Macri: “Todo lo que vale requiere que todos pongamos nuestro granito de arena”

En un alto en sus vacaciones en el sur, el presidente inauguró la ampliación del Gasoducto Cordillerano-Patagónico en Bariloche. Habló de la “buena energía de los rionegrinos”, del éxito de la temporada de verano, y del fin de la corrupción.

En un alto en sus vacaciones en Villa La Angostura, el presidente Mauricio Macri —junto al gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck— inauguró esta mañana la ampliación del gasoducto cordillerano-patagónico. En su discurso, que duró 6 minutos, el primer mandatario deseó un “feliz año” para todos los argentinos; habló de la “buena energía de los rionegrinos” y llamó a que todos pongan “su granito de arena” para que el país salga adelante. “Todo lo que vale, todo lo que es para siempre, cuesta, y requiere que todos pongamos nuestro granito de arena”, aseguró.

Además, destacó la “magia del Nahuel Huapi y de otros lugares de la Argentina” y se lamentó de que “muchas veces” los que viven en el “centro” del país “primero viajen al exterior” antes de conocer “las maravillas de nuestro país”.



Subrayó el éxito de la temporada de verano en Río Negro y remarcó que tanto el gobernador como el intendente de Bariloche le dijeron que estaba “llenísimo”. “Qué bueno que los argentinos tengamos la oportunidad de conocer este país que tenemos que es único”, afirmó, e insistió en la importancia de la “conectividad” del país para poder conocer más destinos. “Ahora el país se empieza a conectar entre cada una de sus localidades”, planteó en una clara alusión a las empresas low cost que comenzaron a operar en el interior del país, y que modificaron esa “cosa simbólicamente tan negativa” que tenía que ver con la centralidad de Aeroparque para trasladarse de provincia a provincia.  

A su vez, el presidente aseguró que la obra del gasoducto representa "una muestra más del cambio de la resignación y el abandono en esperanza de una Argentina que empieza a levantarse porque decidimos cambiar", y culpó al gobierno anterior de hacer anuncios de ampliaciones que no se hicieron. Aseguró que cuando llegó a la Casa Rosada “no había ni un metro de caño construido” y afirmó que, en su Gobierno, las “obras se transforman en esperanza, terminando con esta historia espantosa que hemos vivido porque las obras estaban ligadas a la corrupción masiva”.

“Esto sucedió porque decidimos cambiar pero no cambiar de gobierno o de partido político sino cambiar con madurez la forma en que encaramos la vida de todos los días”, agregó.   

“El secreto pasa por una Argentina verdaderamente federal”, alegó y concluyó: “Está clarísimo que somos capaces de hacer grandes cosas y las estamos haciendo”.

Diarios Argentinos