Lula, cada vez más acorralado por la Justicia

El presidente del máximo órgano de la Justicia electoral aseguró que no habrá excepciones frente a una eventual apelación del líder del PT, que encabeza todos los sondeos para las elecciones de octubre.

El presidente del Supremo Tribunal Electoral (STE) de Brasil, el magistrado Luiz Fux, aseguró que la Justicia no hará excepciones frente a una eventual apelación de Lula Da Silva. Con esta declaración, se reducen al mínimo las chances de que el expresidente, que encabeza todos los sondeos, sea candidato en las elecciones generales de octubre. El líder del Partido de los Trabajadores (PT) queda, además, próximo a ser encarcelado.

“El que está condenado en dos instancias es ficha sucia, y el que es ficha sucia está fuera del juego democrático. Seremos irreductibles en la aplicación de la Ley de Ficha Limpia”, consideró Fux al asumir el cargo. La mencionada normativa, impulsada durante el Gobierno de Lula, prohíbe que las personas que tengan una condena por corrupción confirmada en segunda instancia puedan competir por un cargo público.

Lula está, en efecto, acorralado por la Justicia. En julio del año pasado fue hallado culpable por el juez federal Sergio Moro, quien le atribuye haber recibido un departamento de parte de la constructora OAS a cambio de la obtención de contratos con Petrobras. La falta de pruebas sobre el delito ─el dirigente paulista nunca habitó en el departamento ni está a nombre suyo ni de nadie de su entorno─ no impidió que la condena fuera ratificada, el mes pasado, por un el Tribunal Regional de la 4ª región (TRF4). Así, pesa sobre él una condena de 12 años y un mes de prisión.

La posibilidad de que Lula sea habilitado para participar de los comicios generales depende de lo que decida el TSE cuando el PT pretenda inscribir la candidatura de Lula, hacia fines de julio. La opinión de Fux parece anticipar que la Justicia electoral vetará el pedido: “La estricta observancia de la ley de ficha limpia se presenta como pilar fundamental de la actuación del TSE. La Justicia Electoral, como mediadora del sano proceso democrático, será inflexible en la aplicación de la ficha limpia".

Más allá de esta cuestión, la defensa del dos veces presidente de Brasil se centra hoy en evitar que la pena de reclusión se haga efectiva, algo que los magistrados del TRF4 indicaron que debía cumplirse una vez que se agoten los recursos ante ese tribunal. Los abogados de Lula planean una batería de amparos y habeas corpus ante el Supremo Tribunal de Justicia (STJ) y el Supremo Tribunal Federal (STF) para evitar el encarcelamiento.

Diarios Argentinos