Misiones: polémico proyecto busca prohibir la venta de misoprostol en farmacias

El proyecto presentado por la legisladora provincial, Natalia Rodríguez, solicita que se mantenga el uso institucional regulado por los hospitales. Recién tomó estado parlamentario y ya tiene fuertes cuestionamientos.

La legisladora provincial y además ex presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Misiones, Natalia Rodríguez, presentó un proyecto de ley propone limitar por ley “el uso de medicamentos que contengan el principio activo Misoprostol, al ámbito institucional sanitario y hospitalario exclusivamente”.

Según señala el mismo solicita que se mantenga el uso institucional del misoprostol, o sea que siga siendo regulado por los hospitales y evitar así el uso ambulatorio del medicamento.

"Nosotros no debatimos la cuestión del aborto porque ese no es el espíritu del proyecto, solo apuntamos a que las mujeres que lo utilicen tengan un marco de seguridad dentro de los centros de salud", manifestó en diálogo con el medio local Misiones Online.

El proyecto fue presentado el año pasado en medio de todo el debate por la despenalización y legalización del aborto pero recién ahora tomó estado parlamentario. Aunque todavía no empezó a debatirse en la comisión de Salud, desde algunos sectores especialmente del ámbito del Derecho y de los colectivos de Mujeres, lo cuestionan porque de aprobarse sería "inconstitucional".

En diálogo con Página 12, Valeria Giménez, del colectivo de socorristas de Misiones, que acompañan a quienes necesitan abortar, denunció que "el proyecto es gravísimo". "Significa someter a las personas con capacidad de gestar y que no puedan o quieran hacerlo, a los métodos clandestinos más riesgosos, significaría volver al perejil, a las rudas, poniendo en peligro su integridad. La persona que está decidida a abortar, lo va a hacer igual así ponga en riesgo su vida", advirtió.

A la vez que denunció que desde el año pasado "en hospitales de la provincia no hay suministros de misoprostol para realizar interrupciones legales de embarazo; solo para inducir al parto. Lo que genera que personas que deberían estar respaldadas por la ley y la salud pública se ven obligadas a recurrir a otros métodos".

Mientras que la abogada feminista de Red de Mujeres, Sabrina Cartabia Grobo remarcó que el misoprostol es un medicamento que ha sido declarado "esencial" por la Organización Mundial de la Salud.

"Se consideran esenciales los medicamentos que cubren las necesidades de atención de salud que son prioritarias en la población; la selección se hace atendiendo a la prevalencia de las enfermedades, y a la seguridad, eficacia y costo eficiencia comparativa de los medicamento. Por esa razón, debe estar disponible para toda la población y en consecuencia, el proyecto que propone sacarlo de farmacias vulnera derechos humanos de la población que podría necesitar esa medicación", explicó.

Rouvier