Parte de la CGT acompaña a Camioneros en la marcha del 22 de febrero

Lo resolvió por unanimidad el consejo directivo de la central, aunque con la ausencia de los "gordos" e "independientes". "Será la marcha más grande de la historia", anticipó Pablo Moyano.

El consejo directivo de la CGT, con la ausencia de “gordos” e “independientes”, resolvió este martes por unanimidad su adhesión a la marcha de protesta contra las políticas económicas del Gobierno que hará el gremio de camioneros el 22 de febrero en la Avenida 9 de Julio.

En conferencia de prensa, el titular del gremio portuario, Juan Carlos Schmid, explicó que se sumaran a la medida de fuerza de Camioneros porque “hay una tendencia fuerte a deslegitimar la voz y la representación de los sindicatos en la sociedad”.

El sindicalista explicó que “las paritarias deben ser libres” y que “no aceptarán ningún tipo de referencia, teniendo en cuenta que las anteriores referencias fueron desbordadas por la realidad económica”.

Al ser consultado por la ausencia de uno de los triunviros Héctor Daer, Schmid sostuvo que su ausencia se debió a “que estaba de vacaciones” y aseguró que “con el correr de los días dará a conocer su postura”.

Tras la decisión de la cúpula de la central obrera, el referente camionero Pablo Moyano, uno de los más opositores al gobierno de Macri, estimó que “será la movilización más grande en la historia del gremio” que lidera su padre Hugo Moyano.

La cumbre entre Yasky-Moyano

En medio de la disputa con el Ejecutivo, los líderes camioneros Hugo y Pablo Moyano, padre e hijo, sumaron hoy al secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, y al titular del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), Roberto Baradel,  a la marcha contra el Gobierno convocada para el 22 de febrero. 

En la reunión, que tuvo lugar en la sede del sindicato de Camioneros (San José 1781), Yasky ─cercano a Cristina Fernández de Kirchner─ y Baradel acordaron con los Moyano adherir a la medida de fuerza para reclamar por los despidos y la situación económica general. 

"Es tanto el descontento de los trabajadores que esto, que iba a ser una marcha de camioneros, ahora suma a todos los sectores del movimiento obrero para reclamarle al presidente que pare con los despidos y el cepo salarial", sostuvo Pablo Moyano en declaraciones a la prensa tras la reunión. 

"El mensaje al presidente es que con este modelo económico está dejando a miles de trabajadores excluidos", agregó el jefe camionero. En esa sintonía, Yasky llamó a todos los sindicatos a unirse a la medida: "Acá no se salva nadie y en soledad no se salva ningún sindicato. Tenemos que salir todos juntos. El presente que estamos pasando es de penuria. Nos están dando por todos lados, nos están quitando derechos, nos están bajando salarios. Vamos a estar todos juntos, va a ser la marcha más grande que hayamos hecho". 

La cumbre entre los jefes sindicales se dio en un clima marcado por el conflicto. Por un lado, el moyanismo avanza en su pelea contra el macrismo, al que acusa de fogonear en la Justicia las causas en contra del presidente de Independiente y su hijo. En los últimos días, el jefe de Estado y el histórico líder camionero tuvieron acusaciones cruzadas de forma pública. 

Por el otro, las internas dentro de la CGT son cada vez mayores y amenazan con la ruptura de la central. Hoy, a las 14, el Consejo Directivo se reunirá en su sede de Azopardo para analizar la convocatoria que impulsa Pablo Moyano para el 22.


Sin embargo, el comunicado enviado a todos los gremios para notificarlos sobre el encuentro ya dio señales: solo tuvo la firma de dos de los tres secretarios generales, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid. La de Héctor Daer brilló por su ausencia.

Mientras Moyano busca apoyo del resto de los gremios en su disputa contra Macri, la CGT parece resquebrajarse. Los sectores de la central conocidos como los "gordos" e "independientes", que representan a sindicados con una postura moderada, como la UTA (choferes de colectivos y parte de los trabajadores del subte), la UOM (metalúrgicos) o la UOCRA  (construcción), no participarían de la reunión de hoy y esto marcaría el futuro de la actual conducción.  

"Hoy va a haber quorum y mayoría en el Concejo Directivo: hay 24 compañeros que va a estar presentes para respaldar la marcha", sostuvo Pablo Moyano, que mete presión para que la CGT tome una postura más combativa. 





Uno de los temas principales del encuentro será discutir el documento firmado en Mar del Plata el pasado 18 de enero, en la cumbre que tuvo como anfitrión al líder gastronómico Luis Barrionuevo, titulado "Quien quiere oír que oiga". Allí, los jefes sindicales realizaron duras críticas contra el Gobierno y manifestaron su rechazo contundente a la reforma laboral impulsada por el oficialismo, que meses atrás consiguió el aval del propio triunvirato de la CGT. 

En esa oportunidad estuvieron los líderes cegetistas Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, y los dirigentes de camioneros Hugo Moyano, de bancarios Sergio Palazzo y de judiciales Julio Piumato, quienes representan el ala más combativa frente a las políticas de Macri y de su Gobierno.

Diarios Argentinos