PASO en Santa Fe: una elección con consecuencias nacionales

Se trata del tercer distrito electoral del país. El gobernador Lifschitz confía en que su candidato será el más votado, mientras que el peronismo busca cortar con doce años de gobierno socialista.

Este domingo se celebrarán elecciones primarias en Santa Fe, una competencia que tendrá impacto a nivel nacional. Los comicios brindarán información crucial de cara a las generales. ¿Podrá el socialismo retener el primer lugar o el peronismo dará el batacazo? ¿Cambiemos quedará tercero cómodo, como sugieren las encuestas? 

Desde hace años que Santa Fe, el tercer distrito por peso electoral del país, se divide en tres tercios. Pero la crisis económica parece estar cambiando las preferencias electorales. De acuerdo a todos los sondeos, la disputa principal será entre el socialista Antonio Bonfatti, apoyado por el gobernador Miguel Lifschitz, cuya fuerza gobierna la provincia desde hace 12 años, y el peronismo, que logró ordenar sus facciones en una gran interna y en la categoría a gobernador enfrenta a Omar Perotti contra María Eugenia Bielsa. Cambiemos, con la candidatura del intendente de Santa Fe José Corral, aparece muy relegado y lejos de la disputa por el poder provincial.

Los sondeos anticipan que la suma de votos de Perotti, favorito para imponerse en la interna, y Bielsa, serán superiores a los del socialismo. Pero quien gane las PASO en el peronismo tendrá el desafío de retener a los votantes de la lista perdedora. Además, de cara a las generales, con un escenario más polarizado, el socialismo interpelará al electorado de Cambiemos apelando a la amenaza de una victoria peronista.

La Casa Rosada pone mucho en juego en estas primarias. Toda la plana mayor del oficialismo nacional acompañó en las últimas semanas a Corral. El presidente Mauricio Macri, de hecho, estuvo días atrás en Venado Tuerto. Para el Gobierno, una cosecha magra de votos acentuaría la debilidad política que sufre a nivel nacional a raíz de la crisis financiera.

Otra de las claves pasará por la disputa interna en el peronismo, el único frente que dirime candidaturas: aunque ambos espacios mostraron disposición para llegar con una lista única que tuviera el consenso de todos los sectores, las diferencias entre Bielsa y Perotti por posicionamientos frente a la política nacional determinaron que la candidatura se resuelva en las urnas.

Perotti irá acompañado por Alejandra Ródenas. Su lista logró cerrar acuerdos con la mayor parte de la dirigencia peronista provincial y con el armado de Cristina Kirchner en Santa Fe. La exvicegobernadora María Eugenia Bielsa, por su parte, que irá con Danilo Capitani como acompañante de fórmula, interrumpió en la última semana el tono cordial de la campaña y acusó a Perotti de haber sido funcional a Macri en sus votaciones en el Congreso. "Tanto él como el socialismo fueron funcionales a Macri", aseguró.


ROSARIO

En Rosario el socialismo se está jugando todo. Gobierna la ciudad hace 30 años y el peronismo amenaza con arrebatarle este bastión de poder. En el Frente Progresista habrá interna entre Verónica Irízar (candidata propia de Lifschitz y Bonfatti) y Pablo Javkin (ex Ari). Por su parte, Roberto Sukerman será el único aspirante del justicialismo, tendrá puesto un ojo en su desempeño y el otro en la elección de la alianza oficialista. Para consolidar sus chances de triunfo de cara a las generales, Sukerman deberá apelar al voto útil de los simpatizantes de Juan Monteverde, dirigente de Ciudad Futura, espacio progresista con el que iba a competir en una interna, pero que luego decidió jugar por afuera.

La otra interna se dará en Cambiemos entre Roy López Molina y Jorge Boasso. 

Diarios Argentinos