Minyersky: “El derecho a la IVE es autonomía, libertad e igualdad”

Continúa el debate por el aborto legal en el plenario de Comisiones de Diputados. Participan expositores a favor y en contra, y se espera para este viernes el dictamen.

Con exposiciones a favor y en contra del derecho al aborto legal, seguro y gratuito, este martes comenzó en la Cámara de Diputados de la Nación el debate en plenario de comisiones. La modalidad es bastante similar a la que se puso en práctica en 2018, cuando hubo más de 700 expositores y expositoras. En esta ocasión, habrá unos 50 disertantes y cada quien cuenta con siete minutos para hablar y cada cuatro exposiciones se escuchan preguntas de las y los diputados. “El derecho a la IVE es autonomía, es libertad, es igualdad, y todo eso sin creernos con derecho a cambiarle la vida a quienes piensan diferentes”, dijo Nelly Minyersky abogada e integrante histórica de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito al abrir la jornada de ayer.

Cabe mencionar que son tres los proyectos que se debatirán ya que además de del Ejecutivo nacional presentado por Alberto Fernández, también se sumará el de la Campaña y, otro más, presentado por la exdiputada Araceli Ferreyra. El debate es presidido por Cecilia Moreau (Frente para la Victoria), presidenta de la Comisión de Legislación General.

Para el caso, Minyersky se encargó de hacer un repaso por cada uno de ellos y para defender la legalización y descriminalización de la práctica en el país, sostuvo que “despenalizar el aborto tiene un efecto fundamental, porque todas las relaciones sexuales -que son una fuente de placer y reproducción- hasta ahora se han tratado como algo negativo, con un velo de tristeza. La sexualidad ha sido siempre sinónimo de represión”.

Uno de los expositores de más renombre en contra de la medida fue el cura José “Pepe” Di Paola, parte además de los “curas villeros”. El religioso comentó que tuvo un intercambio de cartas con el Papa Francisco quien le habría dicho que la postura de “no al aborto” debe ser “científica, donde se decida si hay vida o no”: "Lamentablemente, los países capitalistas que aprobaron el aborto han depurado con un pensamiento nazi al 90% de los niños por nacer con síndrome de Down".

Estela Díaz, la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, por su parte, dijo: “Por más que existan todas las políticas preventivas, puede fallar. Siempre va a ser necesario tener acceso a la práctica del aborto seguro. No puede ser un castigo por tener sexo” y agregó que de enero a junio se hicieron más de 5000 Interrupciones Legales del Embarazo (ILE) sólo en el sistema público de salud bonaerense.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán; el exsecretario de Salud nacional, Rodolfo Rubinstein; Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer; Ricardo Gil Lavedra, ex Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación; por un lado, y Rodolfo Barra, exministro de la Corte Suprema de la Nación y Miguel Ángel Schiavone rector de la UCA a nivel nacional, fueron también expositores a favor y en contra, respectivamente.

La jornada de este miércoles fue abierta por Soledad Deza, abogada feminista de Tucumán y defensora del emblemático caso Belén. En su alocución apuntó al artículo 10 de la iniciativa del Ejecutivo, que hace referencia a la objeción de conciencia para las y los profesionales de la salud, que se prevé será permitida en tanto esta decisión sea tomada en todos los ámbitos -público y privado- y derive a la persona para que sea atendida por otro profesional, entre otras cuestiones.

En ese sentido, Deza sostuvo que se trata de una herramienta “excepcional” y que ponerla en la letra de la ley “es una enorme concesión a quienes suelen usar la propia conciencia como herramienta para afectar el servicio de salud pública”.

Deza ejemplificó, entre otras cuestiones, con el conocido caso “Lucía”, historia de una niña de tucumana, de 11 años, que fue violada por su abuelastro. “No hubo ni un efector de la Salud Pública dispuesto a garantizar los derechos de la niña y, lejos de extremar los recaudos para que los profesionales del sector privado le practicaran un aborto, se propició un nacimiento con vida para aquietar conciencias ajenas”, dijo.

Diana Maffia, directora del Observatorio de Género en la Justicia de Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, coincidió con esta idea: “No se puede admitir en ninguna institución que la totalidad de los sujetos, sobre todo sus jefaturas, sean objetores y obliguen al resto de los miembros de la institución. Este país está lleno de servicios de ginecología y obstetricia con jefes que obligan con su objeción las prácticas del resto”.

"La autonomía tiene que estar ajena al paternalismo médico. Si no aprueban esta ley no respetan la autonomía ni la igualdad", sentenció la jurista Aida Kemelmajer de Carlucci, quien además recordó al plenario que su exposición de 2018 se puede ver en Youtube.

Mientras, a María Angélica Gelli, directora del Instituto de Política Constitucional, se la escuchó decir que la práctica del aborto “no se trata de una interrupción, porque lo que se interrumpe puede continuar. Tenemos que acostumbrarnos a ser consistentes con lo que proponemos. Se trata de la supresión del embarazo".

En tanto, durante la primera parte de esta segunda jornada, los “verdes” estuvieron representados también por Victor Urbani, exministro de Salud de Jujuy, y Leda Guzzi, médica infectóloga. Para la posición antiaborto, estuvieron también: Néstor Sagués, catedrático titular de Derecho Constitucional, y Martín Olivera, médico especialista en ginecología y obstetricia.

Por la tarde, se presentarán a favor:
Bregman, Myriam
Comaleras, Carolina
Bergallo, Paola
Gargarella, Roberto
Gherardi, Natalia
Ousset, Cecilia
Terragona, Sonia
Fernández Valdéz, Magui
En contra:
Andujar, Mirian
Aquino, José
Bosch, Margarita
De Martín, Siro
De Urraza, María
Du Closel, Ségolene
Grat, Pablo
Ranieri, Débora
Rynaga, Gisela
Toller, Fernándo

Diarios Argentinos