Vidal dará el doble de obra pública a sus intendentes que a los de la oposición

La gobernadora hará un uso discrecional de los recursos directos para apuntalar los municipios de Cambiemos de cara a las elecciones de 2017. Los del FpV son los más perjudicados.

Los municipios de la provincia de Buenos Aires gobernados por Cambiemos recibirán el doble de obra pública directa que los municipios que gobierna la oposición. Dicha maniobra forma parte de la estrategia electoral de Cambiemos de cara a las legislativas de octubre que busca apuntalar los distritos afines bajando recursos frescos al territorio.

Según trascendió hoy en una nota de La Nación, el Presupuesto 2017 resalta el dato de que el gobierno de María Eugenia Vidal asignó en su primer presupuesto un 127% más de fondos destinados a obra pública de adjudicación directa a intendentes oficialistas que a sus pares del Frente para la Victoria (FpV).

Respecto de los jefes comunales del Frente Renovador de Sergio Massa, la brecha en el financiamiento se reduce a un 52%, aunque siempre a favor de los oficialistas.

Para ejemplificar la amplia brecha entre municipios, La Plata, donde gobierna el oficialista Julio Garro, recibirá $ 5.047 por habitante durante el 2017. Lo mismo sucede con los intendentes oficialistas de Bahía Blanca ($ 5.785 por habitante), Pringles ($ 8.924 por habitante), Arrecifes ($ 7.525 por habitante), Pergamino ($ 4.415 por habitante), General Rodríguez ($ 2.634 por habitante) y Tres de Febrero ($ 1.978 por habitante).

Sin embargo algunos de los distritos más poblados de la primera y la tercera sección que son gobernados por el FpV recibirá una proporción muy menor de obra pública directa: Avellaneda ($17 por habitante por año), Berazategui ($ 240 por habitante), Florencio Varela ($ 255 por habitante), La Matanza ($ 365 por habitante), Moreno ($524 por habitante), San Martin ($826 por habitante) y Almirante Brown ($1.025 por habitante).

La discrecionalidad en el direccionamiento de los fondos para obra pública tiene criterios políticos, y marca diferencia con el resto de los fondos que son coparticipables y son asignados por un Coeficiente Único de Distribución que toma parámetros demográficos y económicos.

Vidal hará durante 2017 un fuerte uso del criterio político, por ende discrecional, del direccionamiento de la obra pública y, al igual que el gobierno nacional, asignará de acuerdo las prioridades electorales que dicte la coyuntura política.

Desde el gobierno provincial justificaron la maniobra y aseguraron que "los números surgen de la ley de presupuesto provincial que se negoció en Diputados y Senadores, donde el oficialismo no cuenta con mayoría en ninguna de las cámaras".

Diarios Argentinos