Macri incorpora a los radicales al proceso de toma de decisiones

Como coletazo de la crisis cambiaria, el Gobierno profundiza los gestos de apertura política y el presidente incorporará a su mesa chica a Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y Ernesto Sanz.

La crisis cambiaria que enfrenta el Gobierno nacional obligó a la Casa Rosada a revisar su arquitectura de poder. En un intento por reforzar la lealtad de sus aliados en un momento crítico, Mauricio Macri incorporó a la cúpula de la UCR a la mesa chica de decisiones. Así, el presidente del partido radical y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el dirigente mendocino y artífice de Cambiemos, Ernesto Sanz, tendrán más participación en la elaboración de la estrategia política del oficialismo.

Hasta el momento, el rumbo político del Gobierno era definido por un selecto grupo integrado por el presidente de la Nación, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, la gobernadora María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El ingreso de la jerarquía radical, sumada a la del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, implica una señal de apertura política por parte de Macri tras algunos cortocircuitos al interior de la coalición de poder.

El ascenso de los dirigentes radicales implica también un menor poder para el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, y el de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui. Bajo el ala de Marcos Peña, ambos funcionarios concentraron mucha influencia en la gestión. Con la disparada del dólar y la necesidad de ir a negociar un acuerdo con el FMI, su autoridad estaría siendo sujeto de revisión.

Los líderes de la UCR habían manifestado en el último tiempo su disgusto con el modo inconsulto en que la Casa Rosada venía tomando decisiones. En particular, hicieron público su malestar ante el esquema de aumentos tarifarios. Cornejo llegó a tener un contrapunto en los medios en el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Para aplacar los ánimos en Cambiemos y recuperar el liderazgo, Macri estableció un nuevo esquema de trabajo, más colegiado. El regreso de Ernesto Sanz a los pasillos del poder es toda una novedad. Principal promotor del acuerdo entre el Pro y la UCR, el mendocino fue perdiendo lugar como hombre de consulta. Ahora el presidente de la Nación, que le tiene estima personal, dispuso su vuelta a la mesa chica.  

Diarios Argentinos móvil