Mon Laferte: “¿Puede ser delito expresar una opinión?”

La cantante se presentó en el Festival de Viña del Mar y volvió a hablar del conflicto en Chile. “Me decían: ‘Tenés que cancelar’. No se puede hacer una fiesta en medio de todas las injusticias sociales”, dijo.

La cantante y militante feminista Mon Laferte se presentó el lunes en el Festival de Viña del Mar y dio un encendido discurso sobre el estallido social en Chile. “Me decían: ‘Tenés que cancelar’. No se puede hacer una fiesta en medio de todas las injusticias sociales y violaciones a los derechos humanos”, aseguró. La tribuna, conocida como “El Monstruo”, la ovacionó y le manifestó su apoyo.



“Yo nací en Viña del Mar, en una población arriba del cerro, y yo lo único que aprendí en la vida fue a cantar porque tuve que empezar a trabajar desde muy chiquitita. Es tan difícil quedarse callado cuando uno de verdad lo vivió en carne propia. Es que no toda la gente sabe lo que es cagarse de hambre de verdad, y sé que yo ahora tengo privilegios", dijo una contundente Laferte.

La activista fue contundente en su crítica a las políticas de Estado chilenas. “Yo no iba a poder estudiar. Mi padre, trabajador, mi madre, dueña de casa, yo no iba a poder estudiar nada. Yo me puse a trabajar muy joven cantando y mi abuela, que me tenía que cuidar, me decía: ‘Usted tiene que ser famosa, es la única manera de que no pase hambre’. ‘Usted tiene que trabajar mucho’, me decía. Y yo me lo tomé tan en serio para no fallarle a ella y a mi familia, y aquí estoy”, dijo la artista de 36 años que en medio de la alfombra roja de los Grammys latinos mostró un escrito en su cuerpo que decía: “En Chile torturan, violan y matan”, denunciando la política represora del presidente Piñera durante el estallido. 

Desde que comenzó el conflicto, la cantante decidió involucrarse activamente en las protestas dando entrevistas en las que manifestaba su apoyo al estallido. “Me enteré por las redes sociales de un comunicado de prensa de Carabineros de Chile. Me querían citar a declarar por haber cometido un delito, pensé que era una broma, después me di cuenta de que no era una broma y hasta hace un momento estaba con mucho miedo. ¿Puede ser un delito expresar una opinión?”, dijo la artista y en ese momento, desde el público le gritaron: “¡No estás sola!”. 

El show fue muy potente. Laferte invitó al escenario a unas cincuenta artistas mujeres chilenas para visibilizar su arte. "Es tan difícil tener espacios en los escenarios para las mujeres que yo dije: 'Voy a invitar a todas mis amigas poderosas, que yo admiro'”. 

Laferte no fue la única que aprovechó el escenario de Viña del Mar para realizar un descargo. Ricky Martin también se sumó a los reclamos y pidió al pueblo chileno: "Que (los chilenos) se expresen, que exijan lo básico, los derechos humanos, es básico, no pedimos nada. Yo estoy contigo Chile, nunca callados, siempre con amor y con paz". 



A su vez, el humorista Stefan Kramer incluyó en su rutina un elogio a “la primera línea”, ciudadanos que defienden a los manifestantes de la represión policial y “que (nos) permiten marchar”. Kramer sufrió muchas críticas por su defensa a este grupo pero también fue ovacionado y marcó el récord histórico de 57 puntos de rating. 


El lápiz verde