismo tiempo, corrompidos, mujeres, niñez, urgencias, impulsos. Religión, astucia, conveniencia.

Acerca de si el accidente ferroviario que da inicio a la novela y que deja un saldo de 43 fallecidos tiene relación con la Tragedia de Once, la escritora plantea no haberlo tenido en cuenta particularmente. “Yo ni siquiera cubrí ese hecho, pero es posible que haya quedado algo al respecto”, explica, y sugiere: “Algunos periodistas, cuando nos dedicamos a la ficción, tendemos a tomar hechos de las noticias; aunque no sé exactamente si lo ocurrido en Once tuvo algo que ver”.

¿Novela feminista? No se nombra al feminismo específicamente, aunque es innegable que la atraviesa, que trasciende a las palabras, así como en la actualidad “trasciende a los partidos políticos”. “Aquellas discusiones que se ven últimamente sobre qué es el feminismo y a cuál hay que adherir provienen desde afuera, incluso desde el antifeminismo”, manifiesta, y agrega: “Las discusiones que se dan desde dentro no son las que se intentan instalar”.

La mujer en los lugares de toma de decisión, la mujer escritora, la mujer que habla, la mujer que tiene voz. Las mujeres con mayor relevancia en la literatura. Las mujeres publicadas, recomendadas, leídas. “Como en cualquier otro trabajo, se les pide mayor perfección en la literatura; y me parece que hay una generación de mujeres que está publicando y que lo hace muy bien. No solo a nivel nacional, sino que también gana premios internacionales”.


Me parece que hay una generación de mujeres que está publicando y que lo hace muy bien.


Mucho llama la atención en la escritura de Paula Rodríguez. Su actualidad es novedosa. Conversaciones de WhatsApp en las páginas, novela turca, el rol de los medios de comunicación y la adaptabilidad de los personajes para intentar salir airosos. ¿Y la religión? Surge esa pregunta inevitable. San Expedito parece explicar esa necesidad de acción inmediata. ¿Pero qué más sucede con la fe?

“Me llama mucho la atención ya que muchos me han planteado algo así como que los personajes eran fanáticos religiosos, pero en realidad no lo eran. Creo que lo que se plasma es lo que vive gran parte de la sociedad, y es que tiene fe. De repente, desde el progresismo o desde el agnosticismo, se plantea un lugar para la religión que no condice con la realidad del setenta por ciento del país”, responde.

Una de las mayores impresiones se da en el final, que es bastante inesperado. Evelyn, que podría decirse que pertenece a la subtrama, la niña que guarda silencio sobre sus propias urgencias, sobre sus propios temores, que queda afuera de las conversaciones de los adultos, resuelve su propia causa en la última página. Al respecto, la escritora expresa que se encariñó con el personaje: “Que la dejaran relegada a mí me conmovía en especial”.

Diarios Argentinos