Lula en la cárcel, Brasil en el abismo