Marcos Peña fue a visitar a Carrió para distender la interna de Cambiemos

La líder de la Coalición Cívica recibió al jefe de gabinete en su casa de Exaltación de la Cruz. El miércoles, la diputada había criticado con dureza a varios ministros del gobierno.

Para evitar que se profundice el malestar con la Casa Rosada y las fisuras en Cambiemos, el jefe de gabinete, Marcos Peña, visitó ayer a  Elisa Carrió en su casa de Exaltación de la Cruz, a 80 kilómetros de la capital. La fundadora de la Coalición Cívica no se reúne con Mauricio Macri desde octubre, y viene formulándole fuertes críticas a parte de su equipo de gobierno.

Al forzar a Peña a viajar hasta su lejana estancia, Carrió redondeó un gesto elocuente de poder y ratificó el peso que tiene dentro de la coalición de gobierno. Desde el oficialismo aseguraron que durante el encuentro se habló de la estrategia electoral para el 2019 y del fenómeno Bolsonaro en Brasil. Pero lo cierto es que con la reunión bilateral, el jefe de gabinete intentó moderar los cuestionamientos de la imprevisible aliada política.

El miércoles por la noche, en un programa del canal TN, Carrió amonestó sin matices a buena parte del gabinete presidencial. La legisladora denunció a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich: “Me pusieron a la Policía Federal para escucharme”. También indicó que el ministro de Producción, Dante Sica, posterga a las pymes para favorecer “a las grandes corporaciones”, y cuestionó a Nicolás Dujovne por querer concentrar demasiado poder desde el ministerio de Hacienda.

En los últimos meses, la relación entre Carrió y Macri se tensó. La chaqueña llegó a pedir el juicio político del ministro de Justicia, Germán Garavano, y calificó como una medida “fascista” el nuevo protocolo de seguridad impulsado por Bullrich. En un año electoral, para la Casa Rosada es fundamental mantener a la líder de la Coalición Cívica alineada con la estrategia del oficialismo.

Diarios Argentinos móvil